Resumen y fotos de la temporada 2008. Primera parte

De la reivindicación de Contador a la Lieja de Valverde. Las grandes clásicas y los triunfos de los españoles en las carreras de casa
admin -
Resumen y fotos de la temporada 2008. Primera parte
Resumen y fotos de la temporada 2008. Primera parte

Todo no, pero casi. Así se podría condensar en pocas palabras lo que ha sido la temporada 2008 para el ciclismo español. Exitosa como pocas. Desde la primera etapa de la Vuelta a Andalucía que consiguió José Antonio López Gil, "El Malagueta", que abría el casillero de victorias para los nuestros, hasta el maillot oro de la Vuelta a España de Alberto Contador y el Clásico RCN de Óscar Sevilla, los corredores españoles nos han regalado una temporada plagada de victorias y sensacionales momentos. Grandes vueltas, clásicas, carreras por etapas de una semana... Como la cerveza bien fermentada. Donde van, triunfan. Pero la campaña 2008 nos ha dejado muchas más cosas. Exhibiciones, desfallecimientos? y, cómo no, la oscura sombra del doping, que todavía parece alargarse en el tiempo.

 

Con esos ecos comenzó la temporada. A expensas de lo que la UICI decidiera acerca del pasaporte biológico, la serpiente multicolor se volvió a echar a la carretera. El Tour Down Under dio el pistoletazo de salida a la campaña y poco tardó el High Road en demostrar que iba a ser el equipo más laureado del año. André Greipel se hizo con cuatro de la seis etapas en línea, además de la prólogo y se llevó la clasificación general. No querían perder el tiempo. Como Boonen. El belga debutó en el Tour de Qatar y se alzó con tres triunfos parciales, amén de la contrarreloj por equipos que abría la prueba.

 

La carretera parecía poner a cada uno en su sitio y los coletazos del dopaje caían en el olvido. Tranquilidad absoluta. Hasta que llegó la Challengue de Mallorca. Inmersos en la carrera y con la planificación de la temporada ya programada, el Astana de Johan Bruyneel se vio vetado de su participación en el Tour, por la relación que el equipo tenía con Alexandre Vinokourov. Lleno de rabia, Contador saltó a la carretera. Por delante de todos. Sólo. Pero no buscaba la gloria. Solo una cámara a la que constantemente lanzó su grito de guerra: "¡Astaná al Tour!". Aquel día subió al podium como el corredor más combativo de la jornada. Con los ojos rojos. Casi llorando. Miró al frente. Pero no realizó su particular disparo. Extendió su dedo índice y señalo su maillot. Al nombre de su equipo. El que no iba a acudir a la ronda gala.

 

Evans gana en Andalucía

Un día antes de la protesta del madrileño se produjo la primera lesión de gravedad en el pelotón español. José Joaquín Rojas se cayó en los metros finales de la cuarta etapa. Poco le duró la alegría de su triunfo en la anterior jornada. La fractura de su omóplato le obligó a retirarse y permanece en el dique seco durante varios meses. Con la Vuelta a Mallorca se abrieron también la primera serie de carreras españolas de una semana que nos dejaron agradables sorpresas y confirmaciones esperadas. Por fin pudimos ver a José Antonio López Gil alzar los brazos. Todo sufrimiento tiene su recompensa y, ya se sabe, quien la sigue la consigue. El bravo corredor del Andalucía- Cajasur se hizo con la victoria en la primera etapa. Supo escoger el escenario. Su tierra. Y dio al Andalucía- Cajasur la gran alegría de la temporada.

 

La prueba sureña fue de refranes. Como para el "Malagueta". Y también para Alessandro Petacchi. Las tres últimas etapas fueron para el italiano, que ya intimidaba antes de la llegada del Giro de Italia. El que tuvo, retuvo. Al igual que él, Cadel Evans también afinaba su puesta a punto. Pero no para el Giro. El australiano ganó en la meta situada en la Zubia, en la segunda etapa. Se marcó 2008 como su año. El de su Tour. Toda su preparación se encaminó, como siempre, a la ronda gala. Con la exclusión del Astana, el del Silence- Lotto lo vio incluso más cerca. Pero para el mes de julio quedaba aún mucho tiempo. Y mucho margen de progresión.

 

Mientras en España se daba el comienzo a la Vuelta a Valencia, Levi Leipheimer y Fabian Cancellara ya habían lanzado sus particulares avisos desde el Tour de California. Ambos se llevaron las dos etapas contrarreloj, el suizo la prólogo y el americano la de la quinta etapa. El corredor del Astana dio también para su equipo la primera victoria en una clasificación general. Para ahogar las penas del veto del Tour. Un golpe de autoridad en la mesa. No servía.

 

El que sí hizo ruido fue Rubén Plaza. Campanada. El valenciano ganó la clasificación general de la carrera de su tierra. Demostraba que estaba vivo, y que le quedaba mucho ciclismo por delante a pesar de haber tenido que emigrar forzosamente al país luso. Aquel triunfo, unido a su brillante actuación en la Vuelta a Portugal y en la prueba contrarreloj de los Campeonatos de España le valieron su selección para el Mundial. Volvía a resurgir.

