Informe: ¿Qué pedales me compro?

Descubre los pros y contras de los distintos sistemas.
Yago Alcalde - www.ciclismoyrendimiento.com -
Informe: ¿Qué pedales me compro?
Informe: ¿Qué pedales me compro?

Uno de los puntos de contacto del ciclista con la bici es el pedal. A través de él se transmite la fuerza de las piernas a las bielas, y por lo tanto, a la bici. Como muchos de vosotros sabréis, en el mercado existen varias marcas de pedales automáticos, cada una con unas características propias. Veremos en qué se diferencian cada una de ellas, que ventajas y  que inconvenientes pueden tener. De esta forma, tendremos un mejor criterio a la hora de elegir unos u otros pedales. 

Los primeros pedales automáticos datan del año 1895, y fueron inventados por Charles Hanson. Sin embargo, no fue hasta 1971 cuando se empezaron a fabricar en serie. En ese año, Cino Cinelli diseño un modelo de pedal automático para pista cuyo sistema de sujeción del pie al pedal solo se podía realizar manualmente. Por esta razón, su aplicación estaba muy limitada en el ciclismo en ruta. En 1985, de la mano de Look, Bernard Hinault utilizó los primeros pedales automáticos para el ciclismo en ruta. Es curioso ver fotos de la época en las que todos o casi todos los corredores van con rastrales menos el pentacampeón francés. Desde entonces, se han ido desarrollando distintos sistemas de pedales.

Grados de rotación

Publicidad

En la actualidad del ciclismo en carretera, básicamente encontramos 4 marcas o sistemas de pedales: Look, Shimano (SPD y SPD-SL), Time y Speedplay. La principal diferencia que encontramos entre ellos desde el punto de vista del funcionamiento está relacionada con la cantidad de movimiento rotacional del pie que cada uno permite cuando enganchamos la zapatilla al pedal. Algunos sistemas fijan el pie totalmente, es decir, tienen 0 grados de rotación. El pie se queda fijo en la posición en la que hayamos enganchado. Otros sistemas, sin embargo, dejan al pie casi total libertad para girar antes de que actúe el mecanismo que libera el pie del pedal. Así pues, a la hora de elegir el pedal automático que queremos utilizar podemos preguntarnos si queremos llevar el pie totalmente fijo o si por el contrario preferimos tener la opción de poder rotar el pie una vez hemos hecho “click” en los pedales.

Una pregunta clásica es precisamente esta: qué es mejor, ¿llevar el pie fijo o dejar que el pie se mueva? Y la respuesta no es precisamente fácil. Si nos fijamos en el pelotón profesional, comprobaremos que muchos de ellos prefieren llevar el pie totalmente fijo en el pedal. Su percepción es que de esta forma la pedalada es más directa y digamos que notan que así no pierden fuerza al pedalear. Sin embargo, a nivel cicloturista, la creencia es más bien la contraria: cuanto más movimiento mejor para no sufrir lesiones de rodilla. ¿Quién está en lo cierto? Todos y ninguno. Unos son mejores para algunas cosas y otros para otras. Digamos que unos pueden ir bien para unos ciclistas y sin embargo no tan bien para otros. No hay duda en que cuando se pedalea con el pie fijo la sensación de unión con el pedal es mayor, y por lo tanto, parece que aprovechamos mejor la pedalada. En cierto modo, lo que estamos consiguiendo es una gran estabilidad para el pie. Sin embargo, hay ciclistas cuyas rodillas no toleran este nivel de rigidez y enseguida notan molestias o dolores si usan un pedal que no les permite rotar el pie, por muy bien que esté colocada la cala.

