Reapriete general: aprende a revisar la tornillería de tu bicicleta

Si queremos evitar que nuestra bici se desmonte con el paso de los kilómetros, debemos comprobar si sus componentes están correctamente apretados con llaves allen convencionales y, en algunos casos, con ayuda de la dinamométrica.
Jose V. Gisbert -
Reapriete general: aprende a revisar la tornillería de tu bicicleta
Reapriete general: aprende a revisar la tornillería de tu bicicleta

CON LLAVES CONVENCIONALES

1-      Comenzamos revisando el apriete del tornillo de seguridad del portazapatas con la llave allen de 2 mm.

2-      Seguimos con la de 3 mm y los dos tornillos de las roldanas de cambio. El superior suele estar menos accesible.

3-      Es turno de los tornillos que aprisionan los cables del cambio delantero y el trasero. En este caso, allen de 4 mm.

4-      Con la misma llave debemos verificar los cuatro tornillos que fijan los portazapatas a los puentes de freno.

5-      Los cables de los frenos van unidos al puente con tornillos allen de 5 mm. Por tu seguridad, revisa su apriete.

6-      La tuerca de anclaje del freno delantero va escondida en la horquilla; el trasero es más accesible. Ambos de 5 mm.

7-      El cambio trasero y el desviador delantero van sujetos al cuadro con tornillos para allen de 5 mm.

8-      La tapa de la potencia utiliza una allen de 6 mm, pero también puede ser de 5 mm, depende del expansor.

9-      Los pedales necesitan una allen de 6 u 8 mm. Recordad que el izquierdo lleva rosca invertida.

10-   Con una Torx T-30 -también pueden usar  allen de 5 o 6 mm- revisaremos los tornillos de los platos.

11-   No debemos olvidar los tornillos de accesorios que pueden pasar desapercibidos, como los portabidones...

12-   ...o el imán del cuentakilómetros. Échale un ojo al apriete de sus tornillos o los perderás.

CON LLAVE DINAMOMÉTRICA

1-      Con el par exacto evitaremos que la tija de sillín se mueva o quede dañada por un exceso de apriete.

2-      En el anclaje de la potencia al tubo de dirección hay que apretar poco a poco, primero un tornillo...

3-      ...después el otro, y así alternativamente hasta llegar al par de apriete recomendado.

4-      También en la tapa con sus cuatro tornillos, pero siguiendo el orden de las flechas.

5-      Los raíles de carbono del sillín son delicados, por lo que respetaremos el par recomendado.

6-      Con este diseño de tija, uno de los tornillos necesita un alargador para acceder a él. Úsalo.

7-      Los tornillos de la biela, al igual que la potencia, deben apretarse alternativamente...

8-      ...para evitar deformar el estriado de la biela –dejándola inservible- y silenciar crujidos.ç

UNOS CONSEJOS

La llave debe entrar recta y alineada con el tornillo para evitar redondear su cabeza.

 

Así no: No hay que utilizar el extremo redondeado delas llaves allen o estropearemos el tornillo.

 

La dinamométrica hay que sujetarla siempre con la mano en el mango, justo en el extremo.

 

Así no: Si la cogemos de otro sitio que no sea el correcto, no conseguiremos dar el par adecuado.

 

CON EL PAR ADECUADO

Apretar los tornillos a ojo ya no es una manera fiable desde que se popularizaron los cuadros y componentes fabricados en carbono. Si no apretamos con el debido par un componente, éste puede moverse debido al poco rozamiento de la superficie del carbono, y si lo hacemos en exceso podemos deformarlo o fisurarlo. Para evitarlo, debemos aplicar siempre exactamente el par de fuerza recomendado por el fabricante del componente.

Una llave dinamométrica es muy parecida a una de carraca convencional, pero con una escala regulable con la que proporcionaremos el par. Cuando llegamos a ese par, la llave nos avisará con un leve giro del cabezal y un click audible. Se puede medir en Nm -la más utilizada-, in-lb, ft-lb y kg-cm. La cifra del par de apriete suele estar grabada junto al tornillo o en las instrucciones, pero en caso de duda debemos medir el diámetro de la rosca del tornillo con un calibre. Si mide 5 mm, entonces aplicaremos un par -aproximado y sin decimales- de 5 a 6 Nm. Si es de 6 mm, el par es de 7 a 8 Nm, y de 7 mm sería de 8 a 9 Nm de apriete. No necesitamos pares superiores a 50 Nm, por lo que no es recomendable que la graduación de nuestra dinamométrica supere esa cifra o no tendremos precisión con valores bajos.

Hay que dejar la regulación de la llave al mínimo una vez terminemos de usarla, así el muelle interno no se deformará y seguirá funcionando perfectamente durante muchos años. Debemos tratarla con cuidado, evitando que reciba golpes fuertes, que se caiga al suelo o se descalibrará, y no es una herramienta barata.

Una opción más económica consiste en la llave que incluyen las bicicletas Canyon. Debemos apretar hasta que la aguja alcance la cifra deseada en la escala grabada en indicador naranja.

En el caso de la llave Bontrager, el par de apriete está fijado a 5 Nm y no se puede modificar, por lo que sólo nos servirá para la potencia y la abrazadera del sillín.

Los fabricantes suelen indicar las cifras de par recomendadas junto a los tornillos. Hay que respetarlas o corremos el riesgo de estropear algún componente.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...