Tour de Francia 2013. El asalto al podio

El abanico de nombres con opciones a ocupar plaza de podium en Paris una vez transcurrida las tres semanas de carreras es amplísimo. Aquí analizamos uno a uno a los contendientes a ocupar dichas plazas de honor.
Ciclismoafondo.es -
Tour de Francia 2013. El asalto al podio
Tour de Francia 2013. El asalto al podio

Si desgranamos fríamente el recorrido de este Tour de Francia, vemos que estamos ante una edición propicia para que algún corredor del segundo grupo de favoritos, aprovechando una situación favorable de carrera, dé la sorpresa en París.

Los kilómetros contrarreloj se han reducido y endurecido notablemente con respecto a la edición pasado, por lo que aquellos que no sean especialistas podrán minimizar su pérdida de manera importante. Con respecto a la montaña, aunque este casi toda concentrada en la tercera semana, tampoco es tan dura como para que el propio recorrido seleccione de forma natural la carrera. Este año, aun habiendo etapas muy duras como la de Alpe d'Huez, echamos de menos varias de esas etapas alpinas en las que se encadenan dos y tres puertos de categoría especial. Y encabezando este grupo de aspirantes al cajón se encuentran dos de los nuestros: Purito Rodriguéz y Alejandro Valverde.

El bloque español del Katusha

Si alguien dudaba de Joaquim Rodríguez como hombre de tres semanas, el catalán despejo cualquier tipo de incertidumbre el pasado año con brillantes actuaciones en Giro y Vuelta, que bien pudieron haberle valido el triunfo en ambas carreras. Finalmente, Purito fue 2º en Italia y 3º en casa, cediendo el maillot de líder en ambas carreras por detalles o despistes en determinadas situaciones de carrera que seguro le habrán valido de buena experiencia para afrontar la edición centenaria del Tour.Como el mismo ha reconocido en varias entrevistas, Purito no descarta nada, sueña con el amarillo en París, o al menos con salir en la foto. Sabe que a pesar de no haber mostrado su mejor cara en la Dauphine su rendimiento en montaña no tiene porque tener fisuras. El problema es la contrarreloj, pero si tenemos en cuenta la configuración del recorrido y el trabajo del catalán en la especialidad, hay esperanza para que no se deje el Tour en la lucha contra el cronómetro, que sería el gran objetivo.

Purito estará acompañado por un bloque de lujo, del que resalta especialmente la presencia de su inseparable Dani Moreno que está haciendo el mejor ciclismo de su carrera deportiva. Su victoria en la flecha valona y el podium del Criterimun del Dauphine hacen del madrileño un hombre a no perder de vista para nadie. A buen seguro será el as en la manga a jugar por el Katusha. Mucho ojo a este dúo.

La triple amenaza del Movistar Team

Por su parte, Alejandro Valverde liderará al Movistar que a día de hoy junto al Sky  probablemente sea el equipo más en forma del pelotón internacional. El plantel de corredores que presentará Eusebio Unzue el próximo sábado en Corcega es un auténtico lujazo, con tres nombres que brillan por encima del resto: Valverde, Quintana y Costa.

Valverde será el líder, el hombre fuerte del Movistar al que irán destinados todos los esfuerzos del conjunto de Unzué con la intención de ver al murciano en el cajón del podium por primera vez en París. Valverde ha hecho los deberes y parece más confiado que nunca. Con la tranquilidad que da su actuación en la pasada edición de la Vuelta, en la que fue segundo, al murciano los años le han dado la madurez y la experiencia para afrontar una gran vuelta de tres semanas con garantías y aspiraciones de triunfo. Muy sólido durante todo el año, Alejandro Valverde llega con las ganas que dan el saber que puede estar ante su gran oportunidad. El recorrido se adapta bien a sus características y esta concienciado de que para ganar hay que ir delante y evitar los incidentes que le privaron de estar con los mejores el pasado año. Confiemos en Alejandro.

Nairo Quitana debuta en el Tour de Francia. Nadie va a exigirle nada, el colombiano debe aprender lo que es la Grand Boucle a sabiendas que no dentro de mucho heredera los galones de líder del conjunto de Unzué. Pero Quintana tiene gas para mucho más que aprender y sería aventurado ponerle techo. Este año ya se ha impuesto en el País Vasco, demostrando que a pesar de ser un escarabajo prototípico también anda contra el crono. El objetivo del colombiano será el triunfo en la clasificación de los jóvenes, aunque tendrá duros rivales como Van Garderen, ganador el año pasado, Thibaut Pinot o Talansky, corredores preparados no sólo para luchar con los jóvenes, si no para dar disgustos a los grandes.

