Triplete de Cavendish, en la senda del histórico récord de victorias de Eddy Merckx

Tras un lanzamiento perfecto de sus compañeros del Deceuninck-Quick Step, el británico supera a Van Aert y Philipsen para anotarse su 33ª victoria en el Tour, a una de la plusmarca del "Canibal"

Mark Cavendish firma su tercera victoria en Valence. Foto: Luca Bettini / Bettini Photo
Mark Cavendish firma su tercera victoria en Valence. Foto: Luca Bettini / Bettini Photo

Lo que parecía imposible hace tan solo unas semanas está cada vez más cerca de convertirse en realidad. Un Mark Cavendish en estado de gracia, lanzado por el impresionante trabajo de sus compañeros del Deceuninck-Quick Step, ha logrado en Valence su tercera victoria en el Tour 2021 y la número 33 en la ronda gala, solo una menos que las 34 que firmó Eddy Merckx. Viendo su actual estado de forma, su confianza y el poderío del tren del equipo belga ya casi nadie duda de que el record del Canibal está a su alcance en los próximos días.  

Las lágrimas de sufrimiento y alivio del pasado domingo a su llegada a Tignes, después de salvar por los pelos el fuera de control, cobran hoy todo el sentido tras anotarse un nuevo triunfo que le deja al borde de hacer historia. 

 

Le costó más que en sus triunfos previos en Fougères y Châteauroux, ya que aunque tomó ventaja tras un lanzamiento impecable de Morkov, como culminación al trabajo previo de Alaphilippe, Ballerini y Asgreeen, la remontada de Wout Van Aert y Jasper Philipsen estuvo cerca de dejar al británico sin su 33ª victoria. Por muy escaso margen ganó el Expreso de Man, quien se hace fuerte con el maillot verde al frente de la clasificación por puntos, en la que ahora aventaja en 59 a Michael Matthews. Pero Cavendish tiene claras sus prioridades: "Quiero ganar etapas, no estoy corriendo detrás del maillot verde, no es mi prioridad", decía en la meta de Valence. 

Pese a que hubo tensión y abanicos en los últimos kilómetros, y el pelotón se fraccionó en varios grupos, ninguno de los favoritos perdió tiempo, por lo que no hay cambios en el top-10 de la general, que sigue liderada por Tadej Pogacar, con Ben O´Connor a 2´01" y Rigoberto Urán a 5´18". Enric Mas sigue sexto, a 5´47". Mañana, la doble subida al Mont Ventoux sí debería marcar diferencias. La segunda ascensión al Gigante de la Provenza, por la vertiente más dura (15,7 km al 8,8%), se corona a 22 km de la meta en Malaucène, Terreno para que los aspirantes al podio se muevan.  

etapa 11

Tensión y abanicos

Tras el primer día de descanso, que los ciclistas agradecieron después de un inicio durísimo de Tour, la 10ª etapa –entre Albertville y Valence, con 190,7 km llanos en su casi totalidad-, suponía una nueva oportunidad para el lucimiento de los velocistas, con la única amenza para los kilómetros finales del viento.

Muy ponto, en el km 2, saltaban el belga Tosh Van der Sande (Lotto Soudal) y el canadiense Hugo Houle (Astana-Premier Tech). Una fuga fácilmente “controlable” para el pelotón, que les dio vía libre para que cogieran hasta seis minutos de ventaja. En ese momento el Tractor Tim Declercq tomaba la cabeza para que la diferencia no se disparara, y también el Team DSM entró a colaborar. 

Con los fugados siempre bajo control, la etapa discurría en una especie de “calma tensa” por la amenaza del viento de costado para la parte final de la etapa, y por la presencia de una cota no puntuable a falta de 40 km –muy suave, 5 km al 3,8%- en la que se esperaba que algún equipo trabajara para intentar cortar a Mark Cavendish. Una montonera afectó a varios ciclistas del INEOS (Richie Porte y Geraint Thomas entre ellos), que volverían al pelotón poco después, aunque con algunas erosiones en los brazos y la ropa. No está siendo el Tour del equipo británico.

Van der Sande sería alcanzado a falta de 37 km y Houle uno después, con el Team Bike Exchange endureciendo el ritmo en el repecho, que sin embargo era demasiado tendido y no descolgó a casi nadie. Poco después, el pelotón se enfilaba en una rotonda y Deceuninck-Quick Step, con Alaphilippe al frente, aceleraría. En ese delicado momento pinchaba Sonny Colbrelli, lo que obligó al italiano a un sobresfuerzo para volver a enlazar.

 

La tensión y los nervios se adueñaron del pelotón, y la entrada de viento lateral provocó abanicos que lo cortó en varios grupos, aunque con todos los favoritos y principales velocistas viejando en el delantero. 

Deceuninck-Quick Step cogió el mano en los 5 km finales, y tras un espectacular trabajo de Alaphilippe, Ballerini y Asgreen, Morkov dejaba a Cavendish perfectamente situado para rematar su tercera victoria en este Tour, pese a la dura oposición de Van Aert y Philipsen, que buscaron claramente su rueda. El británico es la referencia en las volatas de este Tour, y ya está a un paso de una marca histórica en la mejor carrera del mundo. La suya, de momento, es la historia de una resurrección deportiva tan inespera como fascinante. 

 

CLASIFICACIONES

 

Los mejores vídeos