¡No, no están bien!

Tanto si estás federado como si no, pero que piensas participar en alguna competición o marcha cicloturista oficial, pagando la licencia de un día en su caso, esto te interesa.

Alfonso Triviño

¡No, no están bien!
¡No, no están bien!

Tanto si estás federado como si no, pero que piensas participar en alguna competición o marcha cicloturista oficial, pagando la licencia de un día en su caso, esto te interesa.

El pasado día 6 de marzo tuvo lugar una reunión de Comisión Delegada de la RFEC, que viene a ser un órgano de representación de la  propia Asamblea General. Tenían como misión preparar la Asamblea General que va a tener lugar el sábado día 14.

No tendría nada de particular y no nos afectaría a los ciclistas que damos pedales más que cualquier aburrido asunto burocrático o económico propio de las Federaciones, de no ser porque salió a colación el tan cacareado asunto de los seguros del federado y sus coberturas.

Pues bien, el asesor jurídico de la RFEC, don Luis Sanz, afirmó a los presentes que los seguros de todas las Territoriales y el de la propia RFEC están todos perfectos y cubren los mínimos legales -pero todos- no sin antes desacreditar públicamente a quien os escribe que, dicho sea de paso, no estuve presente porque no soy miembro de ningún órgano federativo.

Por supuesto, ante tamaña afirmación hubo quien pidió expresamente que constara en acta lo dicho.

Sinceramente, que mi persona sea el objeto de las iras de un compañero abogado, no es nada nuevo en el devenir de esta peculiar profesión. Cada uno defiende los intereses de sus clientes como mejor puede, unos con pruebas y argumentos, y otros utilizando diferentes "métodos de persuasión".

Los seguidores de este Blog conocen bien todo lo que vengo sosteniendo desde hace meses, y todas las afirmaciones están avaladas por documentos. A mi no me gusta el famoso "fiaros de mi, que yo sí sé", porque me parece un insulto a la inteligencia o la petición de un acto de fe que sólo Dios puede demandar.

Pues bien, cada vez que me asomo a nuevas pólizas que me facilitáis vosotros (aquellas que no están en las Web de algunas Federaciones), más me convenzo de que no tenemos coberturas adecuadas y ajustadas a los mínimos legales.

Os preguntaréis alguno ¿Tendrá Triviño algún interés particular, alguna comisión con alguna aseguradora...? Pues no, aunque siempre habrá algún mal pensado por ahí. Si alguno tiene dudas le puedo dar nombres de personas que lo saben, precisamente quienes han conseguido los pocos seguros buenos que existen en el mundo del ciclismo. Ellos conocen que no tengo interés económico alguno en este embite, y otra prueba es que desde este Blog he alabado a todas las aseguradoras que han hecho bien las cosas. 

Pero sí es cierto que tengo un interés personal máximo, mucho más poderoso que el dinero. Que soy ciclista. Vivo en Madrid ciudad y muchos días voy a mi despacho en bicicleta jugándomela. Si salgo a entrenar me tocan más de quince kilómetros urbanos hasta que llego a la carretera. Comparto también muchos kilómetros con otros amigos federados y sabemos que podemos causarnos un accidente entre nosotros, supuesto que en muchas Territoriales está declarado como excluido.

¡Ojalá muchos de vosotros secundéis a varios de nuestros compañeros que han enviado ya los escritos que propongo en otros hilos del Blog! Si tan seguros están en la RFEC de que todo es correcto, pues que lo certifiquen por escrito tanto ellos como vuestras Territoriales, pero no despachando un certificado genérico, sino una clara contestación a la petición de certificación de todas las exclusiones de las pólizas y la asunción de las responsabilidades dimanantes de la no suscripción de la cobertura mínima exigida por Ley.

Ha llegado hasta mi otro escrito de una Federación que responde a la petición de información solicitada por un licenciado. Os aseguro que no tiene desperdicio, pues confirma nuevamente que el atropello al ciclista es causa de exclusión del seguro de accidentes de la Mutualidad General Deportiva; pero además, reconoce que si existiera negligencia del ciclista en la producción del daño, el accidente puede quedar excluido, puntualizando que es igual que el siniestro ocurra en ciudad o carretera. Recordemos que para que exista negligencia del ciclista no hace falta la intervención de vehículo a motor en la producción del accidente.

Bueno, pues con la constatación de estas exclusiones podemos afirmar que no se ha contratado un seguro que cubra los riesgos para la salud derivados de la práctica del deporte federado, incluso en entrenamientos. ¿Verdad que no hay que ser un experto erudito para entenderlo?

Hay dos altísimos cargos de dos Federaciones diferentes que afirman que el atropello al ciclista por un vehículo a motor es un riesgo derivado de la práctica deportiva federada. Pero lo extraño es que en sus Federaciones se han seguido renovando las pólizas con la Mutualidad General Deportiva, que declara al atropello del vehículo a motor sobre el ciclista como excluido. La pregunta entonces es: ¿Por qué estos altos cargos dicen una cosa, y sus asesores jurídicos la contraria? ¿Y por qué no lo han solucionado ya si están convencidos de que las coberturas no son las adecuadas? ¿Quién gobierna entonces de verdad? ¿Quién ha dado el visto bueno a esas pólizas durante los últimos diez años?¿Se va a solucionar, o no se va a hacer nada porque está todo tan perfecto como sostienen los asesores? ¿Nos metemos entonces todos en un velódromo, o si tenemos un accidente entrenando por alguna carretera nos buscamos la vida y decimos al de la ambulancia que no estamos federados para que nos atienda la Seguridad Social, no vaya a ser que la Mutualidad nos pase una enorme factura?

Si pedís los certificados que propongo en otro lado del Blog, quizás no tengan más remedio que pensárselo mejor antes de sostener afirmaciones indefendibles.