Bicicletas "Fixie" de BH

Algo más que una moda, una manera de utilizar la bicicleta pedaleando a piñón fijo
admin -
 Bicicletas "Fixie" de BH
Bicicletas "Fixie" de BH

Las bicicletas "fixie", o de piñón fijo, se están popularizando en los últimos años. Son ve­hículos habituales en las ciudades norteamericanas, pero ya son muchas las urbes euro­peas, y de todo el mundo, que están viendo como crecen los adeptos a estos modelos con un marcado aire clásico y que recuperan el espíritu del ciclismo de principios del siglo XX. Las fixie, como la BH Gira, son lo último en movimiento urbano.

Si pensamos en una bicicleta convencional, enseguida nos viene a la mente el cuadro, las ruedas, el sillín, el manillar, los pedales, la cadena y, por supuesto, los cambios, aunque no siempre ha sido así. Antes de la invención del sistema de cambios, a medidos del siglo XX, úni­camente existía la posibilidad de pedalear con una sola marcha y, además, se hacía a piñón fijo.

Este tipo de bicicletas, a pesar de parecer rudimentarias y antiguas, están enganchando a mu­chos usuarios que han descubierto un sistema sencillo y divertido de desplazarse y disfrutar por la ciudad. Son las denominadas "fixie", abreviatura de "engranaje fijo" (fixed gears, en inglés), que tratan de recuperar no sólo la estética de las ‘pre-bicis’ de principios de siglo sino también su mecánica, reducida a la máxima simpleza: una velocidad y una transmisión directa.

Desde que apareció la versión moderna de la bicicleta de piñón fijo, a finales del siglo XIX, y hasta la mitad del siglo XX, fue un vehículo muy popular, sobre todo entre las clases trabajado­ras, ya que resultaba un medio de transporte, una forma de recreo y una maquina de competi­ción asequible y eficaz, "el caballo del hombre pobre", como se lo denominaba coloquialmente en esta época, y que recoge el libro Bicycle: The history, también levantaba pasiones en los velódromos, donde las pruebas reunían a cientos de espectadores.

Volviendo a las raíces

Los entusiastas de estas bicicletas están recuperando su uso y popularizándolo hasta el punto de producir un resurgir de los modelos de estética "vintage", muchos son modelos antiguos re­convertidos en fixed, en especial en las ciudades de Estados Unidos donde su uso por parte de mensajeros es muy habitual. En las urbes de este país están muy arraigadas y se puede encontrar muchos medios especializados en estos modelos, como las revistas Urban Velo o Fixed Gear, entre otras.

Pero, ¿qué las hace tan atractivas? Son el paradigma de la bicicleta fácil. Carecen de cambios y frenos, lo que a priori puede parecer un handicap, pero que se convierte en un beneficio ya que reduces el mantenimiento y los problemas. "Son bicicletas muy enfocadas al entorno urba­no, trayectos cortos y al día a día. Recupera valores, como la sencillez, cosas que funcionaban antes", explica Jordi Tamayo, uno de los fundadores de Enciclika, junto a Cristian Marín, el prin­cipal colectivo que desde hace cuatro años promociona estas bicicletas en Barcelona y a nivel nacional, y que también se dedican al diseño y otras áreas que se mueven entorno a las fixies.

Las bicicletas de piñón fijo ofrecen una forma diferente de rodar ya que, según los ciclistas habi­tuales de estas bicicletas, se crea una simbiosis perfecta entre hombre y maquina. "La primera sensación sobres estas bicicletas es de unidad con la misma. De pureza", asegura Jordi. Un regreso a la simplicidad del ciclismo que se traduce en una máxima: "si pedaleas avanzas, y si avanzas pedaleas".

Simple y llanamente, si aplicas la fuerza o resistencia necesaria a los pedales, controlas de una forma muy precisa la velocidad de marcha y el comportamiento general de la bicicleta. Eso sí, en los modelos fixed más puros no existen frenos, así que requieren una pericia y un cuidado especial a la hora de frenar. No obstante, tanto los frenos como el piñón libre, suelen ser opcio­nales en la mayoría.

 

Sobre una Fixie

Se necesita un poco de práctica para dominarla, ya que la mayoría de ciclistas que las prueban por primera vez, automáticamente tratarán de ir en punto muerto cuando llegan a cierta veloci­dad, lo que desconcierta un poco. También se realiza un ejercicio excelente, ya que al mante­ner las piernas en constante movimiento, los músculos se fortalecen y se mantienen flexibles, además de facilitar la circulación.

Las principales ventajas se dan en la mecánica, ya que al carecer de cables, desviadores, cambio, e incluso frenos (aunque se recomienda tener un freno delantero para emergencias y hasta dominar la técnica), las posibles averías y el mantenimiento se reducen al mínimo. Por otra parte, al carecer de estos elementos, el peso del conjunto se reduce notablemente, lo que reafirma el sentido práctico de estas máquinas.

Las fixie se han convertido a su vez en la versión de dos ruedas del famoso skate, y muchos lo han elegido como alternativa en el ámbito de las competiciones o retos de destreza y trucos por la ciudad. Al principio se movía únicamente en el entorno de los mensajeros, precisamente por la fa­cilidad de mantenimiento, pero en los últimos años ha ido creciendo y cada día somos más. Además, hay toda una cultura urbana detrás. Por nuestra parte, hemos hecho exposiciones y difundimos este tipo de bicicletas mediante eventos deportivos, como el bikepolo o las queda­das en los velódromos, revalorizándolos como una especie de gimnasio urbano.

El proyecto Enciclika reúne ya a más de 500 "fixeros" y que se ha convertido, con más de 1.000.000 visitas acumuladas y unas 3.500 diarias de media a su blog, en uno los portales de fixed de habla hispana más populares.

 

BH Gira

Y siendo una comunidad de fixeros tan grande, era raro que alguno de los colaboradores de Enciclika no hubiera probado una BH Gira. "Es una bici que realmente me sorprendió la primera vez que la vi. Ese look retro, con las cubiertas con los flancos en rojo, era muy atractivo, sin contar por supuesto con las vainas traseras que curvean, que es un gran detalle", comenta Alejandro Carrillo, propietario de uno de estos modelos fixed que BH presentó con motivo de su centenario.

Le pedimos opinión sobre el acabado y los materiales de la bici. "La calidad de construcción esta lograda y los tubos son de muy buena calidad (Reynolds 525), todo un puntazo. Las punteras traseras son muy buenas (Maxway) y viene con tornillos integrados para tensar la ca­dena", comenta. Unos detalles que se completan con la posibilidad de usar un piñón "flip flop", o libre, para moverte como quieras sin perder el estilo fixie. "Es muy correcta para un uso urbano, del día a día, por lo relajado de los ángulos, así que para un usuario debutante en el piñón fijo o en el ciclismo urbano va de perlas", concluye Alejandro.

Seas nostálgico o no, Gira es tu bicicleta para moverte por la ciudad con un toque elegante, distinto. BH ha tomado sus más de cien años de historia y los ha volcado en este modelo que es a la vez una celebración y un regalo para quienes han confiado en el conocimiento y la experiencia de la marca para iniciarse o continuar con el movimiento fixie.

Galería relacionada

Bicicletas "Fixie" de BH

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...

La Ronde Van Vlaanderen vivirá otro momento legendario durante los primeros días de s...