¿Qué es el entrenamiento invisible?

Alimentación, hidratación y gestión del estrés son aspectos fundamentales que mejoran el rendimiento
Doctora Mariona Violán, Médico especialista en Medicina del Deporte -
¿Qué es el entrenamiento invisible?
¿Qué es el entrenamiento invisible?

El concepto de entrenamiento es global y esto incluye aspectos fundamentales que mejoran el rendimiento, como:

Descansar bien y recuperarse adecuadamente

Dormir bien y tener un sueño reparador

Comer bien y adecuadamente al rendimiento exigido

Hidratarse adecuadamente

Gestionar el estrés y las situaciones tensionales derivadas de la competición o del ámbito personal

En este artículo nos centraremos en los tres últimos puntos: alimentación, hidratación y gestión del estrés.

¿Por qué la nutrición y la hidratación, se considera parte del entrenamiento?

La hidratación es extremadanamente importante y hay que saber escoger una bebida, idealmente isotónica, en los momentos de la recuperación, ya que nos ayudará a la absorción de agua y a recuperar la reserva energética en nuestros músculos de manera más rápida y efectiva. Existen multitud de bebidas de este tipo con distintos sabores tan diversos como una cerveza 0,0 isotónica, adecuada para después del ejercicio moderado. Ésta es una opción natural y tiene el sabor agradable y refrescante de una cerveza 0,0. El sabor de la bebida es importante ya que puede ayudar a que se consuma más fácilmente la cantidad adecuada de líquidos y propiciar, de esta manera, una adecuada hidratación post-ejercicio. Es importante no tomar bebidas alcohólicas, optando por las opciones 0,0.

Por otro lado, en cuanto a la alimentación, las reservas de energía del cuerpo necesitan ser complementadas después del ejercicio, pero también es importante concentrarse en mantener estas reservas a lo largo del entrenamiento. Es clave que las personas se aseguren de que están recibiendo las cantidades y calidades nutricionales necesarias de manera individual y adecuada a su esfuerzo físico y composición corporal, no todo vale para todos, en términos de nutrición e hidratación. También es clave la temporalización de las ingestas adaptadas a los horarios de entrenamiento y las combinaciones de entreno y horario laboral.

¿Tan importante es la gestión del estrés?

Sin duda es un elemento clave, un pilar fundamental si se quiere tener excelencia y mejorar el rendimiento. El estrés no se tiene que ver como algo negativo, nos mantiene en alerta y es necesario, pero se tiene que saber modular su intensidad y también optimizarlo. Son muchas las técnicas y soluciones para conseguir esta adaptación en positivo (técnicas de relajación, sesiones de mindfulness, psicoterapia, etc.). Las causas de situaciones estresantes no siempre son debidas al entrenamiento, la vida de la persona tiene muchas variables que pueden afectar nuestra percepción sobre situaciones familiares, sociales, emocionales, profesionales, económicas, académicas, laborales, etc.

Estas estrategias básicas que se pueden implementar en varias partes de la semana de entrenamiento ayudaran a restaurar el tejido muscular más rápidamente, evitar lesiones y sobrecargas, evitar el síndrome de sobreentrenamiento y ayudar a que tu mente se sienta más descansada y con ganas de seguir entrenando.

No se debe pensar que por parar a descansar, a meditar y a beber y comer (adecuadamente y tranquilamente) se está perdiendo el tiempo.