Publicidad

Cuando se usan pedales con calas fijas, el ajuste de la cala es fundamental para evitar lesiones en las rodillas, ¡mucho más que con los otros sistemas! Al ajuste que nos referimos es a la rotación que le demos a la cala en relación al eje longitudinal de la zapatilla, que determina el ángulo del pie cuando estamos pedaleando. En función de cómo esté la cala situada, podremos llevar el pie en posición neutra (paralelo a la biela), rotado externamente (talón hacia al biela) o rotado internamente (talón hacia fuera). Solo nos queda determinar cuál es la posición correcta del pie para cada ciclista, lo cual no es precisamente sencillo, ya que esta dependerá de una serie variables, principalmente anatómicas, que son particulares de cada ciclista. Esto quiere decir que aunque muchos ciclistas van bien colocando los pies en posición neutra (alineados con las bielas), otros muchos no irán cómodos o se lesionarán si no pueden pedalear metiendo o sacando un poco los talones. Así pues, si se opta por las calas fijas, es muy importante ajustar con precisión la rotación que le damos a la cala para que los pies pedaleen con la rotación menos lesiva para cada ciclista. En general, la posición correcta de los pies está determinada por la trayectoria que las rodillas recorren durante el pedaleo. Los ciclistas cuyas rodillas vayan perfectamente verticales y en paralelo al cuadro es posible que como más cómodos se encuentren es con los pies en posición neutra o con los talones ligeramente girados hacia las bielas. Cuando las rodillas tienden a alejarse del cuadro en la parte ascendente de la pedalada la tendencia es a pedalear con algo más de rotación externa talones hacia las bielas). Y al contrario cuando el patrón de pedaleo es más bien con un movimiento de rodillas hacia el cuadro: pies neutros o ligeramente rotados internamente (talones hacia fuera). Aparte del recorrido y el movimiento de las rodillas, en general la posición de los pies cuando pedaleamos, también se asemeja a la que llevamos cuando caminamos, por lo que también es un factor a tener en cuenta.

En la actualidad, existen tres pedales que permiten llevar pie fijo:

  1. Pedal Look con cala negra.
  2. Pedal Shimano SPD SL con cala roja.
  3. Speedplay Zero.  

El otro sistema de calas es aquel que proporciona al pie algunos grados de rotación una vez está la zapatilla enganchada al pedal. Es decir, permite al ciclista mover ligeramente los talones hacia la biela o en dirección contraria sin que el pedal se desenganche. El principal beneficio de este tipo de sistema es que no precisa un ajuste excesivamente preciso, ya que el pie tiene cierta libertad de movimiento. Esto hace que la unión rodilla-pie sea más natural, y por lo tanto, se reducen las molestias de rodilla asociadas a una incorrecta colocación de la cala debido a que el ciclista coloca el pie más o menos como prefiera. Por este motivo, estos sistemas son los más utilizados en general, ya que es más difícil lesionarse con ellos y  su colocación no es demasiado complicada. Dentro de estos sistemas, encontramos diferentes grados de libertad de rotación, desde un grado hasta 15 grados:

  1. Pedal Look con cala gris: 4,5 grados.
  2. Pedal Look con cala roja: 9 grados.
  3. Pedal Shimano SPD SL con cala azul: 2 grados.
  4. Pedal Shimano SPD SL con cala amarilla: 6 grados.
  5. Pedal Shimano SPD: 10 grados.
  6. Pedal Time: 5 grados.
  7. Pedal Speedplay: ajustable, desde 1 hasta 15 grados. Las calas están provistas de unos pequeños tornillos que permiten regular con precisión la rotación del pie así como los grados de rotación que se desee.

Señalar que en algunos casos y para ciertas lesiones, un grado excesivo de libertad de rotación del pie no es recomendable, ya que puede generar inestabilidad en el pie así como en la rodilla. A veces es necesario limitar la rotación del pie para evitar o corregir lesiones. Esto suele suceder con ciclistas que tienen algo de rotación en la cadera y pedalean de manera muy asimétrica (una rodilla hacia fuera y la otra hacia dentro).

Ajuste anteroposterior de la cala

Publicidad

Como explicamos en uno de los números de la revista Bicisport, el ajuste más importante de la cala es el que realizamos cuando desplazamos la cala hacia delante o hacia atrás en la zapatilla. Aquí encontramos unas pequeñas diferencias entre unos pedales y otros. Unos permiten más ajuste otros. Por orden de mayor a menor recorrido de ajuste podemos hacer una clasificación de los diferentes pedales:

  1. Shimano SPD (cala de montaña).
  2. Speedplay con adaptador “cleat extender base plate kit”.
  3. Time.
  4. Shimano SPD SL.
  5. Speedplay montaje directo.
  6. Look.

