Prueba: cámara de acción TomTom Bandit

Con la intención de convertirse en la herramienta perfecta para inmortalizar nuestras batallas particulares en el seno de la grupeta llega la cámara de acción TomTom Bandit.
J.V. Gisbert - S. Palomar -
Prueba: cámara de acción TomTom Bandit
Pruebas de material

Asentadas ya en otros deportes o en modalidades como el ciclismo de montaña, el uso de cámaras on-board en el mundo de la carretera aún es escaso pese a que en los últimos años nos hemos podido deleitar con espectaculares imágenes desde dentro del pelotón. Para grabar nuestras batallas particulares en el seno de la grupeta nos llega la propuesta de TomTom, marca que habitualmente asociamos a navegadores para coche y que cuenta con otros interesantes productos como esta Bandit.

Al abrir la caja nos encontramos con una cámara de tamaño contenido, aunque algo más voluminosa que otras opciones que podemos encontrar en el mercado. Se incluyen con ella varios soportes adhesivos y uno compatible con el anclaje estándar GoPro, pero el específico para manillar hemos de adquirirlo por separado. Lo primero que nos llama la atención es el sistema de clip que lo ancla a los soportes y que permite de forma sencilla desenganchar la cámara, lo que nos da más versatilidad sobre la marcha a la hora de variar planos y no sólo obtener una imagen fija. El soporte de manillar es bastante voluminoso y cuenta con una rótula que permite gran variedad de posiciones. La pega es que hay que apretarla bastante para evitar que se mueva, por ejemplo, al rodar por carreteras irregulares. En la parte trasera tenemos el bloque de la batería, con una duración estimada de unas tres horas de grabación. Sirve también como conector al ordenador y alojamiento para la tarjeta microSD, que no se incluye con la cámara.

Por su parte, el manejo es sencillo a través de los distintos menús en los que podemos seleccionar el modo de grabación (vídeo, cámara lenta, time-lapse, foto), calidad de imagen, etc. Sin embargo, resulta mucho más sencillo llevar a cabo estas operaciones a través de la app móvil que se conecta a la cámara y que además nos sirve de visor para comprobar que el encuadre es el buscado.

Como pudimos comprobar durante la marcha cicloturista l’Ariégeoise, cuyo vídeo podéis visionar un poco más abajo, la calidad de la imagen es alta, incluso en las complicadas condiciones de luz que encontramos con densa niebla en la parte alta de los puertos, saliendo a relucir la gran luminosidad que posee. Aun circulando por carreteras bacheadas también es destacable la estabilidad de imagen lograda, a pesar de la mencionada escasa sujeción del soporte de manillar. Por ello, hemos preferido utilizar el soporte GoPro con el que conseguíamos mayor firmeza. El punto más flojo lo hemos encontrado en el micrófono integrado, que es bastante limitado a la hora de captar el sonido ambiente, algo por otra parte generalizado en este tipo de cámaras. Por lo demás, contamos con la herramienta perfecta para inmortalizar nuestras salidas y dejar constancia de los inevitables piques durante las rutas.  

TOMTOM BANDIT

Precio: 299 € (cámara), 39,95 € (soporte manillar)

Peso: 191 g (cámara), 121 g (soporte manillar)

Dimensiones: 94 x 38 x 52 mm

Página Web de TomTom 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...