Alaphilippe impone su sello para llevarse la segunda etapa y vestirse de líder

El francés lanzó el ataque definitivo en la última ascensión, para superar en el sprint a sus compañeros de fuga: Marc Hirschi (Sunweb) y Adam Yates (Mitchelton-Scott).

Víctor Marcos. Fotos: Bettini Photo

Alaphilippe, vencedor en la segunda etapa del Tour
Alaphilippe, vencedor en la segunda etapa del Tour

El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-QuickStep) se ha impuesto en la segunda etapa del Tour de Francia, con salida y llegada en Niza, de 186 kilómetros, y además se ha enfundado el maillot amarillo de líder. En un sprint 'a tres', Alaphilippe batió al suizo Marc Hirschi (Sunweb) y al británico Adam Yates (Mitchelton Scott), con quienes se marchó tras lanzar su ataque en la última subida a Quatre Chemins, a escasos 13 km del final.

El trío logró establecer una ventaja aproximada de 18 segundos al coronar, que supieron mantener en el descenso, y administrar en el kilómetro final para jugarse la victoria al sprint, mientras por detrás se acercaba peligrosamente el grupo con el resto de hombres fuertes de la carrera. En la general, Alaphilippe toma el mando, tal y como ya hizo el año pasado, ahora con 3 segundos de ventaja sobre Yates y 7 respecto a Hirschi.

 

 

Tras la accidentada primera etapa celebrada ayer, la climatología se tornaba benigna en el día de hoy para la disputa de la segunda jornada del Tour 2020. Un recorrido plenamente de montaña, con 186 km y tres cotas puntuables: La Colmiane (16,3 km al 6,3%), Turini (14,9 km al 7,4%) y el Col d’Èze (7,8 km al 6,1%), además de dos pasos por el pequeño Col des Quatre Chemins, el último de los cuales, bonificado, estaba a 9 km del final.

Tras una salida rapidísima se formaba una escapada de ocho corredores, con el principal interés de disputar los puntos del maillot verde en el sprint del kilómetro 16: Sagan (Bora-Hansgrohe), Asgreen (Deceuninck-Quickstep), Trentin (CCC), Pöstlberger (Bora-Hansgrohe), Pérez (Cofidis), Gogl (NTT), Cosnefroy (AG2R) y Skujins (Trek-Segafredo), que lograban una ventana de 30’’ sobre un pelotón donde se sucedía los escarceos, con un David Gaudu (Groupama FDJ), afectado por las caídas de ayer, perdía contacto a las primeras de cambio.

Trentin puntuaba primero, seguido de Sagan y Skujins. Al paso del pelotón por el sprint, Bennett, Morkov y Kristoff también entraban en la lucha por los puntos. Curiosamente, el italiano del CCC debía parar por un problema mecánico y era neutralizado por el gran grupo. Y el noruego, líder de la general hoy, pasaría a encabezar la lucha por el maillot verde al final de la jornada.

El ritmo se ralentizaba por detrás, con UAE mandando en el pelotón, y la fuga lograba aumentar progresivamente su ventaja, por encima de los 3 minutos, camino de las primeras rampas del Col de La Colmiane. Una ascensión que se desarrollaría sin demasiados contratiempos, y que los miembros de la escapada culminarían con algo más de 2 minutos de ventaja. Cosnefroy coronaba en primer lugar, con unos metros de ventaja sobre Pérez, Gogl y el resto de compañeros de fuga.

La fuga del día, con Sagan y Cosnefroy en cabeza
La fuga del día, con Sagan y Cosnefroy en cabeza

En el descenso, Jumbo-Visma relevaba al equipo del líder al frente del gran grupo y, sin apenas descanso, se iniciaba la ascensión al exigente Col de Turini, donde Sagan y Cosnefroy comenzaban a sufrir para no perder contacto con sus compañeros de fuga. Gogl y Pérez tomaban la iniciativa y se marchaban con Skujins, Pöstlberger y Asgreen, logrando incrementar la ventaja sobre un pelotón adormecido hasta los 3’50’’. Pelotón del que se descolgaba ya el líder, Alexander Kristoff, con 90 km aún por delante.