En ciertas ocasiones y en función de las zapatillas de ciclismo que se utilicen no es posible conseguir la posición de las calas ideal si las calas no disponen de mucho recorrido. Es relativamente frecuente encontrar situaciones en las que con la cala atrás del todo no se consigue una colocación de la cala adecuada, es decir, el apoyo del pie sobre el pedal se realiza más con sobre el dedo gordo que sobre la zona del metatarso (más atrás). Con bastante frecuencia, esto genera sensaciones de pies dormidos o dolores en dicha zona.

Ajuste lateral de la cala

El tercer ajuste de la cala y quizá el menos importante en la mayoría de los ciclistas es el lateral, que permite, imaginando que tenemos el pie en paralelo a la biela, alejar o acercar el pie de la bici. Este ajuste puede ser importante para aquellos ciclistas cuyas rodillas se desvíen excesivamente respecto a la posición de los pies. Si las rodillas se van hacia fuera, el ciclista seguramente pedaleará mejor si separa un poco los pies de las bielas. Y al contrario si la tendencia es a pedalear con las rodillas pegadas al cuadro. Mejorará si acerca los pies a las bielas. Aquí también encontramos diferencias entre unos pedales y otros. Speedplay es el que más rango de ajuste lateral ofrece, en torno a 8-9mm. Además, a diferencia de lo que sucede con otros pedales, este ajuste es independiente del rotacional. Look y Shimano SPD SL ofrecen unos 2mm siempre y cuando la cala no tenga rotación. Time ofrece dos anchuras en función de cómo situemos las calas en la zapatilla. Para casos especiales, Speedplay ofrece la opción de utilizar ejes más largos o más cortos respecto al estándar.

Resumiendo

Como se puede comprobar, digamos que no existe el pedal perfecto. Y con todos ellos se puede conseguir una buena conexión entre el pie del ciclista y la bicicleta. Desde el punto de vista del biomecánico, Speedplay es el pedal que más opciones de ajuste ofrece, lo cual se traduce en que con ellos es más sencillo conseguir un ajuste perfecto del pie respecto al pedal con la mayoría de los ciclistas. Además de las características anteriormente citadas, los pedales Speedplay son los únicos que permiten añadir alzas (correctores de dismetrías) en el propio sistema del pedal. En los demás pedales, estos suplementos sobresalen por fuera de la cala y sufren un mayor deterioro. Por último, señalar que los pedales Speedplay sitúan el pie más cerca del pedal por el tipo de cala, unos 5mm si lo comparamos con los demás pedales. Esto supone que la altura del sillín debería ser 5mm más baja si pasamos de cualquier pedal a Speedplay.

 

 

VENTAJAS

INCONVENIENTES

Speedplay Zero

Muchos ajustes posibles.

Doble cara.

Posibilidad de usar ejes de diferente longitud.

Es el sistema con el que peor se camina.

Las calas son caras.

Look Keo

Muy ligeros en modelos de gama alta.

Facilidad para rotar la cala.

Poco ajuste anteroposterior.

Poco o nulo ajuste lateral.

Desgaste rápido de las calas.

 

Shimano SPD SL

Buena durabilidad y poco mantenimiento.

Facilidad para caminar.

Dificultad para desenganchar en ciclistas pequeños.

Poco o nulo ajuste lateral. 

Shimano SPD

Gran ajuste anteroposterior.

Total facilidad para caminar.

Poca superficie de apoyo.

Muy difíciles de suplementar con alzas.

Time Xpresso/RXS

Muy ligeros.

Facilidad para caminar.

Buen ajuste anteroposterior.

 

No ofrece posibilidad de calas fijas. No tiene ajuste lateral.

Las calas duran poco porque los tornillos traseros no tienen arandelas.

 

Publicidad
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...