Rui Costa jugará el papel de tapado y comodín dentro del equipo Movistar. Aunque supeditado a su líder, imaginamos que el portugués contará con libertad, pudiendo tener en determinadas situaciones de carrera un papel similar al de Dani Moreno. Con la vista más puesta en un triunfo de etapa que en la general, seguro que Rui Costa será protagonista en la ronda gala.

BMC y su estructura bicéfala

En teoría y según lo dicho en declaraciones, Cadel Evans hará valer su veteranía y curriculum ante el empuje del joven Van Garderen, por lo que partirá como líder del equipo. Como siempre, la carretera pondrá a cada cual en su sitió y teniendo en cuenta que Evans parece estar en el comienzo del declive de su carrera y además viene de correr el Giro puede que tenga que ceder su estatus a Van Garderen según trascurran los días. El americano que ya fue quinto el año pasado, tiene un año más de experiencia y en su evolución. En este 2013 ha vencido con claridad en el Tour de California y ha sido cuarto en la Paris-Niza, aunque en Suiza ha dejado dudas. Van Garderen, a pesar de ser más un diesel, sube con los mejores y su solvencia en contrarreloj está más que demostrada. Evans es uno de los mejores fondistas del pelotón y parece que en el Giro ha recuperado un buen golpe de pedal por lo que nunca hay que descartarle del podium, pero puede que también este ante el momento de asumir el relevo generacional.

Las esperanzas francesas

Thibaut Pinot, Pierre Roland y por supuesto, el siempre genio y figura, Thomas Voeckler serán las principales cartas de los galos. El veterano corredor del europcar sufrió una inoportuna fractura de clavícula en la Amstel Gold Race que no le impedirá llega en su mejor momento al Tour; victoria de etapa en Dauphine y clasificación general de la Rute du sud lo demuestran. El podium y no digamos la victoria parecen empresas imposibles de abordar para Voeckler, pero este corajudo francés ya ha demostrado en un par de ocasiones que como le des el mínimo margen va a estar peleando con los mejores hasta el final y aunque no creemos que vayan a volver a tener concesiones con él, seguro que será protagonista en algún punto de la carrera. Su compañero de equipo, Pierre Rolland, se encuentra ante el que debe ser su año de confirmación. Rolland debía afrontar la ronda gala como líder del Europcar por primera vez, pero un turbio "affaire" extradeportivo a empañado su condición días antes del comienzo del Tour. Rolland se bajó de la bici en la Dauphine debido a unos valores anormales de hidrocortisona que podían advertir del uso de sustancias dopantes, aunque también cabía la posibilidad de que estos parámetros fuera de lugar fuesen provocados por el cansancio. Tras unos días de descanso, Rolland podrá ser de la partida en Corcega con el gran objetivo de ser el primer francés en pisar el podio en París desde que lo hiciera Virenque en 1997.

Debido a estos problemas extradeportivos de Rolland, además de por su juventud y brillo, Thibaut Pinot es la gran esperanza de los aficionados franceses. Irrumpió en la pasada edición de la Grand Boucle venciendo una etapa y colándose en el top10 en la general final. Tras una buena actuación en el Tour de Suiza donde ha sido cuarto, solo podemos esperar que Pinot continúe con su evolución y este año dé un paso más en su camino como futurible ganador del Tour de Francia.

<

p>Van den Broeck y las grandes incógnitas: Schleck y Hesjedal

A pesar de ser un corredor muy discreto y haber cuajado una mala actuación en el Criterium del Dauphine, no podemos obviar la presencia de Jurgen Van den Broeck, cuarto en 2010 y 2012. El ciclista del Lotto-Belisol no se pródiga con grandes ataques ni exhibiciones, pero si es un corredor muy sólido que aguanta con los mejores y que sigue trabajando para limar sus deficiencias en la lucha contra el cronómetro.

Las grandes incógnitas en la sálida de Corcega serán Andy Schleck y Ryder Hesjedal. Ambos cuentan con victorias en grandes vueltas en su curriculum pero no sabemos que podemos esperar de ellos en la centenaria del Tour de Francia. Bien es sabido por todos que desde que se rompió el sacro, Schleck no ha vuelto a lucir su mejor pedalada pero recientemente, en la vuelta a Suiza, hemos avistado los primeros visos de mejora que dejan margen a la esperanza de volver a ver a un Andy Schleck peleando con los mejores en Julio. El que parece aliado con la mala suerte últimamente es Ryder Hesjedal. Desde que el canadiense ganará el Giro de Italia todo han sido desgracias: Caida y abandono en el pasado Tour de Francia, virus y abandono en este último Giro de Italia y caída y de nuevo abandono en el Tour de Suiza. Este último incidente ha puesto en sería duda su participación en la carrera más prestigiosa del mundo por lo que no sabemos en que estado llegará el canadiense.

