Bolsas de herramientas y bombas SKS

Como todas las bolsas de sillín del catálogo de SKS, estos modelos cuentan con una estructura muy sólida y una construcción de alta calidad con tejidos impermeables, costuras resistentes y una cremallera sellada.

Ciclismoafondo.es

Bolsas de herramientas SKS. De izquierda a derecha: Explorer Straps 500, Racer Click 800 y Traveller Click 800.
Bolsas de herramientas SKS. De izquierda a derecha: Explorer Straps 500, Racer Click 800 y Traveller Click 800.

Vamos a parafrasear una de las bromas más repetidas en redes sociales y a adaptarla a nuestro mundillo: "Todos tenemos un amigo al que siempre le debemos prestar una bomba, una herramienta o cederle una cámara; y si no lo tienes, es que en tu grupeta ese amigo eres tú". Seguro que habéis vivido esa situación, y las seguiremos padeciendo porque hay ciclistas que por no llevar peso extra, por no afear la estética de la bici o, simplemente, porque aún no se han visto en una situación apurada, prescinden de las herramientas mínimas para no quedarse tirado.

Entre las opciones para llevar este kit de emergencia algunos se decantan por utilizar un bote de herramientas, una solución discreta y con modelos de gran capacidad, aunque su inconveniente en verano es que nos obliga a portar sólo un bidón de agua. Por eso, las bolsas de sillín siguen siendo una opción muy polivalente.

El verano pasado os presentamos la SKS Explorer Straps 500 -de sujeción con correas, a la izquierda en la imagen principal- y en los últimos meses hemos puesto a prueba dos versiones que se colocan en el sillín con un pequeño adaptador que incluye gomas para ajustarse -y no dañar- todo tipo de raíles: Racer Click 800, en el centro, y Traveller Click 800. Además, se fijan a la tija del sillín con una cinta de velcro con una tira adherente en su parte interior y mejor resuelta en el caso de la Racer, ya que cuenta con una pequeña prolongación de tejido que cubre el pasador para no rayar el cuadro.

Al igual que la Explorer, y como la enorme cantidad de bolsas de sillín del catálogo de SKS, cuentan con una estructura muy sólida y una construcción de alta calidad con tejidos impermeables, costuras resistentes y una cremallera sellada -EASYZIP- con tirador que evitará que el agua llegue a su interior. Además, incluyen paneles reflectantes traseros y su interior es de color naranja para contrastar con los objetos que guardemos en su interior y sea más sencillo encontrarlos.

bolsa sks racer
Bolsa SKS Racer Click 800

Aunque las dos bolsas tienen la misma capacidad -800 ml-, se diferencian sustancialmente por su diseño. La Racer se abre por la parte posterior y es más alargada y estrecha, mientras que la Traveller es más corta y ancha y su panel lateral de cierre es ligeramente desplegable. En las dos bolsas hemos conseguido colocar todo lo que llevamos en nuestras salidas: una multiherramienta completa con tronchacadenas -como la SKS Toolbox travel-, dos cámaras, dos desmontables, un trozo pequeño de cubierta, adaptador de válvula Schrader, alargador de válvula y herramienta de obús, pero la diferencia ha radicado en la bomba.

En el caso de la Racer cabe una bomba de 20 cm como la SKS Airflex, pero en la Traveller el máximo es la SKS Airboy, que mide 17 cm. Para carretera nuestra preferida es la Racer, que, además de ser más estilizada, cuenta con cinco pequeños bolsillos de malla en su interior para organizar mejor los desmontables y las herramientas pequeñas; mientras que la Traveller, que sólo tiene un bolsillo en su interior de mayor tamaño, nos convence más para llevar cámaras de repuesto para gravel -o si utilizas cubiertas en carretera de más de 28 mm-.

 

Ligereza o prestaciones 

Aprovechando el test de las bolsas, hemos puesto a prueba también estas dos bombas de mano, otro de los productos estrella de la marca alemana, que cuenta con más de una decena de modelos diferentes. La Airboy destaca por su construcción en aluminio y su bajo peso -menos de 60 g-, pero a cambio necesitaremos más paciencia para inflar, ya que en 100 inflados llega a 2,2 bar en una cubierta de 28 mm, y tendremos que ser cuidadosos para no dañar la válvula.

La Airflex Racer pesa mucho más -casi el doble-, pero incorpora un racor de 11 cm que nos facilitará en gran medida el inflado, ya que no tendremos que sujetar la bomba y evitaremos dañar la válvula. Además, tiene una tapa para este latiguillo, algo importante si la llevamos fijada en el cuadro. Su capacidad es mayor: en 100 inflados supera los 3 bares en la misma cubierta, y su recubrimiento de goma en el mango hace que sea más cómodo manejarla. En este caso, nosotros preferimos la eficiencia a la ligereza, aunque la Airboy cumple de sobra su función ocupando mucho menos espacio.

bombas (1)

 

BOLSA SKS TRAVELLER CLICK 800
Precio: 19,99 €
Peso: 143 g
Dimensiones: 170 x 95 x 90 mm
Capacidad: 800 ml


BOLSA SKS RACER CLICK 800
Precio: 22,99 €
Peso: 159 g
Dimensiones: 190 x 75 x 100 mm
Capacidad: 800 ml


BOMBA SKS AIRBOY
Precio: 24,99 €
Peso: 58 g (17 g soporte)
Longitud: 17 cm
Material: Aluminio


BOMBA SKS AIRFLEX RACER
Precio: 29,99 €
Peso: 104 g (14 g soporte)
Longitud: 19,8 cm
Material: Aluminio y plástico


Distribuidor: Comet, 943 331 393
Web: www.sks-germany.com