INFORME: Equipamiento para ellas

Cada vez son más las mujeres que deciden pasarse al ciclismo de carretera y los fabricantes, conocedores de esta tendencia, no han dudado en ampliar su gama de productos adaptados a las peculiaridades de la anatomía femenina
R. Arranz -
INFORME: Equipamiento para ellas
INFORME: Equipamiento para ellas

De la misma manera que existen bicicletas con geometría compensada para las características antropométricas de la mujer y componentes, como sillines, manillares o manetas de freno, que responden a las vicisitudes del colectivo femenino, también en el equipamiento nos encontramos con productos adaptados. Más de uno puede pensar que la demanda femenina fija su atención en cambios estéticos o estilísticos; nada más lejano a la realidad. Si bien las combinaciones de colores y el entallado de algunas prendas persiguen mejorar la imagen del cuerpo femenino, los cambios son mucho más profundos y afectan a la propia ergonomía del equipamiento, hasta incidir en el confort final que proporcionarán a la usuaria.

Cuerpo de mujer

Existen razones anatómicas importantes que hay que tener en cuenta para comprender el porqué de las diferencias de diseño en el equipamiento dirigido a la mujer.

La característica más importante, sobre todo porque afecta al apoyo sobre el sillín, es la pelvis, algo más ancha en la mujer que en los hombres, que proporciona una sínfisis púbica más baja y las tuberosidades isquiáticas (zona de apoyo en el sillín) más separadas. Esto provoca que la articulación coxofemoral tenga otra angulación y, generalmente, la mujer tenga un valgo fisiológico un poco más pronunciado que en el hombre. Aplicado a nuestro equipamiento, se traduce en unas caderas más anchas, un apoyo de los isquiones más pronunciado y una distancia articular desde la pelvis hasta el suelo menor que en el varón.

El pie de la mujer es ligeramente más estrecho en la porción correspondiente a los metatarsianos, y en el conjunto empeine/tobillo encontramos una proporción de mayor diámetro respecto al hombre.

Estas son las características que afectan al tren inferior, pero hay más diferencias.

En el tronco femenino, la distancia hombro/cadera, es ligeramente más corta que en el hombre y la distancia entre los hombros también. En cuanto a perímetros, el de la cintura es de menor medida pero el del pecho es, obviamente, mayor.

En las extremidades superiores encontramos una menor longitud respecto al hombre, incluso en los dedos. La incidencia de estas diferencias antropométricas aconsejan las siguientes variaciones:

- Culote más corto, con la cintura más ajustada y un perfil de caderas mayor.

- Badana (parche) con el almohadillado desplazado hacia puntos exteriores, para acoplarse a los isquiones.

- Zapatillas con horma plantar más estrecha y embocadura del empeine/tobillo más ancha.

- Maillot ligeramente más corto, con menor perímetro de cintura y hombros, y entallado a la altura del pecho.

- Guantes más estrechos y cortos.

Me lo compro y lo utilizo

Una vez repasados los diferentes catálogos del equipamiento elaborado por algunos de los fabricantes más importantes, hemos podido apreciar que ya hay disponible una buena oferta de modelos y, pasando por alto el capítulo estético (no es el objetivo de este informe), creemos que cualquier usuaria puede adquirir las prendas y accesorios que mejor se adapten a sus necesidades deportivas.

A continuación vamos a repasar, de pies a cabeza, todas las partes del equipamiento, haciendo especial hincapié en las características que ha de reunir para su mejor adaptación a la anatomía femenina:

Zapatillas

Aunque no hay demasiado donde elegir, en todos los catálogos de los principales fabricantes hay al menos un par de modelos de zapatillas con horma adaptada a las características del pie de mujer. Los puntos a tener más en cuenta son: el empeine (si se ciñe en exceso puede llegar a adormecer el pie), la anchura del tercio delantero (metatarsianos y dedo pulgar) y, de manera muy especial, la talonera y el paso del tendón de Aquiles por el borde de la zapatilla.

Calcetines

Aunque hay pocas diferencias respecto al que pueda utilizar un hombre, es muy importante incidir en la talla: algunos fabricantes no disponen de medidas pequeñas y es muy arriesgado intentar adaptarse a un calcetín que pueda provocar arrugas. Han de ser de algún material técnico (como Coolmax) para permitir una buena evacuación de la humedad y aportar buen aislamiento térmico. Quedan descartados los modelos de algodón o lana utilizados en otro tipo de deportes.

