Prepara tu bici para la Lluvia

Impermeables, cubrebotas, neopreno... son imprescindibles para evitar calarnos cuando llueve, pero ¿y nuestra bici? También necesitamos equiparla para que tanto ella como nosotros suframos lo menos posible pedaleando los días más húmedos.
Jose V. Gisbert / Fotografía: wwww.ojodepezfotografos.com -
Prepara tu bici para la Lluvia
Prepara tu bici para la Lluvia

“Winter bike”. Así se llama en la jerga ciclista a la bici que usamos para los días más desapacibles del año. Para ello contaremos con una más económica que la utilizada el resto de la temporada. En nuestro caso hemos utilizado la Vitus Zenium VR, una bicicleta con un precio de solo 999 € que dispone de un buen cuadro de aluminio junto a un excelente grupo Shimano Ultegra 11V. También serviría una bicicleta de hace unas cuantas temporadas a la que así daríamos una segunda juventud.

1-Guardabarros. Con ellos evitaremos que las ruedas nos salpiquen agua. Hemos utilizado unos SKS Raceblade, muy eficaces y fáciles de instalar gracias a sus anclajes universales regulables con gomas. Sólo hay que tener cuidado de que no rocen con las cubiertas. Una opción que únicamente nos librará de llevar la espalda mojada consiste en un Sencillo. Práctico guardabarros que se ancla a las varillas del sillín. Podemos llevarlo doblado en un bolsillo del maillot cuando no lo usemos.

 

2-Aceite y grasa. En la cadena hay que cambiar el lubricante fino por otro “tipo húmedo” más denso, es la única manera de que aguante en la cadena tras varias horas bajo la lluvia. Protegiendo con grasa de calidad las partes más expuestas al agua, como los rodamientos de la dirección y las cazoletas del eje de pedalier, evitaremos desgastes prematuros y crujidos.

 

3-Llantas. Los días lluviosos también suele soplar el viento, por lo que cuanto más bajo sea el perfil de nuestras llantas, mucho mejor. Pero bastante más importante que la altura de la llanta es el material con el que está construido. ¡Huid de los flancos de frenada de carbono! Son una pesadilla bajo la lluvia. Unos frenos de disco serían perfectos, no los descartéis.

 

4-Cubiertas. Se imponen anchuras de 25 mm, o incluso 27 y 28, que nos darán más agarre en asfalto mojado. Los modelos con protección antipinchazos y textura en la banda de rodadura son bienvenidos. También es recomendable bajar aproximadamente 1 bar de presión para conseguir más superficie de contacto con el suelo.

 

5-Iluminación. Más que iluminar, las utilizaremos para ser vistos en condiciones de baja visibilidad con niebla o lluvia. También nos servirán por si nos sorprende la noche en una salida por la tarde o para que los más madrugadores rueden seguro. Pueden salvarnos la vida, no las menosprecies.

 

6-Herramientas. Para evitar que la bolsa con nuestras herramientas y cámara de repuesto acabe empapada o llena de suciedad si optamos por no llevar guardabarros, aprovechando que cuando llueve o en invierno bebemos menos la ubicaremos en el portabidones del tubo vertical.

 

7Cierre de la tija. Uno de los puntos de entrada de agua al cuadro se ubica en la unión de la tija con el tubo vertical. Cortando una banda de una cámara vieja de mountain bike y ajustándola sobre la abrazadera del cierre conseguiremos una protección a prueba de diluvios.

Te recomendamos

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...

Así es la nueva Noah Fast de Ridley, una de las bicis más rápidas del Tour de Francia...

Tierra sagrada para los amantes de este deporte, Flandes es un destino cicloturista i...

El gigante japonés de Shimano cuenta en España con 62 tiendas con mecánicos formados ...