Tour 09: 10º etapa. Cavendish, en medio de la sorda falacia

Resolvió con facilidad una etapa marcada por la protesta del pelotón, desentendido de la etapa hasta los kilómetros finales debido a la prohibición del uso de los pinganillos
admin -
Tour 09: 10º etapa. Cavendish, en medio de la sorda falacia
Tour 09: 10º etapa. Cavendish, en medio de la sorda falacia

Fotos: Tim de Waele 

El 14 de julio de 1789 un terremoto sacudió al mundo. Bruma de cambio social. La toma de la fortaleza parisina de la Bastilla fue la mecha que detonó la Revolución francesa y, con ella, el paso del Antiguo al Nuevo Régimen. Demolición de la Monarquía absoluta, declaración de principios y derechos reconocidos. Fue el principio del comienzo. De las protestas escuchadas. De las quejas por inhumanidades cometidas. De acceso a una educación, a la comida. La rendición de la prisión francesa juntó a la luna de aquel 14 de julio con el segundo día de la semana. Martes. 220 años después, las constelaciones volvían a unirse en el mismo día, fiesta nacional de orgullo francés. Honra patria. Todos los ciclistas galos que corren el Tour de Francia redondean esa fecha con un círculo rojo. Fiesta. No se abren comercios, no se venden productos. Celebración por haber alcanzado el derecho a la expresión. Más de dos siglos después, los auriculares sustituían al asalto escoltado de la prisión de la Bastilla como excusa de protesta en el pelotón del Tour de Francia. Pinganillos. La carrera cogió los alicates para cortar los cables de comunicación entre directores y corredores en el día de Francia. Fiesta. Querían probar la suficiencia de los propios ciclistas y aumentar el espectáculo con un pedaleo sin la rubrica de los mandatarios. Oportunidad reivindicativa para los ciclistas de pensar por sí mismos, de reinventar su caminar como lo hicieron dos siglos antes los revolucionarios galos y dar así paso a un nuevo tiempo con tintes melancólicos del pasado. Nada. Revuelta sometida por boicot de los propios actores. Falacia.


No quiso pedalear sordo el pelotón del Tour. Lo llevaron hasta el límite. Solo 25 kilómetros serios de los casi 200 que separaban Limoges de Issoudun. Servicios mínimos para un día de huelga. De plante. Exprimieron sus opciones hasta la misma salida de la décima etapa. Bruyneel y su Astana la cabeza, junto al Katusha, el Rabobank, Quick Step, Silence-Lotto, Columbia y Garmin subieron el volumen de ASO. Propuso el belga, con el apoyo del resto de escuadras que dos corredor por cada equipo pudieran engancharse al sonido de los directores, como medida de supervivencia y aviso de peligros que pudieran aparecer en la etapa. Nada. Prudhomme, monarca absoluto del Tour de Francia, y también del ciclismo, mostró su desavenencia y amenazó con expulsar a los corredores que nos e volvieran sordos en el día del Asalto a la Bastilla. Revolución. Contra ella, plante pasivo. Boicot. Thierry Hupont, Samuel Dumoulin, Benoît Vaugrenard, tres franceses que no querían desperdiciar su día ante la pasividad protestante y Mikhail Ignatiev, reconvertido en espía ruso, como freno de contención, se lanzaron al abrigo de la cabeza de carrera con el consentimiento del adormecido pelotón. Sin honrar a su patria se quedaron Sylvain Chavanel, señalado por todos como el hombre a seguir en la etapa por su explosividad, Romain Feillu o Thomas Voeckler. Tres de los corredores más vivos de la galia. Ensordecidos también por la protesta.


25 kilómetros disputados

Cumplieron a rajatabla. No fue hasta cruzar el arco de los 25 kilómetros para el final cuando se abrió la veda. Desperdicio y desgaste en vano. Hasta entonces, Juanma Garate y Carlos Barredo cumplieron con las premisas de sus directores, incomunicados a apenas trescientos metros de sus bicicletas, y frenaron al pelotón con la inexorable ayuda del Columbia. Así hasta que el revoltoso Ignatiev se saltó las normas y atacó. Había guardado todas sus fuerzas sin generar ningún relevo en la escapada. Dosificaba para un pequeño estímulo. Sordo. Enseguida le cazó Dumoulin, rabioso ante la posibilidad remota de que el bando contrario, el del boicot a la fiesta, se llevara un triunfo no merecido. Sin premio al final para ninguno de los dos. Perdieron todos. Escapados y pelotón. Falacia que se tapaba los oídos por la protesta disentida, como todo lo que rodea al ciclismo. Cisma y socavones. Desacuerdos hasta para la intercomunicación. En lo incansable, los cuatro escapados se resistieron hasta el final por ser neutralizados pero el viento de cara, ya en las calles de Issoudun, crepitante estreno como ciudad acogedora de una llegada del Tour, acabó por tragarles entre la ignominia.


Solo uno del abultado centenar de corredores que llegó hasta la meta tenía conectado el transistor consigo mismo. El de siempre. El hombre del llano. 'The man of man', como le conocen. The Man es Cavendish, inglés. El único que tuvo motivos para celebrar el día de Francia. Patriota. Una espectacular arrancada lejana tronó en la llegada más sorda del Tour. Enganchó de nuevo el sonido a la ronda gala, aunque solo por 200 metros. Espectaculares. Prácticamente sin ayuda, Cavendish volvió a alardear de piernas y a dejar en evidencia a sus rivales. Solo Hushovd esta vez. El único que se le acerca, pero de lejos. Con tanta acumulación de triunfos le da tiempo a dedicársela a los patrocinadores. La segunda de las tres victorias que ya atesora en este Tour de Francia la conectó a un teléfono y su nuevo sponsor HTC. Transistor de comunicación como bienhechor de su equipo. Pulcra ironía para vencer en un día de sordos. Esta vez no hubo teléfono en la línea de meta. Cortó los cables Prudhomme. Se sacó las gafas y señaló el ribete verde, el color que persigue hasta París y que le ha robado Thor Hushovd, del que le separan apenas seis puntos en la general de la regularidad. ainara@ciclismoafondo.es



PULSA AQUI PARA VER LAS GALERÍAS DE FOTOS DEL TOUR DE FRANCIA

¿Qué te parece el boicot de los ciclistas a la etapa? Opina en nuestro foro






PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES DE LA ETAPA Y LA GENERAL Y LOS APUNTES DE LA ETAPA


Te recomendamos

La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...