Prueba: GT Grade

Rodar sin límites, sin importar el terreno que pisas, improvisando el camino sobre la marcha. Una sensación de libertad que se hace posible con el concepto gravel que tan de moda se ha puesto en los últimos tiempos.
Sergio Palomar -
Prueba: GT Grade
Pruebas de bicis

No hay que irse muy atrás en el tiempo para ver cómo se ha diversificado la oferta de bicicletas de carretera. De la situación de hace unos pocos años, donde la mayoría de las bicis buscaban deportividad y ligereza, a semejanza de las máquinas utilizadas por los profesionales, se ha ido pasando a una oferta cada vez más amplia para adecuarse al gusto y necesidades del ciclista. En estos momentos rara es la marca que no cuenta en su catálogo con tres tipos de bici: escaladora, aerodinámica y gran fondo. Ahora se les une la última moda que llega desde USA: el gravel. A primera vista muchos pensaréis que no es más que el típico nombre rimbombante que les han puesto a las bicicletas de ciclocross. La apariencia puede dar lugar a ese error, hasta que investigas un poco más y compruebas que la bici tiene una geometría muy tranquila o que los desarrollos son los habituales de un modelo de carretera, algo que a nadie se le ocurriría emplear en un circuito de CX. El gravel es otra cosa, se trata de rodar por donde te apetezca. Ir por la carretera y de repente girar y adentrarse en un camino que nos lleva a otra carretera; subir un puerto, en la cima tomar otro camino para buscar ese enlace que por asfalto nos llevaría demasiados kilómetros... El límite lo pone la imaginación. Si nos ponemos a pensar, no es un invento nuevo. En el ciclismo de antaño las bicis tenían que ofrecer esta misma dualidad. Lo que sí resulta novedoso es contar con unos cuadros especialmente pensados para ello: resistentes, con aplomo e incluyendo frenos de disco para mejorar el control cuando la cosa se ponga complicada. Aspectos que quedan perfectamente reflejados en esta GT Grade.

DESCUBRE AL DETALLE LA GT GRADE CON ESTA COMPLETA GALERÍA

Sin límites. La robusta horquilla con eje pasante de 15 mm es la gran responsable del aplomo que muestra esta bici cuando salimos del asfalto.

DOBLE PERSONALIDAD

Salirse del asfalto exige un bastidor resistente, pero a la vez la absorción se torna en vital para aislar en la medida de lo posible al ciclista de las irregularidades. Para ello los ingenieros de GT han combinado en el cuadro de la Grade una capa interior de fibra de vidrio, destinada a otorgar la máxima solidez, con la capacidad de filtrado de vibraciones del carbono que recubre su parte exterior, mientras que lidiar con los baches queda en manos de una estudiada estructura en la que el diseño de triple triángulo, seña de identidad de GT, sigue mostrando su efectividad en este aspecto al crear una continuidad entre el tubo horizontal y los finísimos tirantes. En la parte delantera la horquilla es tremendamente robusta, capaz de sobrevivir al trato más duro. Queda patente en sus musculosos brazos y en la inclusión de un eje pasante de 15 mm que aporta gran precisión, manteniendo una absorción más que correcta. En el conjunto sólo hay un parámetro que se ve claramente perjudicado. Parece obvio que todo lo que sea añadir robustez tiene su contraprestación en forma de gramos, es el precio de la polivalencia. Aun así, como podéis ver, el resultado final en la báscula no es descabellado si tenemos en cuenta que llevamos discos, ruedas y cubiertas anchas, etc.

A PRUEBA DE BOMBAS

Uno de los puntos clave a la hora de circular por los caminos lo encontramos en las ruedas. Son ellas las que deben recibir todos los impactos del suelo y a la vez mantenerse rígidas para no perjudicar el control de la bici. En la Grade no se hacen experimentos y se recurre a lo que funciona en el mundo de la BTT. Montaje clásico sobre unas llantas Stan's NoTubes ZTR Grail y unos indestructibles bujes DT 240. Como todas las llantas NoTubes, podemos convertirlas en tubeless tan sólo colocando el kit sellador que la marca comercializa y que en las nuestras venía instalado. Algo indispensable fuera del asfalto para ahorrarnos pinchazos. Nuestra unidad de prueba incluía cubiertas de ciclocross de 35 mm, muy aptas para caminos pero un lastre en la carretera, por lo que decidimos utilizar cubiertas lisas de 28 mm buscando la máxima polivalencia. Siguiendo con el repaso a la nómina de componentes no podemos pasar por alto el curioso manillar con los extremos de la curva muy abiertos. Resulta ideal cuando nos metemos en terreno complicado, ya que al abrir más los brazos ganamos un extra de estabilidad además de mayor palanca para dirigir la bici. Tanto caída como alcance son muy reducidos para mantener así al ciclista en una postura cómoda.

