Imanol Erviti, ante su undécima Vuelta a España

El corredor navarro del Movistar regresa a la ronda española, donde ha competido en diez ocasiones y ha logrado dos de las tres victorias de su palmarés, tras su ausencia de 2017.
Texto: F. Reyes / J. F. de la Cruz. Foto: BettiniPhoto. -
Imanol Erviti, ante su undécima Vuelta a España
El navarro Imanol Erviti, fotografiado en los Campos Elíseos de París tras su participación en el Tour de Francia 2018.

No es el del navarro un palmarés precisamente extenso, pero el resultadismo es peligroso ante una figura como la suya, la de uno de los mejores gregarios del pelotón universal. El navarro Imanol Erviti afronta su undécima Vuelta a España. Nada menos. Un guarismo que comparte con su compañero de equipo Daniele Bennati y que le sitúa entre los cinco corredores con más presencias. En 2017 cambió su programación y no acudió a la Vuelta, pero hasta entonces había afrontado todas de manera consecutiva, siete de ellas además viniendo desde el Tour de Francia.

“El año pasado, después de la caída de Alejandro en el Tour de Francia, valoramos con Eusebio la opción de cambiar un poco el calendario para dejarle más presencia a los jóvenes. Me consultaron, no me pareció mal y afronté otras carreras. También es algo bueno, que te refresca, te renueva por así decirlo… Pero la verdad es que me mojé más en verano que durante todo el invierno”, ríe el de Pamplona recordando las jornadas de lluvia intensa en el BinkBank Tour o la Vuelta a Gran Bretaña.

“Pero ver por la tele la Vuelta me daba añoranza de estar en la carrera. Y tenía ganas de volver. La Vuelta me gusta, me resulta cómodo hacer la carrera, incluso llegas con una buena condición si recuperas bien los esfuerzos del Tour de Francia. Creo que para los corredores españoles la carrera es cómoda, más fácil. No lo es porque sea más sencilla, en absoluto, sino porque es la de casa, conoces muchas carreteras y tiene ese punto agradable de que en muchos aspectos es el ciclismo que hemos mamado desde cadetes. El Giro tiene peculiaridades y lo mismo el Tour. Y la Vuelta”, añade.

En la ronda española han llegado dos de sus tres éxitos como profesional. En 2008, en su segunda participación, se impuso en Las Rozas. En 2010, en Vilanova i la Geltrú. “Todavía hay gente que me pregunta por qué no levante los brazos en Las Rozas”; sonríe. “Por allí había un badén y además llegamos apurados por culpa de Nicholas Roche. No me dio para soltarme de manos. Pero fue muy bonito. Aquella victoria llegó tras una escapada con mucha gente muy buena”, recuerda, mencionando a Paolo Bettini, a Íñigo Cuesta, a Alan Pérez, a Vasil Kiryienka…

“Pero de todas las que he hecho quizá las que más recuerdo son la que ganaron Alejandro Valverde y Nairo Quintana. Después de todo el trabajo hecho, son cosas que te llenan mucho. Para un gregario es algo muy satisfactorio. Y de cara a esta Vuelta venimos a aportar nuestro granito de arena para lograr el objetivo. Aportaré en la montaña hasta donde sea capaz y lo daré todo en el llano para ayudar a mis compañeros, a Nairo, a que lleguen al momento clave en la mejor condición”. Palabra de gregario. Con diez vueltas en el zurrón.

NOTICIAS RELACIONADAS

Te recomendamos

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...