 

Valverde entra en escena

Nos plantamos en el mes de marzo con varios de los nombres de la plana internacional ya con victorias o actuaciones destacas en el bolsillo. Todos, menos uno. Faltaba por entrar en escena Alejandro Valverde. Irrumpió con éxito. El del Caisse d' epargne se llevó la clasificación general de la Vuelta a Murcia, por tercera vez después de los que consiguió en 2007 y 2004 y estrenaba su palmarés en la que iba a ser su temporada más completa. También Koldo Fernández de Larrea abrió su casillero de triunfos, y el del Euskaltel- Euskadi, con la victoria en la quinta etapa.

 

Y de ahí, a Francia. La Paris- Niza mostró a un enrachado Caisse d' epargne que se llevó la séptima etapa, con Luis León Sánchez. El de Mula guardó en sus retinas su ataque, a falta de unos kilómetros para el final. Se marchó solo y jugó al ratón y el gato con sus cazadores. Pero sus piernas pudieron con ellos. Fue una de esas victorias épicas. Luchadas hasta el final. No quiso que quedara en vano. Por eso, cuatro meses después, en el Tour de Francia, volvió a repetirlo. Y con el mismo desenlace. Otro triunfo. También Barredo se estrenó en la carrera gala con su victoria en la quinta etapa. Evans repitió la gloria de Andalucía, confirmando su recién puesto en marcha instinto 'killer', y Davide Rebellin se alzó con el maillot amarillo final.

 

Una gran recompensa a su regularidad, ya no solo en la París- Niza, si no a lo largo de las últimas tres temporadas en las que ha acumulado demasiados segundos puestos. Y, sin apenas sin tiempo para el descanso, el pelotón se trasladó a Italia para disputar la Tirreno- Adriático. Las grandes clásicas de la temporada se acercaban y los candidatos a dominarlas debían ya mostrar sus cartas. Así lo hizo Fabian Cancellara al igual que Óscar Freire y Joaquim Rodríguez. El catalán demostró su buen estado de forma para auxiliar a Valverde en las determinantes pruebas venideras y se marchó de la carrera transalpina con la victoria en la tercera etapa bajo el brazo.

 

Milan- San Remo, comienza la temporada

Muchos opinan que la verdadera temporada comienza cuando los corredores dan sus primeras pedaladas por Milán para acabar en la localidad de San Remo. El primero de los cinco monumentos del ciclismo abrió una brillante tirada de clásicas que estamparon emoción, espectáculo y exhibiciones. Fabian Cancellara demostró que su victoria en la Tirreno- Adriático no fue fruto de la casualidad y se impuso también en la Milan- San Remo. En el Tour de Flandes, Juan Antonio Flecha firmó un sobresaliente tercer puesto, precedido por Stijn Devolver y Nick Nuyens. Tom Boonen se tomó su propia revancha en la París- Roubaix. Besó por segunda vez el adoquín y dejó a Cancellara y a Alessandro Ballan con la miel en los labios. Por su parte, Óscar Freire también dio su propio golpe, con la victoria en la Gante Wevelgem.

 

Pero antes de que los grandes clasicómanos saltaran a las carreteras empedradas dispuestos a colmar sus maillot s de barro y agua, la furia de Alberto Contador dominó en las pruebas de una semana del mes de abril. Incontestables fueron sus triunfos en la Vuelta a Castilla y León y País Vasco. De autoridad. La rabia de su exclusión del Tour se concentró en sus piernas y nadie, ni Cadel Evans, que venía de ganar en la Settimana Coppi e Bartali, pudo con él. Era un preludio. De lo que hubiera sucedido, pero nunca fue.

 

Mientras, Alejandro Valverde afinaba para las tres grandes clásicas de su predilección. En la Amstel Gold Race, un Damiano Cunego que venía de triunfar en Amorebieta dejó al murciano en el último cajón del podium. La Flecha Valona fue para Kim Kirchen, pero la Lieja- Bastogne- Lieja no se la quitó nadie. Por segunda vez, el del Caisse d' epargne se hacía con 'La Doyenne' y demostraba su gran condición todoterreno. Talento. Como el de Manuel Calvente y el Contentpolis- Murcia, que se hicieron con el triunfo final en la Vuelta a la Rioja. Aquella carrera nos dejó también la gran alegría de ver, por fin, a un victorioso Diego Milán. El manchego se adelantó a Anthony Geslin y a Fran Ventoso en el sprint de la segunda etapa. Otro golpe de autoridad para todos los que rechazaron a unos de los corredores con mayor proyección del panorama nacional y que tuvo que emigrar al Acqua & Sapone a finales de 2007. ainara@ciclismoafondo.es



PARTICIPA EN NUESTRO CONCURSO Y ELIGE A LOS MEJORES CORREDORES DEL AÑO




LAS MEJORES FOTOS DE LA PRIMERA PARTE DE LA TEMPORADA, POR TIM DE WAELE Y RAFA GÓMEZ

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...