Lefevere, escéptico sobre la posibilidad de correr el Tour en las fechas previstas

En una entrevista en "Het Nieuwsblad" el manager general del Deceuninck-Quick Step reconoce que pasa el tiempo viendo carreras históricas y critica a quienes no respetan las medidas de alejamiento social impuestas por el coronavirus.

Ciclismoafondo.es. Foto: Bettini Photo

Lefevere, escéptico sobre la posibilidad de correr el Tour en las fechas previstas
Lefevere, escéptico sobre la posibilidad de correr el Tour en las fechas previstas

El máximo responsable del Deceuninck-Quick Step, Patrick Lefevere, pasa el tiempo viendo carreras históricas mientras espera que la situación en el mundo del ciclismo vuelva a la normalidad tras la grave crisis sanitaria que ha provocado la pandemia dle COVID-19. Así lo ha contado en una entrevista en el diario belga "Het Nieuwsblad". "Las carreras antiguas me ayudan a superar la crisis -cuenta-. Hoy volví a ver la Liège-Bastogne-Liège de 2017; Dan Martin, desafortunadamente,terminó segundo de nuevo. También volví a ver las victorias de Philippe Gilbert y Niki Terpstra en el Tour de Flandes. Suele ser mala idea vivir en el pasado, pero en las circunstancias actuales creo que es permisible".

Aunque nadie puede predecir cuando volverá a la normalidad el mundo del ciclismo, Lefevere se muestra escéptico sobre la posibilidad de correr el Tour de Francia en las fechas originalmente previstas (del 27 de junio al 19 de julio). De momento, sus ciclistas siguen entrenando -algunos de ellos en sus casas- para carreras que todavía no se sabe cuando se podrán celebrar. "Hemos hecho una conferencia telefónica con todos los directores y líderes de equipo. Todos los corredores tienen un horario para mantenerlos ocupados, pero todavía no hay perspectivas concretas -dice-. ASO presionará para que se celebre el Tour, y en Francia parece haber voluntad política para que esto suceda, pero sigo siendo escéptico. Incluso en un Tour limitado todavía estarías hablando de miles de personas que tienen que unirse procedentes de todos los rincones del mundo. ¿Sería esto posible ya a fines de junio? "

Lefevere estima en medio millón de euros el daño económico que, hasta el momento, está suponiendo el parón obligatorio por la crisis sanitaria del COVID-19: “Continuamos lamiéndonos las heridas -dice-. Por el momento, estimamos la pérdida financiera en 500,000 euros. Los ciclistas siguen recibiendo su salario completo, pero las personas que trabajan por cuenta propia con el equipo facturarán un 15% menos en marzo".

En cuanto al calendario para la segunda parte de la temporada, no cree que se pueda alargar mucho más respecto al habitual: "El calendario ciclista se ha extendido hasta el 31 de octubre, pero ¿qué nos dará eso? En Guangxi el año pasado corrimos hasta el 22 de octubre. Me apego a mi idea: programar las clásicas de las Ardenas en las tres semanas previas al Mundial, y las clásicos flamencas en las semanas posteriores. Creo que así será el calendario".

Comportarse como idiotas

Además, en esta entrevista en Het Nieuwsblad Patrick Lefevere se mostró muy critico con quienes ignoran en Bélgica las restricciones para salir a montar en bicicleta en grupo. En este sentido, el gobierno del país ha enviado mensajes contradictorios sobre el ciclismo; mientras el ministro de salud, Maggie De Block, ha dicho que no hay límites para salir siempre y cuando se haga de manera individual, el ministro del interior, Pieter De Crem, ha hablado de limitar a un máximo de 50 km los desplazamientos en bicicleta.

"Tim Declercq me habló esta semana de grupos de cicloturistas a los que pasó mientras entrenaba. No puedo entender eso -dice Lefevere- Todo el mundo ya sabe que el coronavirus no es algo remoto. Puedes practicar deportes al aire libre, pero hacerlo solo. Tim está justificadamente enojado cuando ve grupos de ciclistas. Lo arruinan todo. Pieter De Crem piensa que salvará a la patria al mantener a todos dentro de un radio de cincuenta kilómetros de casa, mientras los virólogos dicen que eso es completamente inútil. Cada crisis ofrece oportunidades, y esto es evidente ahora: muchas personas ven la crisis del coronavirus como una oportunidad para comportarse como idiotas"