Sastre explota

El abulense arremete contra Bjarne Riis, que solo ha estado presente en dos etapas de la Vuelta porque "ha dividido al equipo"
admin -
Sastre explota
Sastre explota

Foto: Tim de Waele

Los ciclistas son como volcanes. Pasan una parte de su vida inactivos, en silencio, pero cuando entran en ebullición, pueden ser mortíferos. Y, como las montañas con cima agujereada, algunos son más destructivos que otros. Más peligrosos. Carlos Sastre no forma parte de ese grupo. Nunca lo ha hecho. Hasta ahora. La lava le recorría el cuerpo desde hace tiempo. En julio aumentó. Pero supo calmarla con una victoria en los Campos Elíseos. Triunfo saludable. Pero no cerró heridas. Ahora, su cráter es insalvable. Arde. El desencadenante, su todavía director Bjarne Riis. "Ha dividido al equipo desde el principio, ha hecho daño".

 

Un equipo que no es casi escuadra. Porque no cierra filas en torno a un jefe, un líder. Que debería ser el último ganador del Tour de Francia, casilla que ocupa el nombre de Carlos Sastre. Riis no le escuchó. Ni al principio del Tour, ni antes de comenzar la vuelta. Para la ronda gala pidió a su fiel escudero y compañero de fatigas Iñigo Cuesta. Ni caso. El de Villarcayo no acudió a Francia. Se resignó Sastre. A callar. Y a ganar el Tour, a pesar de que se predispuso el bando enemigo desde su propia casa, la misma que la de los Schleck. Llegaron las semanas previas a la Vuelta a España y Sastre, con el Tour en el bolsillo, solicitó la presencia de otro corredor. Tampoco.

 

Todo eso le pesa. "No es fácil a veces asumir decisiones de otras personas, acatarlas y sobre todo vivir con ellas". Habla entre líneas. No terminar de explotar su volcán. "Eso termina cansando mucho, y más cuando vienes de ganar una carrera como el Tour y cuando has dedicado tu vida al resto del mundo. Cuando te dedicas a ti mismo eso ya no le gusta a otras personas, entonces eso machaca mucho y te agota psicológicamente". Así es como está. Agotado. Le cuesta entrar en erupción. Sus palabras, como las pedaladas que rompen su cuerpo, son pausadas. Tranquilas.

 

Solo dos días en la Vuelta

Nada de gasolina. Su volcán es diesel, a ritmo constante. Saber recular a tiempo y pocas veces se queja. Pero cuando acelera, entra en erupción. Asegura que Riis "no ha querido que este equipo hiciera nada en la Vuelta a España". Por eso no trajo a Cancellara, a ninguno de los hermanos Schleck o a Voigt para arroparle. Solo a Cuesta, sin fondo, propio del Tour de Francia. Sastre escupe lava. "Tiene que empujar y, lejos de eso, lo que ha hecho ha sido apartar". A él, del CSC. Arde Sastre.

 

Bjarne Riis también habla entre líneas. Lo hizo desde que saltó a la palestra asegurando que Sastre no era el futuro de su equipo. El porvenir eran los Schleck. Al técnico del CSC no le gusta que el ganador del Tour abandone las filas de su escuadra, pero lo expresa entre líneas, pero después, materializa su enfado. El interés por el progreso de Sastre en la Vuelta lo ha dejado patente con su propia estancia. Solo ha estado presente en la ronda hispana dos jornadas, al principio de la carrera y durante la segunda semana. Saltaban chispas con su presencia. No hubo buen 'feeling' con Sastre, al que Riis ya veía más fuera que dentro del CSC.

 

"Son muchas cosas las que se me han pasado por la cabeza en los últimos 25 días". Pero el abulense se abstrajo. Aunque no sin consecuencias "he perdido la alegría encima de la bicicleta". Ilusiones rotas. Por Riis. Por el cansancio mental con su repercusión mediática tras su victoria en el Tour. Pero, entre el bullicio de su explosión, se conserva un resquicio de tranquilidad. "Si estuviera mal físicamente no estaría tercero".

 

Los números le avalan. Es el único ganador del Tour de Francia que, en el mismo año, ha acudido a la Vuelta a España desde que ésta cambiara su fecha de abril a septiembre en 1995. Sólo existe un precedente, a medio camino. El de Óscar Pereiro, que en 2006 también disputó las dos grandes vueltas, pero sin saber si el Tour de Francia le concedería la victoria tras la descalificación de Floyd Landis. Sastre, al contrario que Pereiro, que no disputaba la general, pelea por acabar entre los tres primeros. Sus fuerzas flaquean. Su moral también. Pero su volcán, en plena ebullición, promete segur arrojando lava hasta el alto de Navacerrada. ainara@ciclismoafondo.es

Galería relacionada

Sastre explota

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Históricamente pocos patrocinadores del mundo del ciclismo se han implicado en la est...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...