Proteger ayuda, sobreproteger perjudica

El Blog de Luis Pasamontes

Luis Pasamontes

Proteger ayuda, sobreproteger perjudica
Proteger ayuda, sobreproteger perjudica

He sido ciclista profesional durante años y ahora soy ciclista, pero no olvido todo lo que he vivido.  Aún tengo presente en mi mente la fatiga que se arrastra en una carrera de tres semanas. Cuando me preguntan cual ha sido la competición más dura que he disputado, el puerto más exigente que he subid… siempre respondo lo mismo; “depende del momento, de la situación, del día, de muchos factores”.

He subido puertos de gran desnivel, exigentes, pero en un estado de forma excelente, sin haber tenido que trabajar en exceso durante la etapa, en buenas condiciones climáticas y no me parecieron tan duros. Por el contrario he subido puertos de tercera categoría después de intentar filtrarme en escapadas, bajo la lluvia y el frio, bajo un calor asfixiante, con un ritmo desde el kilómetro cero tremendo y parecerme el puerto más duro de la geografía mundial.

Hoy quiero compartir con vosotros mi punto de vista sobre dos situaciones vividas durante esta Vuelta a España y siempre teniendo presente lo más importante: el aspecto deportivo. El pelotón llegó con más de media hora de retraso en la etapa de Urdax Dantxarinea, las circunstancias de carrera así lo quisieron. Una fuga sin peligro para la general, equipos que no están representados en la misma y no tienen intención de echarla abajo por estrategia, un fin de semana muy intenso por delante, además de la dureza de las anteriores etapas. El equipo del líder tira con dos de sus hombres al ritmo mínimo para gastar pocas energías y entrar dentro del cierre de control, comparto su estrategia. Para muchos una falta de respeto por parte de los corredores, un despropósito deportivo… para mí una etapa más. Una vuelta de tres semanas son 21 días, como mínimo un 90% muy rápido y alguno más lento. ¡Ojo! ir lento no significa pedalear de paseo, no pensemos que viendo los datos de los potenciómetros todos somos capaces de hacer eso. No olvidéis que hay que valorar cada día pensando en lo que llevan en sus piernas y en lo que les queda. No me parece justo catalogar al deportista de irrespetuoso por esta acción, en concreto. Pensar que en los equipos hay nueve ciclistas y hay que intentar cuidarlos al máximo, que gasten lo justo, en el momento oportuno.

Los patrocinadores y los contratos de los deportistas se renuevan por buenas actuaciones, por buen rendimiento, pese a quien le pese. El espectador está en su derecho de quejarse, de decir que deben ir más rápido, pero la realidad es otra, hay que correr de manera inteligente. Me gusta ser claro, intentar trasladaros mi opinión sincera. Si solo un equipo se pone a tirar del resto, sin ningún motivo más que el de llegar antes a la meta… creedme que lo pagarán más adelante con el cansancio de sus corredores. Ahora bien, otra cosa es que todos los equipos que no llevan a nadie en la fuga pongan a dos corredores a relevos para que el tiempo de perdida no sea tan alto y para equiparar el gasto. Nadie quiere machacar a un ciclista sin un objetivo y, sinceramente, el de llegar con mejor horario a meta no es un objetivo deportivo.

Fue una etapa lenta, pero no una falta de respeto, entraron dentro de los límites establecidos. Al día siguiente vuelan desde el kilómetro cero, espectáculo nada más comenzar, movimientos, ataques, equipos en bloque tirando, gregarios quedando exhaustos tras el trabajo, ruedan por encima del mejor horario previsto. Son los mismos, nada ha cambiado, bueno sí, la situación de carrera, la intención de todos por conseguir un objetivo. En la etapa más corta de la vuelta los ciclistas calientan en sus rodillos antes de salir, suenan los tambores de guerra, lo tienen claro, batalla, se masca la tensión. Ofrecen una de las etapas más espectaculares que recuerdo como aficionado y como ciclista profesional. Sin embargo se ve empaña por el fuera de control de más de 80 ciclistas, llegan 20 minutos por encima del límite.

Dentro de ese grupo, son algunos los PROFESIONALES que quieren tirar y pedalear para llegar en el tiempo establecido, pero a otros les invade la desidia y se hacen fuertes pensando que no van a ser capaces de echar a medio pelotón. No me parece justo, por los que han dado todo adelante, por los que estaban atrás y querían pedalear para minimizar la perdida  y por lo que resta de carrera. Tener en cuenta que dejar en un grupo rezagado a gran parte de corredores de un equipo, forma parte de la estrategia. Si tiras fuerte adelante, sabes que ellos también tendrán que desgastarse atrás para poder salir al día siguiente. Si esto no ocurre, volvemos a una situación parecida a lo que comentábamos, sólo unos pocos han gastado energías. Un ciclista que no está atravesando una enfermedad, que no ha sufrido una caída y no llega dentro del cierre de control, no está en condiciones de seguir en una carrera de tres semanas. Cuando son dos o tres los ciclistas que no llegan, se van a casa. Os puedo asegurar que unos minutos por encima del cierre de control, no pasaría nada, los propios jueces tendrían el detalle, pero 20 minutos me parece excesivo. Un pelotón mermado desluce ¿y un pelotón con ciclistas que no deberían estar ahí no desluce? Amo el ciclismo y respeto al ciclista, pero no sobreprotejo. Seguiré disfrutando de esta magnífica Vuelta y seguiré con mi postura: Defender al ciclista y al ciclismo, pero criticando lo que le perjudica. Esta es mi opinión, no la correcta, la mía.

Luis Pasamontes

@pasamontesluis