Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

Sin apenas movimientos entre los primeros, Bernal confirmó su liderato. Alaphilippe, fuera del podio
Víctor Marcos. Fotos: Bettini Photo -
Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina
Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

El italiano Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) logró este sábado la victoria en la penúltima etapa del Tour de Francia, con final en la estación alpina de Val Thorens, donde el colombiano Egan Bernal (Ineos) se consagró como virtual ganador de la carrera, a falta de la etapa de mañana, con final en los Campos Elíseos de París. En ese podio no estará Julian Alaphilippe, que perdió contacto con los mejores en las primeras rampas de Val Thorens, dejando sitio en el segundo escalón para Geraint Thomas, y Steven Kruijswijk, tercero.

Es la sexta victoria de etapa para el ganador del Tour de 2014, que se integró en la fuga del día, formada en los primeros instantes de una jornada recortada drásticamente por las condiciones climatológicas y sus consecuencias sobre las carreteras. Nibali fue el más fuerte de todos, quedándose solo en cabeza a falta de unos 13 km para el final, y aguantando su exigua renta de no más de un minuto hasta la línea de meta. En segunda y tercera posición, a 10 y 14 segundos respectivamente, entraron Alejandro Valverde y Mikel Landa, que jugaron sus cartas para ganar la etapa en el último kilómetro, cuando ya era demasiado tarde.

Con ganas de más

Vincenzo Nibali ha conseguido hoy lo que buscaba desde que se inició la ronda gala y fue consciente de que sus piernas no estaban listas para disputar la general: una victoria parcial de prestigio, de las que acumula unas cuantas en su palmarés. Y lo ha logrado tirando de piernas y, sobre todo, experiencia, pues no era fácil afrontar la jornada de hoy. Los 185 km originales de la etapa se vieron recortados a 59,5 km, con el ascenso único a Val Thorens (33,4 km al 5,5%) y la supresión de los pasos de montaña previos, Roselend y Longefoy, debido a los desprendimientos de tierra originados por las recientes tormentas. Tormentas que ayer ya motivaron la suspensión de la parte final de la etapa… y que hoy de nuevo amenazaban desde la salida con la posibilidad de recortar la ascensión final, algo que finalmente no fue necesario.

Incertidumbre y nervios, por tanto, en los instantes previos a una etapa relámpago, que se iniciaba con un Egan Bernal (Ineos) vestido de amarillo, tras la jornada de ayer, con 45’’ de ventaja sobre Alaphilippe (Deceuninck-Quickstep), 1’16’’ sobre Thomas (Ineos), 1’28’’ sobre Kruijswijk (Jumbo Visma) y 1’55’’ sobre Buchmann (Bora Hansgrohe). A 4’35’’, en la 6ª posición de la general, partía Mikel Landa (Movistar). ¿Tendría fuerzas Alaphilippe para intentar recuperar el amarillo? ¿Atacaría Jumbo Visma de salida para asaltar el podio? Lo sabríamos muy pronto… en apenas 2 horas de carrera.

De salida, como era de esperar, se abría la pelea para formar una fuga de garantías, sobre un terreno llano de autovía, donde transcurridos apenas 10 km la carrera ya contaba con una grupeta de corredores por delante, entre los que figuraban Teuns, Cort-Nielsen, Rui Costa, Bettiol, Calmejane y Van Melsen, que rápidamente alcanzaban los 2’ de ventaja sobre el pelotón comandado por Ineos y 30’’ sobre un numeroso grupo perseguidor. Poco antes del inicio de la ascensión a Val Thorens, ambos grupos cabeceros se fusionaban en una gran fuga, sumando nombres como Nibali, Gallopin, Fraile, Woods, Roche, Zakarin o Cummings, entre otros. Los franceses Turgis y Perichon se destacaban en las primeras rampas, mientras Jumbo Visma y Deceuninck-Quickstep comenzaban a hacer acto de presencia en cabeza de pelotón, con los amarillos imponiendo un ritmo alto en el mismo. Meter a Kruijswijk en el podio, su objetivo primordial.

Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

Marc Soler, de los más activos en Val Thorens

Nibali, Zakarin, Woods, Perichon y Gallopin pasaban a liderar la etapa, transcurridos los kilómetros iniciales de Val Thorens, los más complicados. Mientras, por detrás, el grupo se iba desgajando al ritmo que marcaba Jumbo Visma, y el sol, de momento, iluminaba la carrera. Dos minutos separaban a unos de otros, a 20 km del final.

De Plus (Jumbo Visma), haciendo honor a su apellido, ponía un puntito más en el pelotón, y comenzaban a sufrir hombres como Richie Porte (Trek Segafredo), aún con 15 km de subida por delante. La ventaja de los fugados se reducía drásticamente, hasta rondar el minuto. Y Marc Soler (Movistar) aprovechaba para moverse en cabeza del grupo, tensando la cuerda… y haciendo mucho daño a otros ilustres como Bardet o Alaphilippe, que comenzaba a descolgarse en compañía de Enric Mas, viendo como el podio de París se alejaba progresivamente.

En la fuga, Nibali decidía que su momento era 'ya', y se marchaba en solitario hacia arriba, con Zakarin tras él, a una veintena de segundos. En el grupo de favoritos, ya muy reducido, Jesús Herrada buscaba, sin éxito, su protagonismo. Y los Jumbo Visma marcaban el paso, enfilando a una veintena de elegidos. Los siguientes en intentarlo serian Yates, Barguil y Soler… De Plus cedía… y se abría la veda de los ataques -escasos, eso sí- entre los mejores de la general, a 6 km de meta. Quintana, el primero en hacerlo, se sumaba a los tres anteriores, conformando un cuarteto de caza sobre Nibali, cuya distancia se había reducido ya a 35’’.

Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

Bernal, felicitado por Thomas sobre la línea de meta

Un cuarteto que sería neutralizado a 3 km de meta por el grupo de favoritos, donde Bora Hansgrohe tomaba el mando, buscando un posible de ataque de Buchmann en busca del tercer puesto de la general que ya ocupaba Kruijswijk. Nibali, tirando de experiencia y clase, mantenía su exigua ventaja de 36’’, con la meta ya en el horizonte.

Ineos tomaba el mando del grupo en los 2.000 metros finales, anulando cualquier tipo de opción de ataque por parte de Kruijswijk, con el italiano del Bahrain Merida saboreando ya las mieles del éxito. Landa lo intentaba, tarde, demasiado tarde, siendo superado incluso por Valverde en los últimos metros, entrando segundo y tercero, a escasos segundos de Nibali (10’’ y 14’’), y dejando la impresión de que podían haber ganado esta etapa... cualquiera de los dos.

Egan Bernal, sonriente en meta, y sin tener que responder a ningún ataque, celebraba su impresionante victoria en la presente edición del Tour de Francia, a falta de la etapa de trámite mañana en París. Su compañero y vencedor de la edición 2018, Thomas, y el rocoso Kruijswijk le acompañaran en un podio histórico para el ciclismo colombiano, que consigue su primer Tour de Francia.

Clasificación etapa

Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

Clasificación general

Nibali obtiene su recompensa en la última y descafeinada etapa alpina

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...

La Ronde Van Vlaanderen vivirá otro momento legendario durante los primeros días de s...