Luke Rowe: “Una caída fuerte y puede que no vuelva a andar”

El galés del Team Sky trata de recuperarse de la gravísima lesión que padeció mientras practicaba rafting, que ha puesto en peligro su carrera después de que sufriera hasta 20 fracturas en la parte baja de su pierna derecha.
Carlos Faba -
Luke Rowe: “Una caída fuerte y puede que no vuelva a andar”
Luke Rowe: “Una caída fuerte y puede que no vuelva a andar”

La vida y la trayectoria profesional de Luke Rowe cambiaron por completo la primera semana de agosto cuando, en plena celebración de la boda de su hermano, organizaron una excursión para hacer rafting que acabó de la peor forma posible: el ciclista del Team Sky sufrió 20 fracturas en la parte baja de su pierna derecha tras saltar a un pequeño río que resultó tener poca agua.

Hasta el momento no había trascendido la extrema gravedad de la lesión, pues únicamente se conocía que tras el accidente presentaba una fractura de tibia y peroné, pero no que sus huesos se hubieran roto en tantísimos fragmentos. “En seguida supe que estaba muy mal. Me senté en la orilla del río e intenté levantar la pierna, pero solo reaccionó la mitad; la otra mitad se quedó dónde estaba”, desvela el galés, que se ha convertido en la gran referencia de su equipo en las clásicas del norte gracias a sus destacadas actuaciones en el Tour de Flandes, París-Roubaix, Omloop Het Nieuwsblad o Kuurne-Bruxelles-Kuurne. “Antes de la operación, el cirujano me preguntó, ‘¿quieres que sea claro y directo contigo?’. Y yo le dije: ‘Sí, por favor’. A lo que contestó: ‘hay muchas posibilidades de que nunca vuelvas a montar en bicicleta’. Ese momento fue probablemente el peor de mi vida. Me senté en la cama, me derrumbé y me puse a llorar”.

Horas después, su suerte había cambiado, la operación había sido un éxito y, aunque a través de una larga y dura rehabilitación, se comenzaba a vislumbrar la opción de regresar al ciclismo profesional. 12 semanas después de haber sido operado, Rowe ya se encontraba por delante de los mejores plazos previstos y había comenzado a hacer rodillo y a rodar en el velódromo. “Soy totalmente optimista, volveré más fuerte que nunca”, asegura cuando se le pregunta sobre su regreso, que le gustaría que se produjera durante los Juegos de la Commonwealth, que tendrán lugar en Australia en el mes de abril. Como gran objetivo para el 2018 sueña “con correr la Vuelta a España. Pensar en el Tour es demasiado ambicioso, aunque no lo descartó. Hasta que no vuelva a los entrenamientos a principios de diciembre es difícil saber”.

El principal peligro al que se enfrenta ahora el ciclista galés del Team Sky es al gran riesgo que podría suponer para su salud sufrir una caída que afectara a su pierna dañada, pues le han colocado una varilla de 800 gramos en el interior de la espinilla para fijarle las fracturas. “Hemos tenido varias discusiones sobre si deberíamos retirar la barra o no. Finalmente, hemos pensado que lo mejor es dejarla para reforzar la tibia, aunque si sufro una caída grande podéis imaginaros… La varilla se doblará, pero el hueso no. Se haría añicos y nunca más volvería a montar en bici. Probablemente no volvería a andar ni a poder disfrutar de un uso normal de mi pierna”. 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...