Qué debes revisar antes de comprar una bici de 2ª mano

Conviértete en un experto siguiendo nuestros consejos para evitar que se cumpla el refrán “lo barato al final sale caro” y poder disfrutar de la bici -usada- de tus sueños sin sorpresas.
José V. Gisbert / Fotos: Álvaro Palomar -
Qué debes revisar antes de comprar una bici de 2ª mano
Qué debes revisar antes de comprar una bici de 2ª mano

Normativa

Compraventa entre particulares, Código Civil, libro IV, título IV, artículos 1445 y siguientes.

De entre todos estos artículos, debemos mostrar especial atención en aquellos que exigen una responsabilidad por parte del vendedor ante lo que se denomina “vicios ocultos”, aunque éste no tuviera conocimiento de que existían, pues cuando una bicicleta que compramos resulta tener algún defecto, el vendedor está obligado a su reparación dentro de los seis meses posteriores a la compra. Es una especie de garantía entre particulares. Pero no olvidemos que el requisito más importante es probar la existencia del documento de compraventa.

Información

1- Pregunta cuántos kilómetros tiene y de qué año es, por qué la vende, qué le ha cambiado, qué funciona mal o se debe arreglar. Pide la factura y revisa los números de serie.

 

2- Con ayuda del metro, toma medidas y verifica si es la talla anunciada. Como mínimo debes comprobar la distancia el eje de pedalier y el cierre del sillín, y la del tubo superior.

 

3- Revisa los componentes, deben ser los mismos que los descritos en el anuncio. Quizá sean diferentes o los hayan cambiado por otros de calidad inferior antes de hacer las fotos.

Cuadro y horquilla

1- Busca fisuras o desperfectos pasando los dedos por el cuadro y horquilla, especialmente por las zonas de unión de los tubos. Desconfía de pegatinas que no sean las originales.

 

2- Mueve el manillar a ambos lados con la rueda levantada, debe girar con suavidad. Siéntate sobre el tubo, acciona el freno delantero y empuja el manillar. No debe haber holgura.

 

3- Quita la tapa de la potencia para ver hasta dónde llega el tubo de la horquilla. Desmonta la potencia y arandelas para comprobar si el tubo está fisurado por exceso de apriete. 

Transmisión

1- Usa el medidor de desgaste para saber si la cadena tiene vida útil o si hay que cambiarla por estirarse tras miles de kilómetros. En nuestro caso está para tirar a la basura.

 

2- En los platos y casete hay que verificar a ojo el desgaste. Si los dientes están muy afliados -como los de la foto- y la cadena no asienta bien, entonces necesitan un cambio.

 

3- Quita la cadena de los platos y gira las bielas para comprobar la suavidad de los rodamientos. Tampoco deberían tener holgura o tocará desmontar y cambiarlos por unos nuevos.

 

4- Los desviadores tienen una pequeña holgura incluso cuando son nuevos, pero si mueves la patilla y ésta se desplaza varios milímetros a los lados, los cambios no serán precisos.

 

5- El núcleo del buje puede estar estropeado. Comprueba que funciona correctamente -debes escuchar los trinquetes- girando la rueda trasera hacia delante sin que toque el suelo.

 

6- No te olvides de los cables y fundas, echa un ojo a los tensores del cuadro y sus uniones con las fundas, que los extremos de los cables no estén deshilachados y sin tope...

Frenos

1- Además de verificar que los frenos funcionan, examina las zapatas. El desgaste debe ser uniforme y corresponder con el material - aluminio o carbono- de la pista de frenada.

 

2- Si los frenos son de disco, mide su espesor con un calibre, que debe ser superior al mínimo que especifique la marca. Revisa, si es posible, el grosor de las pastillas de freno.

 

3- Las manetas de cambio y freno suelen acabar fallando cuando se golpean con el suelo; las rozaduras delatan las caídas. Mueve la leva de freno buscando una holgura excesiva.

Ruedas 

1- En cuanto a las ruedas, el primer paso consiste en buscar grietas en la llanta junto a las cabecillas de los radios. Si tiene alguna, la llanta debe sustituirse obligatoriamente.

 

2- Hay que poner especial cuidado con las cubiertas. Si están cuarteadas, con cortes o desgastadas -el perfil es cuadrado mirándolas de frente-, entonces habrá que sustituirlas.

 

3- Para saber si las ruedas están bien centradas, levántalas del suelo y gíralas mientras compruebas que la distancia lateral entre las zapatas y la llanta es siempre la misma.

 

4- Pasa la yema de los dedos por el flanco de frenada para comprobar si no está desgastada, rota o agrietada. No debería tener escalones o forma cóncava -más delgada en el centro-.

 

5- Aunque las ruedas estén bien centradas, quizá algunos radios estén destensados o todo lo contrario, excesivamente tensados, indicando que puede haber problemas en la llanta.

 

6- Con las ruedas desmontadas de la bicicleta, gira el eje para comprobar si los rodamientos se encuentran en buen estado, es decir, que no tengan holgura y que rueden con suavidad.

Componentes

1- Quita la tja del sillín para cerciorarte de que no esté atascada en el cuadro. A veces ocurre cuando éste y la tija son de alumnio, o con cuadros y tijas ambos de carbono.

 

2- Una vez con la tija del sillín en la mano, echa un vistazo a la parte que va dentro del cuadro. No debería haber fisuras o grietas -longitudinales o a la altura del cierre-.

 

3- Otra zona que suele esconder fallos es el anclaje del manillar a la potencia. Quita la tapa frontal y fíjate en las áreas de contacto. No deberían estar hundidas o fisuradas.

 

4- Aunque implique quitar la cinta del manillar, revisar la zona que esconde a veces deja sorpresas como esta, en el que una caída ha dejado el manillar debilitado.

 

5- Los pedales deben girar -como en otros componentes- suaves y sin holgura. También hay que fijarse en la superficie de apoyo de las calas, que debe ser liso y no estar muy gastado.

 

6- Ten en cuenta que los roces en lugares como los laterales del sillín, la cinta del manillar y otros elementos, pueden demostrar que el dueño ha sido poco cuidadoso con su bici.

Prueba

1- Es imprescindible rodar con ella para comprobar que todo funciona correctamente. Prueba a soltarte de manos en marcha, debería ir recta y  no desviarse hacia el mismo lado.

 

2- Prueba todas las combinaciones de platos y coronas. Debe sincronizar correctamente y la cadena no caer del plato grande o pequeño, tampoco colarse entre los radios y el casete.

 

3- Si llegáis a un acuerdo, pide una fotocopia del DNI al vendedor, que junto al contrato de compraventa entre particulares firmado será la prueba de que la bici ahora es tuya.

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...