Slongo, entrenador del Tiburón: “Nibali irá a más”

Paolo Slongo, entrenador de Vincenzo Nibali y ahora también director del Bahrain-Merida, está convencido de que el Tiburón ira a más en esta Vuelta y confía en que sus rivales paguen el esfuerzo del Tour.
Ainara Hernanado / Foto: BettiniPhoto - PhotoGomezSport -
Slongo, entrenador del Tiburón: “Nibali irá a más”
Slongo, entrenador del Tiburón: “Nibali irá a más”

Hay pocos que conozcan tan bien y con tanto detalle a Vincenzo Nibali como Paolo Slongo. El trasalpino es el preparador del Tiburón del Estrecho desde hace una década. Cuando Nibali fichó por el Liquigas procedente del Fassa Bortolo, donde pasó su primer año como ciclista profesional, sus caminos se juntaron y así siguen, en una relación, la de ambos, que va mucho más allá de la del simple preparador con un ciclista. 

Slongo es además, desde esta temporada del estreno del Bahrein-Merida, director deportivo del equipo que lidera Nibali. Doble trabajo en la Vuelta. No es difícil verle con un montón de SRM en la mano. Así pasea entre el bus y el coche en la salida de Andorra de la cuarta etapa de la Vuelta a España después de celebrar la última reunión técnica con sus corredores antes de tomar la salida.

Potenciómetros en mano, a Slongo es difícil no verle sonriente y tranquilo y mucho más esta mañana, después del gran triunfo de Nibali en la tarde de ayer. “Vincenzo tiró de fantasía, como suele hacer. Hasta cierto punto no me sorprendió, pero el aspecto negativo es que casi en la cima de la Comella se quedó cortado pero me dijo que se topó con muchos corredores que iban provocando huecos y tuvo que ir cerrando todos hasta remontar. Si hubiera ido a rueda de Froome y de los demás, hubiera sido diferente”.

Para Slongo, “Froome y Chaves demostraron que tenían algo más en la subida que los demás. Tenemos que aceptarlo. Pero la Vuelta es larga y pienso que Vincenzo puede mejorar”. Se lo dice el potenciómetro de Nibali. Los números no engañan.  “Desde que los tenemos es más fácil, con el ciclismo de ahora cuando entrenas sabes cómo estás. Pero más allá de eso está el hombre encima de la bicicleta. Yo siempre digo que hay que respetar a la persona, a su cabeza. Después están los números y hay que hacer un ‘mix’ de ambas cosas. Porque puede haber más cosas, si uno tiene una discusión con su pareja, si duerme mal…”. Con Nibali, eso parece complicado, dada su fama de buen dormilón. “Si, eso es un punto a nuestro favor”, ríe Slongo.

El preparador de Treviso no oculta que “un poco de miedo siempre tienes cuando empieza una gran vuelta. Estos tres primeros días teníamos miedo. En la crono por equipos te puede pasar cualquier incidente, en la segunda etapa, el viento y ayer la primera etapa de montaña. Y nos ha ido muy bien, exceptuando la caída de Javi Moreno, pero Vincenzo gano tiempo el día del viento y ayer ganó. La moral es buena”.

Slongo confía ciegamente en el crecimiento de Nibali conforme pasen las etapas gracias a no haber corrido el Tour de Francia. “Los que vienen del Tour ya están ahora bien. Quizá corren con el miedo de que podamos crecer y ellos, ir a menos. Lo veremos en la última semana”.

Nibali acude a la Vuelta con la frescura que le ha dado correr el Giro y preparar con mimo la Vuelta a España desde principios de julio, cuando todos los demás rivales a los que aquí se mide sudaban en las carreteras francesas. “Después del Giro estuvo una semana de vacaciones, andaba en bici cuando quería. Un día sí y otro no, unas dos horas”, explica Slongo. “Después estuvimos 15 días en San Pellegrino, en una concentración en altura durante el Tour. Un poco para retomar el ritmo. La única cosa a la que Vincenzo tenía que prestar atención en el mes de junio era al peso. Debía mantener el que había logrado en el Giro y lo logró. Gracias a eso ha sido más fácil trabajar en la concentración, porque no había que pensar en la dieta”.

Nibali corrió la Vuelta a Polonia, “donde vimos que tenía muy buenas sensaciones. A diferencia de en el 2013, -la última vez que corrió- que hizo segundo tras Horner, ese año en la Vuelta a Polonia se quedaba, iba mucho peor y en cambio este año estaba siempre con los mejores y eso que el recorrido no se adaptaba a él”. Después de eso se fue a Sicilia, al calor de la familia para insuflarle las últimas fuerzas. “Estuvo con sus padres, se entrenó en sus carreteras de toda la vida y descansó. No había muchos días entre Polonia y la Vuelta a España y decidió aprovecharlos así”.

Las primeras etapas vierten que Slongo no se ha equivocado con la preparación. Nadie le conoce mejor. Nibali recortó tiempo a todos los rivales en Gruissan y ayer ganó la etapa, con las bonificaciones incluidas en el bolsillo. “Hacer el Giro y después la Vuelta es lo más acertado porque te da tiempo a descansar y reestructurar todo. No es fácil gestionar ese periodo”. A eso achacó Contador su tremenda pájara en la etapa de Andorra. Al tiempo sin competir entre el Tour y la Vuelta. “Depende de cada uno, pero si entrenas bien y haces tras moto, no tiene por qué pasarte”, dice el preparador italiano. 

Este arranque de Vuelta le hace a Slongo “ser optimista. Tenemos la esperanza de ganar la carrera. Froome sigue siendo el gran favorito y con todas las subidas que hay, también Chaves. Pero pensamos que Nibali va a ir a más y esperamos que ellos, a menos”. Palabra de Slongo, quien mejor conoce la fuerza del Tiburón del pelotón. 

Te recomendamos

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...