Samuel Sánchez visita la Vuelta a España

El corredor no quiso desvelar las incógnitas sobre su futuro
admin -
Samuel Sánchez visita la Vuelta a España
Samuel Sánchez visita la Vuelta a España

Foto: Tim de Waele

Fue la carrera que le encumbró, y no quiso dejarla pasar por alto. Con la medalla de oro todavía colgando de su cuello, Samuel Sánchez acudió al final de la undécima etapa de la Vuelta a España para hacer públicas sus sensaciones una vez digerida su victoria en Pekín. Con la mente ya puesta en los Mundiales que la última semana de septiembre se celebrarán en la localidad italiana de Varese, Samuel Sánchez no quiso desvelar las incógnitas abiertas acerca de su futuro. Su contrato no vence hasta el año 2010 pero, con las dos últimas temporadas que ha realizado y, especialmente con el título olímpico bajo el brazo muchas son las novias que le han salido al asturiano. Él lo rehúye. Se vuelve mudo. Una sonrisa pícara acompaña a su silencio cuando se le abre la pregunta de los pretendientes. A su lado, Miguel Madariaga también calla. Escucha a su pupilo. "Si viene algún equipo y paga mi cláusula, todo es negociable". Avisa Samuel de que "todos tenemos un precio".

 

A su izquierda, Igor González de Galdeano también cambia la cara. Blanco. No quiere oír hablar de una fuga de sus estrellas. Mientras. Madariaga sale al paso. "Samuel nos ha dicho que se quiere quedar, pero no lo va a hacer gratis". Sabe que va a tener que rascarse el bolsillo. Dice que hay "cohetes ficticios", de los que suenan, pero no explotan. Macerado. Replica que "cantos de sirenas siempre los ha habido y siempre los habrá". Mientras, González de Galdeano calla. Otorga. Prefiere que hablen Madariaga y Samuel. "No es una cosa que nos preocupe". Le quita hierro el manager del Euskaltel- Euskadi.

 

A Samuel solo le preocupa el Mundial. En ese camino se lanzará a partir de los próximos días, con la disputa de la Vuelta a Polonia. "Desde que corrí la prueba contrarreloj de los Juegos Olímpicos no me he vuelto a poner un dorsal a la espalda y es un suicidio presentarse en el Mundial sin haber corrido nada", afirma. Allí se afinará en las etapas montañosas, y hará entrenamientos de fondo, en las largas etapas de más de 200 kilómetros. Llegará "como en la Olimpiada, al 100%". Confiesa que no tiene demasiadas referencias del circuito varesino. "Dicen que es un circuito no demasiado exigente, pero el mundial siempre, por ritmo de carrera y nervios, se hace duro", concluye.

 

Anton en el podium

Tiene claro que los campeonatos "le van bien a Freire", y es que "si tenemos un corredor que ha ganado tres mundiales y puede ganar cuatro, estaremos a tope con él". Sin excusas. Por eso "no quiero descentrarme", aunque ha percibido cambios en su vida desde que se alzara con el oro en el circuito de Pekín. "Sacar un oro en una olimpiada traspasa las fronteras del ciclista, porque es darte a conocer a todo el mundo, por eso ahora tengo más compromisos, la agenda más llena..", aunque "he intentado llevar la misma vida y seguir concertado". Con el Mundial. Y con el Euskaltel- Euskadi.

 

El equipo de oro. El de Samuel en Pekín, y el de Egoi, en la Vuelta a España. "Es algo histórico, para nosotros es muy grande y nuestro deber es intentar aguantar con él hasta el día de descanso, aunque nuestro líder sea Igor Anton, pero esto es un sueño hecho realidad", asegura Samuel, que minutos después subió al pódium junto a su compañero Egoi Martínez, cuando se enfundaba el maillot oro. Aunque no esté en el equipo de la Vuelta, él también tiene el discurso aprendido. Todo por y para Igor Antón. "Lo veo muy bien. Tiene todo a su favor, una vez pasado el primer tercio de carrera, las dos primeras etapas pirenaicas y la crono larga. Podemos esperar lo máximo de él", asegura.

 

No duda Samuel de las capacidades de su compañero y amigo. De su alumno aventajado. "Lo veo capacitado para ganar una etapa y subir al pódium. Si las fuerzas le acompañan le vamos a ver arriba". Como asturiano, también opinó sobre el Angliru, del que confiesa que "solo lo he subido una vez". Y por una apuesta. "Era cuando corría en juveniles, la apuesta era subir hasta arriba, sin bajarse y cargar sacos de treinta kilos con la gravilla que había en el suelo", recuerda entre risas. Y no duda que "es el puerto más duro que he subido, pero no en el que más he sufrido". Claro. Ganó la apuesta. ainara@ciclismoafondo.es

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...

La Ronde Van Vlaanderen vivirá otro momento legendario durante los primeros días de s...