Poco antes de coronar Turini, un voluntarioso Cosnefroy, que había llegado primero en La Colmiane, volvía a entrar en el grupo de cabeza, y lograba pasar segundo por la cumbre, por detrás de Pérez y delante de Gogl. Mientras, en el pelotón, Jumbo-Visma, Movistar, Bahrain-McLaren e Ineos-Grenadiers comenzaban a posicionarse al frente, y reduciendo la ventaja de los escapados hasta los 2’14’’.

Tras un descenso largo y técnico, con la única incidencia del pinchazo de Tadej Pogacar (UAE Emirates), la fuga se mantenía con vida (1’20’’) respecto a un pelotón dirigido ahora por el equipo de Roglic, Dumoulin y Van Aert, a 50 km del final, en colaboración con algunos miembros del Education First y CCC, poco antes de entrar por primera vez en Niza y comenzar el ascenso al Col d’Éze.

La fuga moría en las primeras rampas y la batalla se desataba de nuevo, con Powless (EF) buscando la aventura en solitario, aunque solo por un breve lapso de tiempo, pues Deceuninck-Quickstep se ponía a marcar un elevado ritmo, con Dries Devenyns en cabeza, quien comenzaba a seleccionar el pelotón. Robert Gesink (Jumbo-Visma) tomaba su relevo y mantenía la elevada velocidad del grupo hasta coronar.

En el descenso, el reciente ganador del Critérium du Dauhiné, Daniel Felipe Martínez (EF) se iba al suelo, levantándose sensiblemente dolorido para continuar en carrera. Una carrera que continuaba lanzada, a gran velocidad, comandada por Jumbo-Visma, camino del segundo paso por Niza –a 18 km para la conclusión- y la subida bonificada a Quatre Chemins. En ese lapso de tiempo, Valverde también sufría una avería que le obligaba a cambiar la bici con su compañero Oliveira, y a luchar para entrar de nuevo en el pelotón.

Alaphilippe, de nuevo en amarillo
Alaphilippe, de nuevo en amarillo

Ya en Quatre Chemins, Deceuninck comenzaba a trabajar para un Alaphilippe con ganas de ‘guerra’, en una llegada perfecta para sus características –subida explosiva y bajada rápida- y dejando al pelotón en un grupo de 30 corredores. Tal y como dictaba el guión, Alaphilippe saltaba a 13 km del final. Solo Hirschi (Sunweb) era capaz de coger la rueda del francés, y en compañía lograban abrir un pequeño hueco de 10’’ sobre un pelotón reducido, donde Tom Dumoulin (Jumbo-Visma) se iba al suelo, tras hacer el afilador con Kwiatkwoski (Ineos-Grenadiers). El holandés entraría de nuevo en el grupo, gracias a la ayuda de Van Aert.

Adam Yates (Mitchelton-Scott) saltaba desde atrás para contactar rápidamente con el dúo cabecero. Marc Soler (Movistar) intentaba hacer lo propio, pero se quedaba a medio camino. Yates bonificaba primero en la cima (8’’), seguido de Alaphilippe (5’’) y Hirschi (2’’), iniciando un descenso de 8 km hasta meta, con 17’’ de ventaja sobre un grupo de favoritos comandado por Ineos-Grenadiers, que iba a tener muy complicado dar caza al trío de cabeza.

El terceto llegaba al último kilómetro con unos 15’’ de margen, tiempo suficiente para resolver la victoria –y el liderato- entre ellos. A 100 m se lanzaba Alaphilippe hacia la victoria, con un espléndido Hirschi que estaba cerca de remontarle. Tercero entraría Adam Yates, al que prácticamente le pisaba los talones el grupo principal, encabezado por Sergio Higuita y Van Avermaet, que daban tiempo al resto de favoritos de la general, incluidos Landa, Mas y Valverde.

El francés del Deceuninck-Quickstep, además, se vestía de líder, con 3’’ sobre Yates y 7’’ sobre Hirschi. Un maillot amarillo que recibía entre lágrimas, en recuerdo de su padre, al que perdió recientemente.

Lo defenderá a partir de mañana, en una tercera etapa con un perfil más adecuado para una larga fuga y previsible llegada al sprint: 198 km entre Niza y Sisteron, con cuatro pequeñas cotas en el camino, la última de las cuales se encuentra a más de 40 km de meta.

 

Clasificación etapa

Etapa
 

 Clasificación general

General