Tom Dumoulin: “No me convertí en ciclista por el dinero y la fama”

El neerlandés del Team Sunweb, que en 2019 peleará por el Giro de Italia, confiesa que estos dos últimos años no han sido fáciles de gestionar: “Como humanos, no estamos hechos para lidiar con tantos cambios”.
Texto: Ciclismoafondoes. Foto: Team Sunweb. -
Tom Dumoulin: “No me convertí en ciclista por el dinero y la fama”
Tom Dumoulin: “No me convertí en ciclista por el dinero y la fama”

En una charla con el periodista neerlandés Raymond Kerckhoffs para De Telegraaf, el ciclista Tom Dumoulin muestra un lado más humano y profundo. Segundo en el Giro de Italia y el Tour de Francia 2018, el ciclista del Team Sunweb señala que sus éxitos de 2017, con el Giro y la prueba contrarreloj de los mundiales al frente, fueron complejos de gestionar y que su esposa, Thanee, psicóloga, le ayudó en el proceso. “El mundo a mi alrededor cambió repentinamente, fue muy intenso. Y en realidad, como humanos, no estamos hechos para lidiar bien con tantos cambios”.

Dumoulin admite que esa espiral de cambio se inició con su victoria en la Corsa Rosa de 2017: “Sí, me hizo mucho más famoso y tuve que tener en cuenta muchísimas cosas, asuntos hasta entonces secundarios que si no hubieran sido así no me hubieran animado a hacerme ciclista. No me convertí en ciclista por el dinero y la fama, simplemente me subí a este barco porque me pareció genial. Sucede que el pasado otoño todos estos factores secundarios me comenzaron a distraer mucho y perdí de vista la belleza de mi deporte. Solo veía sus desventajas”.

Publicidad

El corredor de Limburgo expone qué hizo después de llegar a ese punto: “Soy un fanático del control y casi un perfeccionista. Como perdí el control de mi día a día como corredor, precisamente por eso comencé a buscar un control más extremo. Quieres entrenarte más, estar más pendiente de tu comida, controlar hasta el último detalle… Y acabó siendo contraproducente. La situación generó desequilibrios. Se podría decir, aunque suene demasiado severo, que ha sido un período de mi vida en el que realmente he luchado contra mí mismo”.

“El mundo sigue yendo muy rápido en 2018, mucho más que hace cincuenta años. Todo el mundo está ocupado, vivimos continuamente a toda velocidad. En esta vida tan frenética me han vuelto a pasar muchas cosas en pocos meses. No es normal que alguien tenga que procesar todo esto en tan corto período de tiempo. Nuestros cerebros son incapaces. Y en mi cabeza se produjo un cortocircuito que me obligó a aprender a lidiar con todo esto. Y eso llevó su tiempo”, explica.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

Esta moto de tres ruedas fue elegida por ASO como vehículo oficial de apoyo en el Tou...

Históricamente pocos patrocinadores del mundo del ciclismo se han implicado en la est...

Toda la energía a través de tus pies...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...