Publicidad

mecanica

Descubre y elimina los ruidos, crujidos y roces

Si dar pedales se ha convertido en un suplicio porque tu bicicleta parece una orquesta de ruidos, evítalos siguiendo todos los pasos hasta encontrar su origen y silenciarlos.
Jose V. Gisbert - Fotografía: wwww.ojodepezfotografos.com -
Descubre y elimina los ruidos, crujidos y roces

Herramientas:

Llaves allen, llave torx T30, destornilladores, dinamométrica, aceite, grasa y pasta para carbono.

PEDALIER

El origen más habitual de los ruidos son las cazoletas del pedalier. En estos artículos, Más vida para tu pedalier y Más vida para tu pedalier II, os enseñábamos cómo desmontarlas para limpiar y echar grasa para que no suene.

 

Sin desmontar las cazoletas podemos engrasar y apretar, con la llave dinamométrica al par correspondiente, los tornillos de la biela izquierda. Quizá así deje de crujir.

 

La zona de contacto de los platos con la araña de las bielas también pueden ser el origen de ruidos al pedalear. Con una fina capa de grasa lo solucionaremos.

 

También debemos aplicar un poco de grasa en las roscas y zona de apoyo de todos los tornillos de los platos antes de apretarlos, en este caso con una llave torx T30.

 

Las roscas de los pedales pueden crujir si no están engrasadas. Aplicando una pequeña cantidad facilitaremos su desmontaje, evitando que el eje se quede agarrotado.

 

No debemos olvidar revisar los tornillos de las calas. Si están sueltos pueden hacer ruido al pedalear, con un sonido que puede hacernos creer que es el eje de pedalier.

 

TRANSMISIÓN

La tarea de mantenimiento más habitual consiste en lubricar la cadena para que se deslice con suvidad y no chirríe, pero a más de uno se le suele olvidar echar aceite.

 

El desviador delantero puede rozar con la cadena o los platos dependiendo del desarrollo que llevemos. En este artículo os enseñábamos como regularlo.

 

En el caso de utilizar un desviador con abrazadera, hay que vigilar que el tornillo no esté flojo, de lo contrario podrían aparecer crujidos al cambiar de plato.

 

Un mal ajuste del tornillo del tope de la corona grande o de la pequeña, o el tornillo que regula la distancia de la roldana a la grande puede causar roces.

 

Uno de los orígenes más comunes de los ruidos en la transmisión se puede solucionar regulando correctamente la tensión del cable para que la cadena no salte.

 

Tanto en cuadros con los cables de cambio y freno por el interior o el exterior, debemos lubricar con aceite los topes de las fundas para que no crujan.

 

COMPONENTES

La tija del sillín es otro punto propenso a dar problemas. Hay que engrasarla -sin pasarse- para evitarlos. Si el cuadro o tija son de carbono, usa pasta específica.

 

La abrazadera también hay que lubricarla en la parte que hace contacto con el cuadro, así como las roscas del tornillo allen de apriete.

 

Es imprescindible usar la llave dinamométrica con el par adecuado para no dañar el cuadro o la tija de sillín cuando alguno de estos elementos sea de carbono.

 

Solemos pasar por alto el engrase de las piezas que sujetan el sillín a la tija y las roscas de sus tornillos. Un poco de grasa evitará crujidos al sentarnos.

 

El tubo de la horquilla también necesita una capa de grasa o, si es de carbono, pasta especial. Evitaremos crujidos cuando agarramos con fuerza el manillar.

 

También hay que utilizar grasa o pasta de carbono en las zonas donde el manillar se une a la potencia. Para terminar, debemos dar el par adecuado a los tornillos.

 

RUEDAS

El roce de una zapata de freno con la llanta puede solucionarse centrando el puente o verificando que hemos puesto correctamente el buje en la horquilla.

 

En este caso, además de hacer ruido, la zapata puede acabar rajando el flanco de la cubierta. Colócala lo antes posible o puedes tener un disgusto.

 

Un radio destensado o roto puede sonar a cada vuelta de la rueda. Apriétalo o cámbialo. También puede estar la rueda descentrada y rozar con la zapata.

 

Los rodamientos con el uso acaban cogiendo holgura y harán ruido. Habrá que cambiarlos excepto si no son sellados, en ese caso se pueden engrasar y regular.

 

La holgura de la vávula respecto al agujero de la llanta a veces causa una molesta vibración, sobre todo en llantas de perfil alto. Pero tiene solución.

 

Con cinta aislante alrededor de la válvula silenciaremos los ruidos. Debemos dar las vueltas justas o la válvula no pasará por el agujero de la llanta.

Te recomendamos

Diseñado tanto para competición como entrenamiento o salidas de grupeta y amigos, el ...

La proximidad del Tour de Francia ha activado el mercado de fichajes de cara a la pró...

La factoría suiza reafirma su sello de marca premium especializada en prendas de alta...

Descubre las mejores rutas para pedalear durante este verano en un destino único...

Lo más importante después de un duro entrenamiento es una buena recuperación...

Una bici plegable siempre es una buena opción si necesitas llevarla en el maletero...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.