Michael Woods supera a Fraile y Valverde en una etapa de gran ciclismo

Con un ataque poco antes de entrar en el último kilómetro, el canadiense suelta a Fraile, Valverde, Peters y Guillaume Martin para anotarse la victoria en Valdegovia. Richard Carapaz sigue líder.

Michael Woods, brillante ganador en Villanueva de Valdegovia. Foto: Photo Gomez Sport
Michael Woods, brillante ganador en Villanueva de Valdegovia. Foto: Photo Gomez Sport

Dos años después Michael Woods vuelve a ganar en La Vuelta a España. Y lo ha hecho a lo grande, en una etapa de gran ciclismo marcada por una fuga muy numerosa, de 36 ciclistas, en la que se metió un Alejandro Valverde que llegó a amenazar el maillot rojo de líder de Richard Carapaz. El murciano buscaba la victoria de etapa, más que la general, y se quedó muy cerca de conseguirla. Hubiera sido la 128 de su carrera. 

La segunda de las subidas a Orduña -de 7,8 km al 7,7%, con rampas de hasta el 14%-, que se coronaba a solo 19 km del final, hizo la selección definitiva en la fuga, y la victoria se la jugaria un quinteto de muchos quilates, formado por Woods, Valverde, Omar Fraile, Nans Peters y Guillaume Martín. Tras kilómetros de rodar a tirones, tratando de no ser cazados por un grupo de diez que les perseguía, el canadiense del EF Pro Cycling daría el hachazo definitivo poco antes de entrar en el último kilómetro, en un terreno que picaba hacia arriba. En el momento justo para sorprender a sus rivales. Fraile -con buenas piernas- saltó a por él, y poco después lo haría Valverde, pero ya sería tarde para tapar el hueco y se tendrían que conformar con la segunda y tercera posición. Tras ellos entrarían Peters y Guillaume Martin, nuevo líder de la montaña

 

El grupo principal de favoritos llegaría a menos de un minuto, tras un impagable trabajo de Andrey Amador (Ineos), por lo que la general no sufre grandes cambios en sus primeros puestos. El principal es que Valverde asciende a la novena plaza, a 2´03" de Carapaz, y George Bennett, que también iba en la fuga, a la 10ª. 

 

Valverde amenaza el maillot rojo

La 7ª etapa partió de Vitoria-Gasteiz -por 18ª vez en la historia de la prueba- con la tranquilidad de saber que los 684 test PCR realizados en la jornada de descanso a ciclistas, miembros del staff de los equipos y trabajadores de la organización habían dado negativo. La “burbuja de carrera” está funcionando y La Vuelta se mantiene de momento libre de COVID. La jornada, por terreno quebrado, tenía como gran aliciente y dificultad la doble subida al exigente Puerto de Orduña (de 7,8 km al 7,7%), que en la segunda ocasión se coronaba a 19 km de meta.

La fuga de inicio estaba cantada, pero nadie esperaba que la protagonizara un solo ciclista, Rémy Cavagna, que saltó en busca de un imposible. El francés del Deceuninck  -todo un especialista en cabalgadas en solitario- rodó en cabeza más de 30 km, pero nada más atravesar Murguía, localidad natal de Mikel Landa, fue atrapado por un pelotón que no bajaba el ritmo.  

Camino de la primera ascensión a Orduña saltaron 17 ciclistas (Sepp Kuss, Aranburu, Rui Costa, Tepstra, Lastra…) a los que se irían sumando en los kilómetros posteriores –ataque tras ataque- otros tantos, con Alejandro Valverde como principal peligro. También entrarían Madrazo, Wellens, Guillaume Martín, George Bennett, Mikel Nieve y Omar Fraile, entre otros ilustres del pelotón, para terminar de conformar una fuga de 36. Una escapada muy numerosa (todos los equipos meterían algún ciclista menos Ineos, Bahrain, Israel y Mitchelton-Scott)  y de mucha calidad, que obligó a Ineos Grenadiers a avivar el ritmo en el pelotón. Los escapados coronarían con 1´40” de ventaja, con Sepp Kuss al frente.

Por delante se sucedían los ataques para seleccionar la escapada. Sería el propio Alejandro Valverde quien, con un arreón, provocara un corte, machándose junto al francés Dorian Godon (Ag2r) y el belga Stan Dewulf (Lotto Soudal). La ventaja subía hasta 2´45” sobre el pelotón –comandado por Chris Froome-,  lo que dejaba al murciano cerca de ser líder virtual.

 

Pero Ineos aumentó el ritmo y otros equipos (Jumbo, Astana…) entraron a tirar con fuerza, lo que unido al viento provocó cortes en el pelotón y que la diferencia menguara mucho. La segunda subida a Orduña la afrontarían los fugados agrupados, con el pelotón a poco más de un minuto. Tras unos primeros acelerones de Kuss e Ido Schelling, es Michael Woods quien salta a 3 km de coronar y abre hueco sobre lo más selecto de la fuga. En las rampas más duras -del 14%- Valverde demarra con fuerza y con él se van Omar Fraile, Guillaume Martin y Nans Peters, que coronan Orduña a escasos segundos del canadiense. El pelotón, en el que ya solo trabajaba Ineos, perdía casi dos minutos. Mucho desgaste ha sufrido hoy el equipo británico. 

En el rápido descenso hasta Villanueva de Valdegovia -pequeño municipio alavés famoso por su fortificación mediaval perfectamente conservada- alcanzan a Woods para conformar un quinteto de lujo, con 30” de ventaja sobre un grupo de diez ciclistas de la fuga (Kuss, Bennett, Nieve, Elissonde, Aranburu, Formolo…).  Delante no se entienden y el grupo perseguidor se les acerca a 15-20". Pero a tirones –en un final con sabor a clásica- conseguirían mantener esta exigua ventaja para jugarse entre ellos la victoria. Que se decidiría por un ataque en el momento preciso, a 1,2 km del final, de Michael Woods, el más listo a la hora de resolver la fuga en una preciosa etapa de ciclismo. Y mañana espera a los ciclistas el Alto del Moncalvillo, de 8,3 km al 9,2%, como final de la 8ª etapa. Una subida durísima que marcará diferencias entre los favoritos.  

 

CLASIFICACIÓN 7ª ETAPA

clasificacion etapa

 

CLASIFICACIÓN GENERAL 

clasificacion general