GEOMETRÍA

Las cotas que definen a esta Grade poco tienen que ver con las habituales de una bici de carretera. La búsqueda de la polivalencia obliga a aproximarse a las medidas de una BTT, algo que queda especialmente patente en el relajado ángulo de dirección y en las largas vainas. Con todo ello, la distancia total entre ejes no se dispara merced a un puesto de conducción corto y alto que sitúa al ciclista en una posición muy cómoda. Como no podía ser de otra forma, en su manejo prima ante todo la estabilidad, ya sea en asfalto o en camino, por lo que tendremos que poner mucho de nuestra parte si queremos obligarla en maniobras agresivas.

Marca de la casa. El diseño tradicional de GT de triple triángulo se emplea en la Grade para optimizar la flexión de la parte trasera, mejorando la comodidad.

RUEDA LIBRE

Probar esta Grade nos ha supuesto casi un retorno al pasado. Hemos recordado las rutas que hacíamos en los 90, en aquellas BTT de acero con horquilla rígida y cubiertas finas con las que nos daba igual devorar pistas que kilómetros de carretera. El sur de Madrid se ha convertido en el terreno ideal para hacer este test, con desniveles moderados y muchas pistas en buen estado donde la GT rueda casi como si fuera por carretera. Salvo por las cubiertas lisas que montamos, que exigen una mayor atención a la conducción con el terreno tan seco a finales del verano y las pistas pedregosas, prácticamente íbamos codo con codo junto a nuestros compañeros de ruta y sus bicis de montaña. En su otra vertiente, la de la carretera, es cierto que no es una bici para irse a hacer puertos, sobre todo por el factor peso, pero la hemos empleado en nuestras rutas habituales, también por las carreteras del sur de Madrid, y hemos acompañado a la grupeta sin mayor problema que las limitaciones que marcan nuestras piernas. Hemos de confesar que nos ha parecido un concepto muy divertido, en especial cuando vas improvisando la ruta: ahora carretera, ahora me meto por camino, salgo a otra carretera… y cuando miras el ciclocomputador ves que se te ha ido de las manos y has recorrido un buen montón de kilómetros más de los que esperabas hacer. Nos viene a la cabeza toda esa gente que vive en la Meseta, que hacen BTT principalmente por pistas y alternan con la bicicleta de carretera, en ambas disciplinas sin mayor afán competitivo que el picarse con los amigos de la grupeta. Aquellos que conciben el ciclismo de esta manera se encuentran de enhorabuena, porque en la Grade -y en las bicis gravel por extensión- está el eslabón con el que tener una sola máquina en casa. Incluso la hemos empleado en desplazamientos urbanos, en los que por su geometría cómoda y la seguridad de los frenos de disco cumple a la perfección. Sea cual sea tu filosofía ciclista, resulta muy de agradecer la posibilidad de contar cada vez con más opciones para elegir exactamente aquella que coincida con nuestra forma de andar en bici.

Agárrate fuerte. Cuando el terreno se complica se agradece el ángulo tan abierto de su manillar, con el que ganamos un plus de estabilidad y control.

GT GRADE

Cuadro

Cuadro GT EnduRoad Carbon

Horquilla GT Carbon, eje pasante 15 mm

Tallas 51 (XS), 53 (S), 55 (M), 56 (L),

58 (XL), 60 (XXL)

Transmisión

Bielas Shimano Ultegra 50/34

Desviador Shimano Ultegra

Cambio Shimano Ultegra

Mandos Shimano ST-RS685

Cadena KMC X11

Ruedas

Ruedas Llantas Stan's No Tubes Grail.

Bujes DT Swiss 240s

Casete Shimano 105 11-32

Cubiertas Ritchey Shield 700x35

Frenos Shimano BR-RS785

Componentes

Manillar GT Drop Tune RS

Potencia GT aluminio

Tija FSA K-Force Light

Sillín fi’zi:k Aliante

Cifras

Peso total 8,975 kg (sin pedales)

Precio 3.399 €

Distribuidor Macario Llorente, info@macario.com

Página web de GT  

Galería relacionada

Prueba: GT Grade

Te recomendamos

SKS organiza sus nuevas bolsas para bici en tres familias, y entre ellas, la de MTB e...

Si eres de los que acostumbra celebrar el 14 de febrero con tu “media naranja”, sea c...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La incorporación de los frenos de disco a las bicis más rápida del pelotón sigue impa...

Porque Mojácar tiene que estar en esa lista de Grandes Fondos que recorrer antes de m...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...