Tour de Qatar 2011. 5ª etapa: Cancellara destroza, Guardini sorprende

El italiano se apuntó la última etapa del Tour de Qatar. Mark Renshaw, la general
admin -
Tour de Qatar 2011. 5ª etapa: Cancellara destroza, Guardini sorprende
Tour de Qatar 2011. 5ª etapa: Cancellara destroza, Guardini sorprende

Venía de Malasia, del Tour de Langkawi, con la costumbre de ganar, de levantar los brazos, de las alegrías, de buen sabor de los triunfos. Y llegó a Qatar, al Tour de Qatar, para pelearse con algunos de los mejores velocistas del mundo con tan sólo 21 años, un niño queriendo luchar con mayores, un niño que quiere ser el relevo de Robbie McEwen, que quiere derrotar a Mark Cavendish. Su nombre es Andrea y su apellido, Guardini, Andrea Guardini, quien hoy, en la última cita del Tour de Qatar, salió de la nada para batir a todos, para llevarse una victoria digna de Óscar Freire.

Porque apareció de la nada, porque nadie contaba ya con él. Fabian Cancellara, la máquina humana, el hombre de los dos motores, uno en cada pierna, se había encargado de destrozar el pelotón, de limpiar el grupo cabecero para que los más rápidos se jugaran la victoria con el máximo espacio posible en una llegada ancha, amplia. Algo que aprovechó Francesco Chicchi, otro italiano, éste del Quick Step, que se desmarcó por su banda izquierda, por nuestra banda derecha, para intentar la sorpresa que al final dio, por milímetros, su compatriota Andrea Guardini por la otra punta de la línea de meta.

El del Farnese Vini fue de menos a más, desde el interior del grupo al primer lugar. Ganó y dejó sin victoria a Chicchi, segundo por los pelos, y a Graeme Brown, tercero, quien no supo aprovechar el trabajo que su equipo hizo durante la preparación del 'sprint'.

Pero Guardini no fue el único que hoy culminó con una sonrisa en su cara el Tour de Qatar. Un australiano, del HTC-HighRoad, de 28 años, acabó en el escalón más alto de la clasificación general, justo por delante de Heinrich Haussler, del Garmin-Cervélo, que se va con dos etapas, y de Daniele Bennati, del Leopard-Trek, cansado de dar en el palo.