Desde dentro: Froome sigue pegando primero

La Vuelta arranca en Nimes entre enormes medidas de seguridad y con el líder del Sky asestando un buen golpe a los favoritos. Solo el BMC se salvó de la quema. Nuestra enviada especial Ainara Hernando nos descubre desde dentro todo aquello que la televisión no es capaz de mostrarnos sobre la ronda española.
Ainara Hernando / Fotos: PhotoGomezSport -
Desde dentro: Froome sigue pegando primero
Desde dentro: Froome sigue pegando primero

Hay dos cosas que llaman la atención estos primeros y raros días en Nimes en el arranque de la Vuelta. Raros, con la mente y el corazón puestos en Barcelona, sin poder evitar pensar en todo ese dolor innecesario. Atrae de la preciosa Nimes la cantidad de banderas españolas distribuidas a lo largo y ancho de la ciudad. En los bares (que con hora española te permiten cenar incluso a las 11 de la noche). El segundo objeto de atención indudable es la enorme presencia policial a cada metro de la ciudad. Francia mantiene el estado 5 de alerta, el más alto, por terrorismo y Nimes no es ajeno a ello. A cada metro un furgón bloqueando las carreteras, policías, militares…son omnipresentes.

Cuando uno se acostumbra a ello puede comenzar a ver desfilar las bicis que desde la mañana recorren los 13’7 kilómetros del recorrido que abre, con una crono por equipos, la Vuelta a España del 2017. La última carrera de Alberto Contador. Él es el centro de atención de medios de comunicación y de aficionados. Da igual estar en Francia, que en España. Igual que no importa en cuanto a la presencia de banderas colombianas se refiere, también muchas aquí en Nimes.

A las once y media se cierra la carretera al tráfico y los equipos empiezan a dar vueltas por el recorrido. Y entonces empiezan a llegar las noticias. De caídas. Tres ciclistas del Cannondale que, en un paso por un túnel se llevan por delante a un fotógrafo son los primeros en caer. También se va al suelo David de la Cruz. “Al salir del Arenes, en la curva, ha dado un frenazo y no ha podido evitar la caída”, contaba después su director Davide Bramati, que le quitaba importancia, “no se ha hecho nada para lo que podía haber sido”. Pero lo cierto es que De la Cruz frenó al ver un coche de frente, “cuando en teoría el circuito estaba cerrado”, detallaba él mismo. “Tengo un golpe encima de la rodilla, que me molesta un poco pero es muscular, en unos días estaré bien”.

Y con el fuerte calor de los últimos días dando un respiro en la que es la ciudad con las temperaturas más altas de Francia, a las cinco y media de la tarde arrancaba la Vuelta a España con el Manzana Postobón mientras el resto de equipos terminaba de calentar, por el recorrido con la carrera iniciada, como el Dimension Data o en sus rodillos, como el resto de equipos. El BMC ha apurado hasta el último momento para inspeccionar cada detalle del recorrido. Al llegar a la zona de salida, algunos como Nicolas Roche mostraban su descontento con el trazado. “La última parte es muy peligrosa. Parece que ahora las carreras tienen que tener peligro, caídas y sangre para ser espectaculares”, decía.

Pero lo cierto es que lo espectacular fue verlos a ellos, una vez más, en la enésima demostración en una crono por equipos. Es la segunda victoria en la Vuelta del equipo Campeón del mundo en crono por equipos después de la que consiguieron en Marbella hace dos años, en la etapa que todos recordarán más por la polémica con el albero que por el resultado final, que no contabilizó para la general.

El BMC lo volvió a hacer en Nimes y Rohan Dennis se coloca como nuevo líder. Llegados a este punto, es inevitable pensar que ese rojo llevaba hace tres días el nombre de Samuel Sánchez en la que iba a ser su última gran vuelta como ciclista. El BMC se ha recompuesto de la mejor manera posible, con victoria y demostración.

Teejay Van Garderen sale, pues, como gran ganador de esta primera etapa de la Vuelta que ha traído más diferencias de las que se esperaban. El BMC, el Quick Step del caído de la Cruz y el Sunweb de Barguil son además los únicos tres equipos que han metido tiempo a un Sky que se ha mostrado más débil de lo que se imaginaba. Solo cinco corredores, los justos para parar el crono, han cruzado la línea de meta. Froome, Puccio, Stannard, Moscon y Poels. El BMC le ha metido nueve segundos a equipo inglés, mientras que el Quick Step ha sido tres segundos mejor.

Pero las grandes diferencias se abren a partir de ahí. Contador se ha dejado 26 segundos con Froome. El Orica de Chaves y los hermanos Yates, 11. El Movistar, que sufrió la fuerte caída de Jorge Arcas, 15 segundos, los mismos que el Bahrein de Nibali. Fabio Aru y su Astana perdieron 41’’ con el BMC y 32 con Froome. Los grandes perdedores fueron el ag2r de Romain Bardet, que ya pierde 46’’ con Van Garderen y 37 con Froome. 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...