Entrenamiento: ¿Quieres hacer la Quebrantahuesos desde el ordenador?

Te contamos, tramo a tramo, en siete divisiones, cómo afrontar con éxito la marcha más importante de nuestro calentario cicloturista
admin -
Entrenamiento: ¿Quieres hacer la Quebrantahuesos desde el ordenador?
Entrenamiento: ¿Quieres hacer la Quebrantahuesos desde el ordenador?

Del mismo modo que Chema Arguedas nos mantiene en forma a lo largo del invierno, ahora ha decidido guiarnos a través del asfalto de los más de 200 kilómetros de la Quebrantahuesos. Y no lo hace de manera gratuita, Chema es una de las personas que más veces ha realizado este recorrido, tanto en el seno de la marcha como por su cuenta. Relájate, presta atención a los siguientes consejos y, si no tienes la fortuna de asistir a la marcha, por lo menos conocerás todos los pormenores de su espectacular recorrido.

 

PRIMER TRAMO

Sabiñánigo-Castiello de Jaca

Este tramo tiene una alta complejidad debido a la aglomeración de cicloturistas, más que por la orografía del terreno. Nada más salir del Polígono industrial donde tiene lugar la salida, se toma un desvío hacia la izquierda para acceder a la variante de Sabiñánigo. Se va con muchas prisas, porque se quieren adelantar posiciones y el colega con el que has venido se pierde en un mar de bicicletas.

Una vez que nos incorporamos a una carretera ancha y con buen asfalto, tenemos unos pocos kilómetros hasta que nos adentremos en la localidad de Sabiñánigo.

Los primeros comienzos son en sentido descendente para con un tobogán afrontar el primer repecho. En condiciones normales se agarraría, pero debido al rebufo de los pelotones y la frescura de piernas...se vuela. Los nervios son evidentes entre muchos participantes y cualquier maniobra extraña puede provocar una caída.

Una vez coronado, el primer repecho de la jornada, son unos kilómetros con un desnivel favorable y la velocidad se hace vertiginosa.

Llegamos a la entrada de Sabiñánigo, para lo que hay que hacer un giro a derechas bastante acentuado. La carretera se estrecha y se hace un embudo. Ojo con "las cruzadas". Se pasa de ir a más de 40 km/h a tener que casi parar, para tomar la curva con garantías debido a la gran cantidad de ciclistas.

Los primeros pelotones van ocupando, casi en su totalidad, toda la calzada. Según van transcurriendo los minutos y el polígono escupe cicloturistas, el riesgo va decreciendo así como la velocidad, salvo algún despistado que va haciendo una contrarreloj porque se ha dormido.

Una vez que entramos en la localidad Sabiñánigo, la gente empieza a ocupar las aceras y lados de la carretera. Llegará un momento en el que mires hacia donde mires, sólo verás gente y oirás gritos. Al llegar al centro urbano, encontraremos una rotonda que tomaremos a izquierdas. Tomamos una calle estrecha, con pendiente negativa y a mucha, mucha velocidad. Si de repente escuchas tu nombre o una voz familiar?no te vuelvas porque la podrías liar parda, como se suele decir.

Una vez que dejamos a la izquierda la estación de tren y autobuses, abandonamos Sabiñánigo y se ensancha un poco más la carretera. El terreno es ligeramente ascendente, aunque a ti no te lo parezca ese día. Son unos pocos kilómetros, hasta que nos acercamos a la general de Jaca. Unos quinientos metros antes de la incorporación, ya pica bastante el terreno.

Tenemos aproximadamente quince kilómetros hasta llegar a Jaca. La mitad de ellos son un terreno que pica hacia arriba y la otra mitad, son muy favorables. Los pelotones son muy grandes y se ocupa toda la carretera, arcenes incluidos. Suele haber coches apartados en el arcén, por lo que se producen numerosos frenazos para esquivarlos. Debido a la tensión y los nervios, suelen acabar alguna montonera. Como siempre son una lotería, pero si evitas los frenazos bruscos, contribuirás a reducir el riesgo.

Al llegar a lo que sería la entrada a Jaca Sur, nosotros continuamos dirección Francia. Otro repecho de unos quinientos metros con carril de vehículos lentos. Por supuesto, el plato grande se ha quedado soldado de salida.

Los últimos pelotones de la cicloturista ruedan con mucha menos tensión debido a que son grupos mucho menos numerosos. Pelotones de veinte ciclistas, treinta, en fila de dos... Tienen escapatoria a ambos lados, y los vehículos estacionados en los arcenes no les afectan.

Nos habíamos quedado coronando el repecho. Tendremos escasamente un par de kilómetros y a continuación viene una bajada peligrosísima de un kilómetro con un porcentaje negativo que rondará el 8%-10%. Por encima de la marcha se encuentra un puente donde se agolpa la gente para saludar. Déjate de soltar la mano para decir adiós, porque te puede costar muy caro. Es mejor dejar distancia entre unos y otros y no perder de vista a los de delante. Una vez termina la bajada, tenemos un falso llano, picando siempre hacia arriba, hasta llegar a Castiello de Jaca.

CONTINUA EN LA SIGUIENTE PÁGINA

Te recomendamos

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...

Lo último en tecnología para proteger y optimizar el rendimiento del ciclista: así so...

Con los hermanos Simon y Adam Yates, Esteban Chaves y Matteo Trentin como grandes ref...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...