FOTOS. Giro de Italia 2011. 15ª etapa: Tormenta de Nieve

Euskaltel-Euskadi tiñe el Giro de naranja con el triunfo de Mikel Nieve en la etapa reina donde Contador vuelve a mostrarse atacante frente a Nibali fiero y atacante en el descenso del Giau pero con una crisis que le hizo volver a dejarse tiempo
admin -
FOTOS. Giro de Italia 2011. 15ª etapa: Tormenta de Nieve
FOTOS. Giro de Italia 2011. 15ª etapa: Tormenta de Nieve

El Val di Fassa, colosal como pocos, de los que hacen sentir pequeño a un gigante por sus tremebundas paredes verticales, rocas dolomíticas que llegan hasta el cielo, no cabe en una fotografía. Ni siquiera una panorámica en vídeo es capaz de captar la belleza inmensa de un paisaje que embelesa. Hay que patearlo, subirlo y pasearlo. Disfrutarlo. Un refugio que cuelga sobre una roca, indeleble y corros de nieve que acechan. La magnificencia de la belleza presta al deleite para la vista del ser humano. Difícil hacerlo en bicicleta, en las más de siete horas que duró la jornada, eterno sufrimiento sometido al cuerpo. Difícil en este Giro y más aún en esta etapa, cinco puertos en 230 kilómetros. 6.100 metros de desnivel y difícil, mucho con Alberto Contador atacante incluso cuando el segundo, que tras el Zoncolán era Nibali, a tres minutos y veinte segundos del madrileño agresor y atacante otra vez sobre el martirio del inmenso Gardeccia Val di Fassa. Un martirio también para Mikel Nieve, 26 años retorcidos en una pedalada moribunda y doliente. Expiraba el navarro las últimas pedaladas sobre el muro de piedra que conformaba su consagración falleciente, la de la victoria en la etapa con más puertos de la historia del Giro, la jornada de la corona por reina donde no pudo ni levantar los brazos. "He llegado muerto". Aún una hora después, ramo de flores en mano y besos de carmín cristalizados en su rostro lo seguía diciendo.

Mikel es un chaval al que le gusta romper las reglas, ser primero en todo. Es de Leitza, un pueblo donde los niños al nacer, en vez de pan lo hacen con una pelota bajo el brazo. De allí son Abel Barriola y Bengoetxea VI. Ilustres. Él tiró al campo, pero no al de las ovejas y el caserío propiedades todas ellas de su abuelo, pastor. Mikel se subió a los pedales para ser ciclista mientras su padre no veía el amanecer desde la fábrica y su madre cambiaba sábanas y limpiaba habitaciones en un hotel. Rompió los moldes, en el pueblo de la pelota y la familia obrera arriesgó los cuartos por un sueño. Cumplido. Tampoco se empeñó con ilusión en buscar trabajo como electricista, el módulo tras el bachillerato era "porque tenía que hacer algo". Escapó de aquello. Siempre lo hace.

Igual en el Giro, bestial, una exhibición marcada a pasos entre el Giau, la Marmolada y la agónica subida final, en el encumbramiento de la verticalidad de Val di Fassa. Y todo por culpa de los compañeros, eufórico el Euskaltel-Euskadi tras el éxito de Igor Anton en el Zoncolán. Él mismo le empujó. "Vamos, hoy tienes que meterte en la escapada y así ganar la etapa", le dijo Igor que, aún alucinaba. "Cuando me he levantado por la mañana he soñado que había ganado en el Zoncolán". Realidad. Igual que el arrollador Nieve. Sublime y superior no solo por fuerza,si no también por inteligencia pues la clave no estuvo en el final y su gestión, tampoco en inmiscuirse en la fuga buena ni en imponer su propio ritmo mientras caminaba en ese matador caminar que es la tierra de nadie. La llave del triunfo estuvo en el descenso de la Marmolada. Excepcional. Garzelli marchaba aún delante, muerto, como Nieve. El navarro recortaba segundos a cada dentellada hasta que llegó a su posición. Ni lo miró. Adelante, a por la gloria. Igual lo hizo en Cotobello, mismo perfil de etapa, mortífera y misma táctica: el martirio por la gloria.

Por allí, por la Marmolada pasó Contador delante. No quería sustos. Nibali ya le había atacado en el Giau. Loco. No sabe cómo hacerlo para desbancar al líder. Ataque de lejos en el descenso, una maravilla. Técnica y pericia sin igual la del escualo. Contador se metió en el congelador que era la etapa, lluvia y frío. Dejó marchar a Nibali, que apenas rascó una cuarentena de segundos mientras Lastras, para Arroyo y Rujano, para sí mismo reorganizaban la persecución. De ello se aprovechó Contador para echarle el guante, tiburón cazado con arpón. Noqueado quedó, en crisis mortecina, pues Nibali pagó los esfuerzos y en el ataque, que era consabido y de guión del madrileño, claudicó. "He visto la carrera perdida". En realidad ya la tiene. A cada paso que se acerca a Milán está más lejos de batir a Contador. Él y todos. También lo intentó Scarponi. Nada. Contador acabó tercero volviendo a noquear a sus rivales en la pared del Val di Fassa, plenos Dolomitas teñidos de naranja por una tempestad. La tormenta de Mikel Nieve.



PINCHA AQUÍ PARA VER TODAS LAS FOTOS DEL GIRO DE ITALIA





- Las etapas





- No los pierdas de vista

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Rafa se impone tras más de cuatro horas de partido en el Open USA y se quedá a sólo u...

El cacao en polvo te permite disfrutar de las ventajas del chocolate sin remordimient...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...

Llega un momento en la actividad de cualquier ciclista en el que es necesario hacer d...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...