Kämna (Bora-Hansgrohe) se impone tras una larga fuga en una accidentada 4ª etapa del Dauphiné

Buchmann, Mühlberger y Kruijswijk se fueron al suelo y abandonaron. Roglic también sufrió una caída que no le impidió mantener el liderato.

Ciclismoafondo.es/EFE. Fotos: Bettini Photo/EFE/EPA/Eddy Lemaistre

Lennard Kämna
Lennard Kämna

El ciclista alemán Lennard Kämna (Bora-Hansgrohe) se ha impuesto en solitario en la cuarta etapa del Dauphiné disputada entre Ugine y Megève con un recorrido de 157 kilómetros, en la que el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), conservó el maillot amarillo a pesar de haber sufrido una caída.

Kämna, de 23 años, fue el más fuerte dentro del grupo que protagonizó la escapada de la jornada y con un ataque a 3,6 kilómetros de meta se presentó en meta en solitario para estrenar su palmarés profesional.

Kämna aventajó en 42 segundos al español David de la Cruz (UAE Emirates) y en 56 al francés Julián Alaphilippe (Deceuninck QuickStep), sus inmediatos perseguidores.

 

 

Primer asalto de los dos previstos en las rampas de Megève, en esta cuarta etapa del Critérium du Dauphiné, con 153 km y nada menos que seis ascensiones puntuables, entre ellas Plan Bois y Croix Fry (1ª), y Montée de Bisanne (HC), como aperitivo de la subida final al altipuerto de Megève.

Una jornada que amanecía con cierta conmoción en Ugine, con la noticia de que Egan Bernal (Ineos) no tomaría la salida, aquejado de molestias en la espalda. El colombiano, al que no se le había visto demasiado cómodo estos días, ha preferido ser conservador y retirarse para estar al 100% de cara al Tour de Francia.

Prácticamente de inicio se formaba una selecta fuga de 15 grandes nombres: Masnada, Alaphilippe, Kwiatkowski, Elissonde, Kämna, De La Cruz, Soler, Luis León Sánchez, Haig, Hirschi, Van Baarle, Mohoric, Edet, Thomas de Gendt y Teuns, con el catalán del UAE Emirates luchando por los puntos de la montaña desde el primer puerto, Plan Bois.

De la Cruz, en la fuga del día
De la Cruz, en la fuga del día

En el descenso de esa primera dificultad, precisamente, saltaba la segunda noticia importante del día: la caída de Mühlberger y Buchmann -3º en la general al inicio de la etapa-, por parte del Bora-Hansgrohe, y Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma) provocaba el abandono de los tres corredores, el último de ellos con el hombro dislocado. Importante baja la del neerlandés para el equipo amarillo, de cara al inminente Tour de Francia para el que es duda.

Mientras tanto, la selecta fuga hacía camino y alcanzaba una ventaja máxima cercana a los 4 minutos, con un combativo David de la Cruz (UAE Emirates) que al final de la jornada se vestiría con el maillot de la clasificación de la montaña. Por detrás, con 90 km por delante, otro sobresalto golpeaba al pelotón: la caída, aparentemente sin consecuencias, para el líder Primoz Roglic (Jumbo-Visma), que se reincorporaba al pelotón con la ayuda de un todoterreno Wout van Aert.

Ya en las primeras rampas de Bisanne, la fuga se rompía en pedazos, quedando en cabeza un grupo formado por Alaphilippe, De la Cruz, Kwiatkowski , Elissonde, Hirschi y Kämna. En el pelotón, cambios importantes; Bahrain-McLaren tomaba el mando, con Bilbao y Caruso al frente, imponiendo un elevado ritmo, a las órdenes de un confiado Mikel Landa, a 45 km del final. Cedían Yates, Thomas, Formolo, Urán, Valverde, Mas… dejando al grupo del líder en apenas 20 corredores, con un solo Ineos, Pavel Sivakov.

Roglic, tras su caída
Roglic, tras su caída

Dylan Teuns, descolgado del grupo cabecero, se unía al tren cabecero del Bahrain-McLaren en el pelotón de los favoritos, poco antes de llegar a los duros 6 km finales de la Bisanne. A dos del final, Landa realizaba un primer intento de ruptura, seguido del contraataque de Sivakov, reduciendo el grupo de favoritos de la general a Roglic, Dumoulin, Kuss, Quintana, Daniel Felipe Martínez, Pinot, Rolland, Guillaume Martin, Nico Edet y Miguel Ángel López.

De la Cruz, en la fuga, volvía a coronar primero, dando tiempo a la escapada, que mantenía minuto y medio de ventaja respecto al grupo del líder, antes de iniciar el descenso, camino de la última ascensión a la Megève. Alaphilippe imponía velocidad en la bajada, mientras por detrás quien tensaba la cuerda era Pierre Rolland, con los hombres de Jumbo-Visma intentando recuperar la calma, a favor de un magullado Primoz Roglic.

Una calma que se instauraba al final del descenso, lo que facilitaba la entrada de muchos corredores desde atrás (Valverde, Soler…), y el incremento de la ventaja de los fugados hasta los 2’30’’, en los prolegómenos de la tendida ascensión a la Megève (7 km al 4,7%). Elissonde (Trek-Segafredo) lanzaba su apuesta desde las primeras rampas, marchándose en solitario. Un inspirado De la Cruz le daba caza a falta de 5 km, al igual que Kämna. El de Bora-Hansgrohe, fortísimo, reventaba con su ritmo a Elissonde y, poco después, al español, marchándose en solitario hacia el triunfo de etapa, realizando los último 3.000 metros en solitario. Segundo entraba De la Cruz, a 42 segundos, y tercero Alaphilippe, a 58’’.

Mientras tanto, en un grupo de favoritos dominado por los Jumbo-Visma, Miguel Ángel López era el primero en testear el estado de sus rivales, sin mayores consecuencias que un pequeño incremento del ritmo del equipo del líder. Pinot daría tiempo al grupo de Roglic, donde no faltaba ninguno de los hombres fuertes, salvo los retirados antes (Bernal) y durante la etapa (Buchmann, Kruijswijk y Mühlberger).

Clasificación etapa

Etapa 4
 

Clasificación general

General 4
General 4

 

Emanuel Buchmann

Relacionado

Dauphiné: Buchmann, Mühlberger y Kruijswijk abandonan tras sufrir una caída