<

p>

No perdamos de vista a:

Jean-Christophe Peraud (Ag2r): El ex biker francés es un ciclista muy sólido y veterano, que a base de trabajo y buen hacer en carrera se coló en el top10 del Tour de Francia en 2011. Aunque ya cuenta con 36 años esta temporada ha sido tercero en Paris-Niza, quinto en el Criterium Internacional y sexto en Romandía por lo que será un hombre a tener en cuenta en esta centenaria edición de la ronda francesa.

Jakob Fuglsang (Astana): La gran duda es en que estado de forma llega tras la caída que sufrió a mediados de Junio en Tenerife. Será su primera oportunidad de liderar un equipo en la cita más importante del año. Fue 4º en Dauphine por lo que los precedentes son buenos. Habrá que tener cuidado con él porque es uno de los tapados de mayor calidad.

Andrew Talansky (Garmin - Sharp): es la gran promesa del conjunto dirigido por Jonathan Vaughters. Tras ser séptimo en la pasada edición de la Vuelta España y segundo en la Paris-Niza afronta su estreno en la Grand Boucle como uno de los hombres llamados a luchar por el maillot blanco.

Mikel Nieve (Euskaltel): El vasco afronta su primer Tour de Francia tras haber ganado una etapa y haber sido Top 10 tanto en la Vuelta como en el Giro. Nieve será uno de uno de los ciclistas en la sombra que podrán aprovechar la situación para tener libertad de movimientos y jugar sus bazas sobre todo de cara a una victoria de etapa que es el gran objetivo de Euskaltel.

Damiano Cunego (Lampre - Merida): Parece que al italiano últimamente le viene demasiado grande hacer la general de las grandes vueltas por lo que probablemente Cunego ande más preocupado de filtrarse en fugas que puedan darle la oportunidad de conseguir un triunfo de etapa.

De Gendt - Poels - Westra (Vacansoleil): La temporada de Thomas De Gendt está siendo absolutamente gris. Sin resultados reseñables desde su fantástico tercer puesto en el Giro de Italia, en una nómina tan basta de hombres importantes como la de este Tour de Francia queda relegado lejos de los focos, situación que como a muchos de los nombrados en esta lista puede favorecer, más si tenemos en cuenta la valentía del bravo corredor belga. Junto a él estarán Wout Poels y Lieuwe Westra para completar un tridente muy peligroso que debe ser protagonista en carrera.

<

p>

Michal Kwiatkowski (Omega Pharma - Quick-Step): El polaco no para de brillar y su evolución continúa día a día. Es un corredor muy completo que sube bien y se defiende contra el crono. Llega al Tour tras haber sido cuarto en Tirreno-Adriático, cuarto en la Amstel-Gold Race y quinto en la Flecha Valona.

Robert Gesink (Belkin): A pesar de haber conseguido tres top 10 en la Vuelta y un quinto puesto en el Tour, parece que al espigado holandés se le esta empezando a acabar el crédito como lider para las grandes vueltas. En sus últimos grandes objetivos ha naufragado y este año partirá como gregario de lujo de Bauke Mollema.

Haimar Zubeldia (RadioShack - Leopard): Tras la ausencia de Andy Schleck en el pasado Tour de Frnaica, el veterano corredor vasco se destapo como el hombre más sólido del Radioshack-Leopard alzándose hasta la sexta posición en la clasificiación final. Con 11 participaciones  y cuatro apariciones en el Top10, Zubeldía conoce a la perfección la carrera y no sería de extrañar que volviera a colarse entre los mejores.

Cameron Meyer  (Orica GreenEDGE): El corredor australiano continúa madurando y parece que este año será el encargado de ser el primer hombre del Orica en afrontar una clasificación general como su gran objetivo. Ya fue segundo en una etapa de la pasada Vuelta a España y este año nos ha sorprendido con un quinto puesto en el Tour de California y el décimo de Suiza.

Daniel Martin (Garmin - Sharp): Los problemas de Hesjedal seguro que darán lugar a que Garmin reserve su cuota de protagonismo a Martin y a Talansky. Daniel Martin está en su temporada de irrupción, primero en Lieja, primero en la Volta a Cataluña, cuarto en la Flecha Valona y octavo en el tour de Suiza. No perdamos de vista ni por un momento al corredor del Garmin.

Taaramae - Navarro - Coppel (Cofidis): Hace años que Cofidis no presentaba en el Tour de Francia un equipo de tanto nivel. No parece que cuenten con un lider claro pero tanto Taaramae (12º en 2011), como Dani Navarro que viene de ser quinto en Dauphine como Coppel (14º en 2011) pueden colarse en el top10 si el viento sopla de manera favorable a sus intereses. La empresa será complicada por lo que un triunfo de etapa debe ser su gran objetivo. La presencia del equipo Cofidis en carrera está más que asegurada con este plantel.

<

p>

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...