Bennati: “Me han faltado cien metros”

El italiano atacó en el final de etapa pero se vio frenado por una moto de televisión. “Tuve que volver a partir de cero”.
Ainara Hernando -
Bennati: “Me han faltado cien metros”
Vuelta a España 2016 / 16º etapa / Alcañiz - Peñíscola / 156.4 km

Desde hace varios años, Daniele Bennati se ha olvidado de su instinto velocista. Ese que fabricó desde joven y que le dio el paso a profesionales. Otra vida. Lejana, aunque no lo parezca porque Bennati, como los buenos vinos, mejora con el paso de los años. De lanzador de los grandes. Cipollini, Petacchi…El Domina Vacanze, el Liquigas, el Acqua&Sapone…con una nómina de equipos así, las opciones de brillar son escasas. Así pasó su carrera deportiva Bennati hasta que coincidió con Alberto Contador en el Tinkoff y se convirtió en uno de sus hombres de confianza. “Desde hace unos años, mi trabajo ha cambiado un poco”. De lanzador pasó a ser escudero del pinteño en el llano, en la parte más débil de los escaladores. “Al servicio de los capitanes”.

Pero en ocasiones se topa con la libertad que le dan sus jefes para volar, meterse en algún sprint y disputar las llegadas masivas. Así lo hizo en la Vuelta del 2011, en la penúltima etapa con final en Vitoria que fue para él. Han pasado cinco años y Bennati sigue aquí, en la Vuelta y a punto de cumplir los 36. Mejorando a cada año que pasa. Como los vinos. “Con los velocistas que hay aquí puedo tener alguna opción”.

En Peñíscola no quiso esperar al sprint. La buscó de lejos. A falta de dos kilómetros arrancó para intentar reventar al pelotón y a los velocistas que ya asomaban para buscar la posición. “Creía que podía llegar”. A la meta, Bennati llega asfixiado y sin aire. Allí habla. Narra la crónica de su sueño. “Gasté energías en la primera parte de la etapa para tener a mis compañeros delante”, comentó. Cuando su trabajo estuvo hecho, le dieron libertad. A volar.

Pero su brutal arrancada se vio frenada. “Me da pena porque en la curva del último kilómetro, la moto de televisión me ha retrasado muchísimo. He tenido que volver a empezar parado. Y relanzarte a 60km/h no es fácil”. Lamentaba que “me han faltado cien metros. Hay equipos como Etixx que están muy fuertes y era normal que trabajasen. Los he visto que estaban en cabeza y me he puesto a tope. He intentado mantener un buen ritmo pero me han faltado esos cien metros…que no es poco…Hubiera sido una buena victoria. Por sorpresa”.

Pero cuando estuvo a punto de renunciar, en plena línea de meta, “me he dado la vuelta hacia atrás y he visto que en ese momento un Etixx se ha parado y he continuado. El resto que venían a por mi se han ido hacia la otra parte. He probado de todo pero haciendo los dos kilómetros a tope así no es fácil”.

Una pequeña sensación de impotencia por el percance sufrido no podía evitar dibujarlo en su rostro. “No quiero echar la culpa a la moto, pero en ese momento si pierdes dos o tres segundos, marca la diferencia porque por detrás venían muy rápido y yo me he tenido que frenar completamente y partir de cero. Eso me ha penalizado un poco”.

Aún así, esta bella acción que sirvió para animar el final de etapa le insuflan motivación y ganas a Bennati para la última gran oportunidad que tiene de ganar en esta Vuelta: “Probaré en Madrid”. Pero no se olvida que, en el camino hasta allí le queda su verdadero trabajo: “Mientras tanto, tenemos la esperanza de ganar la Vuelta con Alberto”.

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...