Prueba: Gafas Oakley Jawbreaker

Las gafas Oakley son objeto de deseo para muchos aficionados al ciclismo, y creaciones como estas Jawbreaker explican el motivo.
Sergio Palomar / Fotografía: www.cesarlloreda.com -
Prueba: Gafas Oakley Jawbreaker
Pruebas de material

Tener la capacidad de marcar tendencia, de proponer diseños diferentes y de ser referente en un campo en particular no es algo que esté al alcance de todo el mundo. En el ámbito de las gafas deportivas, una marca tiene el poder de hacer eso y no es casualidad que los modelos de Oakley estén entre los más copiados, imitados e incluso pirateados del mundo. Jawbreaker es el nombre de la última creación surgida de sus mesas de diseño en colaboración con Mark Cavendish, quien no sólo ha expresado lo que busca el ciclista en unas gafas, sino que también ha servido de conejillo de indias para testar los más de 100 diseños previos hasta dar con el que podéis ver junto a estas líneas.

A primera vista llama la atención la gran amplitud de su lente, especialmente en la zona de la nariz y que recuerda a los primeros modelos clásicos de la marca. Se alcanzó esta solución tras comprobar mediante un sistema de rastreo visual que esa es la zona hacia donde más dirige la vista el ciclista y que en otros modelos de gafas supone encontrarse con el marco de las mismas. Es precisamente eso lo primero que percibimos al usarlas sobre la bici. Por mucho que lo intentes, resulta complicado ver el borde de las gafas y eso que estamos hablando de un diseño de marco completo, solución que no nos suele gustar porque resta visibilidad a la hora de mirar de reojo para comprobar lo que tenemos alrededor.

Con las Jawbreaker no existe este problema e incluso con el paso de los kilómetros nos llegamos casi a olvidar de que las llevamos puestas al no aparecer ante nuestra vista ningún elemento de las mismas, sólo vemos a través de la lente. Hablando de lentes, mencionar que en este modelo que hemos testado Oakley incluye sus nuevas PRIZM, una tecnología que enfatiza los colores en las zonas en las que el ojo es más sensible, por lo que permite apreciar mucho mejor las texturas de la carretera. Así lo cuenta la marca y el efecto en marcha es una tremenda definición y contraste, además de una total ausencia de aberraciones en lo que por otra parte es el alto nivel de calidad al que nos tiene acostumbrados Oakley.

Si lo deseamos, podemos intercambiarla eligiendo entre la amplia oferta de la marca. Para hacerlo, la firma ha llevado aún más lejos su concepto Switchlock mediante un mecanismo giratorio en los laterales que abre la mitad inferior como si de unas mandíbulas se tratase, de ahí el nombre del modelo, permitiendo el cambio en apenas unos segundos. Habiendo tanta lente tapando la cara, el vaho podría ser un problema. Para evitar el empañamiento se disponen unos rebajes que dejan pasar el aire entre la lente y el marco creando un flujo de aire en el interior. Sin problemas en este aspecto.

Para concluir con el listado de características, destacar la regulación de longitud de las patillas en tres posiciones. Habitualmente en gafas con la patilla tan fina, si estas no nos rodean bien la cabeza nos acaban causando molestias, o en otros casos, si son excesivamente largas, pueden tocar con el sistema de retención del casco haciendo que no vayan en su posición y se muevan. Con las Jawbreaker esto no ocurre y, como señalábamos antes, rodando incluso te llegas a olvidar de que las llevas puestas. Sinceramente, es complicado encontrar alguna pega a un modelo tan redondo como este. Bueno, sí, la estética. Por unanimidad entre todos los que nos han visto con ellas, poco agraciada. Sin embargo, como indicábamos al comienzo, Oakley está por encima de eso. La funcionalidad es lo primero. Unas gafas de bici no tienen que ser bonitas, sino que deben protegernos de los elementos y permitirnos ver perfectamente nuestro entorno, y en eso, sin duda que las Jawbreaker se merecen un sobresaliente.

OAKLEY JAWBREAKER

Precio: 209 € (versión Uranium Collection y lentes PRIZM)

Peso: 34 g

Distribuidor: Oakley Icon

Página web de Oakley 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...