“¡Tenemos que arrancar la moto!”

El Trek de Fabian Cancellara pagó su mal inicio y no pudo disputar el triunfo en la CRE. “El recorrido estaba al limite, pero la organización ha hecho lo máximo para hacerlo lo más seguro para nosotros”, zanja Markel Irizar.
Ainara Hernando -
“¡Tenemos que arrancar la moto!”
Markel Irizar nos explica como ha transcurrido la crono por equipos para el Trek Factory Racing.

En los dos primeros kilómetros de la Vuelta, todo el equipo Trek ya siente que algo no funciona. Las cosas no marchan. Los nueve ciclistas del equipo se han pasado la mañana y la tarde inspeccionando el recorrido, dando vueltas y más vueltas. Se lo saben de memoria. Igual que las normas con las que ha aleccionado su líder espiritual y físico, Fabian Cancellara. Todos lo tienen claro, pero nada más saltar al ruedo, antes de pisar la arena del albero incluso, la sensación de todos, que ni se hablan casi, ni se miran, solo vigilan la bicicleta del compañero que va delante, es que la rueda no gira. “Hemos salido muy suaves, no sé por qué, pero hemos perdido unos trece segundos que luego nos han machacado”, reconocía Markel Irizar.

El guipuzcoano, uno de esos fortachones del pelotón, todo lo que tiene de físico poderoso lo tiene de buena persona, era uno de los cinco ciclistas encargados de imponer sus piernas a la entrada de la tierra y tirar del equipo junto a Boy y Danny Van Poppel, Jasper Stuyven y Popovych. “Sabíamos que teníamos que salir rápido, yo era de los últimos pero no hemos arrancado bien”. No encuentra tampoco la razón. “No era por miedo, yo no por lo menos. Íbamos seis corredores de físico, los seis somos ciclistas de clásicas y en el dique, en el inicio, hemos ido muy suave. Ahí se nos ha ido la crono. La hemos cagado”.

Ésa era la premisa: “Íbamos a ser seis los que cogiéramos el peso de tirar del equipo. Haimar Zubeldia y Frank Schleck no darían relevos y Riccardo Zoidl se encargaría de la parte inicial”. Con la llegada a la arena, el Gladiador haría su entrada en escena, como si del piso de un Coliseo jadeante de sangre y gloria. “Fabian Cancellara iba a coger las curvas y aceleraría al equipo”. Esta vez no abrió la boca. “Ha ido callado”. Alargó el letargo del Trek. Es su primera carrera después de la grave caída que sufrió en el Tour, “y su condición no está al cien por cien, pero su experiencia siempre cuenta”, reconocía Markel. “Haimar nos iba avisando de quien tenía que entrar a los relevos pero se notaba que no íbamos bien”.

No fue hasta la mitad del ‘sterrato’ playero, en el kilómetro cinco, cuando un grito los atenazó a todos. “”¡¡Tenemos que arrancar la moto!!”. Yaroslav Popovich bramó desde la parte trasera a todos los compañeros. “Ahí nos hemos despertado”, rememora Markel. “La segunda parte de la crono la hemos hecho como teníamos que hacerla”. Pero el tiempo perdido era ya irrecuperable. 11 segundos les separaron del BMC.  Sextos.

“Hemos cometido errores”, reconoce, “hemos salido muy suaves pero no ha sido porque quisiéramos hacerlo así”, despeja, para dejar claro que, a pesar de la polémica de los días previos y de que la etapa no contara para la clasificación general, el Trek ha salido a disputar la carrera como si los tiempos contaran. “Para nosotros no cambiaba nada. El último que no tenía que arriesgar era Frank Schleck pero hubiera sido igual si los tiempos hubieran contado. La etapa nos la hemos planteado a tope. Queríamos ganarla, por respeto a la ciudad, que ha pagado dinero para que estemos aquí, a la afición y a la carrera en sí, a nuestro equipo y al sponsor, hemos disputado”.

Irizar agradece a la Vuelta que hayan tenido tan en cuenta las opiniones de los ciclistas y cree que “ha sido buena decisión”, anularla en lo que a tiempos para la general se refiere. “El recorrido tenía su miga porque en la rampa no entrabamos los nueve y hemos tocado siete materiales diferentes: arena, avenida, asfalto, mármol… pero bastantes palos les ha pegado la gente a la organización, no se les puede pedir más. Han hecho lo máximo para que fuera lo más seguro para nosotros con un esfuerzo tremendo y hay que darles las gracias”.

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...