 

Culote

Pasando por alto las especificaciones térmicas de los modelos diseñados para invierno o verano, debemos procurar que el culote sea totalmente específico para mujer. No solo por la arquitectura más ancha de la badana, si no por que también disponen de una mayor capacidad de absorción de humedad. No podemos obviar que la zona de apoyo perineal de la mujer coincide con una porción genital, donde la existencia de hiperactividad glandular aconseja utilizar tejidos altamente absorbentes. Por norma general las badanas modernas han sido sometidas a tratamientos bactericidas, pero es un detalle que hay que verificar, de lo contrario la aparición de olores persistentes es un riesgo.

Como podréis apreciar en los modelos de muestra que hemos probado a continuación, la existencia de tirantes es algo aún indefinido. Sin ninguna duda un culote dotado de tirantes se acopla mejor, pero en la mujer surgen dos problemas añadidos: la dificultad para realizar necesidades fisiológicas y la coincidencia de los tirantes paralelos clásicos con las zonas más sensibles del pecho, por lo que producen irritaciones indeseadas. Una buena opción es usar culotes con tirantes en invierno y sin tirantes en verano. ¿Por qué? Pues porque en invierno es necesario llevar protegida la zona lumbar del frío y como se bebe menos agua, también evacuamos menos. En verano no pasa nada si el pantalón es un poco más bajo de cintura y es más cómodo si tenemos que pararnos a orinar.

Respecto al uso de prendas de ropa interior femenina en conjunto con el culote, no hay una definición clara. Algunas mujeres utilizan sencillamente un protege slip de celulosa sobre la badana y otras un short deportivo combinado. Es algo que cada ciclista debe comprobar, con la finalidad de lograr la mayor comodidad posible.

Maillot

Si el culote es importante que tenga patronaje de chica, no lo es mucho menos el maillot: es posible que, aparentemente, pueda quedarte bien un modelo estándar, pero no debemos olvidar que, además de aportar menor confort, al no ceñirse bien al cuerpo perjudicará la aerodinámica, uno de los capítulos más importantes a tener en cuenta en la práctica del ciclismo de carretera.

Respecto a las mangas, la industria lo ha previsto todo: hay muchos modelos sin mangas que nos permiten que la marca del típico bronceado de ciclista no afecte a nuestra estética al ir vestidas de calle. Pero fuera de la parte estética, es fundamental que el maillot no roce en la zona de la axila y que sus costuras tengan un acabado perfecto para evitar molestias durante la práctica del ciclismo.

Para la decisión final debes valorar algunos detalles: mejor que la cremallera se abra hasta abajo del todo e intenta que alguno de los bolsillos posteriores tengan cremallera (para las llaves del coche, por ejemplo).

Pero mucho más importante que el propio maillot es lo que lleves debajo. Sobre todo para chicas con pecho grande es imprescindible el uso de un sujetador deportivo y aquí no deberías escatimar en el precio. Tampoco es mala idea utilizar una camiseta interior de "fibra seca" (polipropileno) que, además de mantener la humedad alejada de la piel, actúe como aislante térmico.

Cortavientos y chubasquero

Si eres ciclista habitual no necesitamos convencerte: incluso en verano es una de las prendas más utilizadas y no solo por la presencia de lluvia. Curiosamente la mujer dispone de una termorregulación más crítica que la del hombre por lo que, tras la "sudada" en la ascensión de un puerto, sobreviene la tiritona de la bajada.

Genéricamente, los cortavientos y chubasqueros suelen resultar molestos al circular a gran velocidad, con el aleteo continuo de las mangas y la tela del torso: al utilizar un modelo que no está adaptado a la anatomía femenina, este efecto se acentúa aún más. Una buena opción al cortavientos es la utilización de chaleco y manguitos.

Guantes

Es más complicado encontrarlos que un culote o un maillot, pero hay algunos fabricantes que disponen de guantes específicos para mujer. Además de estar disponibles en tallas más pequeñas, tienen desplazado el almohadillado hacia la porción del nervio cubital (responsable del adormecimiento de la mano) y los dedos son más cortos.

 

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...