Vuelta al País Vasco.6ª etapa:Contador desembruja a su propio espíritu

El madrileño asesta el golpe de gracia a la general con una victoria de calidad en la contrarreloj final en la que Samuel Sánchez cedió su segunda posición en detrimento de Toni Colom
admin -
Vuelta al País Vasco.6ª etapa:Contador desembruja a su propio espíritu
Vuelta al País Vasco.6ª etapa:Contador desembruja a su propio espíritu

Fotos Rafa Gómez

El País Vasco en su conjunto, y las Encartaciones vizcaínas en particular, es tierra de creencias espirituales. Místicas. Decenas de ermitas, palacios y torres guardan en los recovecos de sus rosáceos muros innumerables cuentos ascéticos, de duendes y hadas. Hechizos y embrujamientos. Han sido testigos de leyendas y creencias embrujadoras que amedrentan las mentes de los supersticiosos. Alberto Contador no lo es. Solo cree en sus piernas. Sólido seguro y sinónimo de éxito. Predestinan sus triunfos. Es la velocidad su único credo. Pero los espíritus hacen mella. Más aún los malévolos. Espíritus yacentes. Dañinos recuerdos del pasado que embelesan la mente. Los de Contador databan del 2006, cuando Marchante extasió sus pedaladas en los 24 kilómetros que debía desatar el embelesamiento de Samuel Sánchez, líder entonces. Ninguno de los dos venció aquella tarde del ocho de abril. Pasmados ante el encantamiento de Marchante, que sacó a ambos del podium. Tres años después Contador, apegado al mismo recorrido por el que sufrió aquel encantamiento, repelió todo hechizo sin atisbos. Inopinado.

 

El final de la quinta etapa, asilaba en Zalla a los menos de noventa corredores que, bajo el aguacero se hospedaron en la pancarta de meta. Alberto Contador, como Samuel Sánchez, Cadel Evans y Damiano Cunego nadaron en los últimos kilómetros con la vista apostada en las cunetas. Las de Beci, la Avellaneda y La Herrera, por los mismos que 24 horas después se batirían en la lucha final por el amarillo aguachado ayer por el diluvio. Nadie lo vio, pero Contador, como si de un Hansel de cuento se tratara, sacó del bolsillo un pequeño costal en el que portaba guijarros de sal. Los fue derramando por los 24 kilómetros, plagiados a los embaucadores del 2006 y calcados a los de la contrarreloj final del sábado. Ahuyentaba así malos espíritus. Descabellada creencia. Le habían dicho que los males de ojo, arraigados en la tradición zallense se curaban diseminando salinidad, veneno activo contra las brujas y malos augurios. Esperanza acérrima a la que avocó sus piernas. Le prometieron que así su aliento iba a ser escuchado con más atención por San Pedro Zarikete, Santo de Zalla, si primero esparcía los granos salinizados por las carreteras en las que tres años atrás había revirado su mal de ojo. Ateo, pero precavido. Deliberado ganador.

 

Mejor tiempo intermedio

Horas antes de subirse a la rampa, cuando las lluvias arreciaban, Contador había peregrinado hasta el templo de asilo santificador de Zalla, el de San Pedro de Zarikete, para despojarse de ese mal de ojo. Es de tradición aquí hacerlo deambulando al pequeño santuario, al que cada año visitan miles de viajantes, deseosos de alejar de sí sus espíritus malignos. Como los de Contador, exorcizado por los veinte segundos a los que abandonó la Vuelta al País Vasco de 2006, los mismos que le impuso como penitencia Marchante. No quería atisbo de maleficio. El rito para deshechizar sus espíritus, orden candente del santo de Zalla, consiste en acercarse hasta su abadía por su acceso principal y huir de ella por la trasera. Contador encarnó todos los ritos. Hechizo embrujador. Sin Machante en la Vuelta al País Vasco, sólo Samuel, demarrado también en 2006, Toni Colom, que ya accedió al podium gracias a la misma contrarreloj y las dotes de Cadel Evans podían embelesarle de malos espíritus.

 

Su rito fue efectivo. Súbito. Un culto ceremonial que alejó el mal de ojo desde su escalada hasta la rampa de salida. Bajo un silencio espiritual. Hechizó a los centenares de almas que dos minutos antes jaleaban a Samuel Sánchez. Acompasaba mientras su respiración. A su propio sonido. Control férreo del cuerpo. Restaban los maleficios. Las brujas que tres años atrás le hechizaron en Beci y congelaron sus piernas. Para ellas, una última cortesía. Se santiguó tres veces cuando el reloj del juez se gritaba sus últimos quince segundos de descanso. De ahí al triunfo. Solemne y hechicero. Brujo. Temporizó los pies, sin apenas bailar sobre la bicicleta. Extraño en él. No quiso levantar suspicacias en las primeras y leves rampas de la Avellaneda, nota avivante de la orografía de Beci. Así pasó desapercibido para hechiceros y brujas. Llegó inminente al primer punto intermedio, donde fulminó los tiempos de Vandevelde, que lideraba hasta el paso del madrileño, Colom, activo y en la pelea y de Pinotti, que quería repetir su éxito en Zalla.

 

Embrujó a Samuel Sánchez, atrancando en los primeros kilómetros. El asturiano, sin ritmo sobre la bicicleta, no pasó del cuarto puesto en el alto de Bezi. Mal de ojo. No pasó el campeón olímpico a visitar a San Pedro Zarikete y las brujas embrujaron sus pedaladas. El leve descenso del alto que marcaba los tiempos tampoco le sirvió a Luis León Sánchez para luchar sus factibles aunque lejanas opciones de podium. El murciano fue a más en el final de etapa, pero no lo suficiente como para colarse entre los tres primeros. Para Contador, los kilómetros finales fueron el sello victorioso de una semana afortunada. Del lado de los espíritus. Incluso el sol, esquivo con el resto de los 82 corredores que  disputaron la contrarreloj, iluminó el maillot del madrileño. La suerte del campeón. Ahora, al contrario que en 2006, la tiene. Como la Vuelta al País Vasco que echó su cerrojo con el segundo embrujamiento consecutivo de Alberto Contador. Hechicero de su propio espíritu. ainara@ciclismoafondo.es

PULSA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA VICTORIA DE CONTADOR


PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES


LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

Manteniendo su filosofía de sillines para todos, se amplía la gama con los nuevos SL...

El nuevo casco Spiuk Korben con acabado #Metalline Skin es el casco más avanzado de l...

Durante el último fin de semana de septiembre, en la celebración de 'Laurens Ten Dam ...

Llega la primera gravel de carbono de BH: así es GravelX Carbon...

Desarrollado junto a los ciclistas del Movistar Team, este casco aero descubre ahora ...