Giro de Lombardía: Cunego estampa su "caricatura"

El italiano cumple los pronósticos y se lleva la última gran carrera de la temporada
admin -
Giro de Lombardía: Cunego estampa su "caricatura"
Giro de Lombardía: Cunego estampa su "caricatura"

Foto: Tim de Waele

Trinchera de guerra compuesta por un solo soldado. De nombre, Damiano Cunego. Experto licenciado. Guerrero. Corredor curtido en mil batallas. En las francesas, que tanto quebraderos de cabeza le traen cuando cada año deja incompletas las expectativas que se posan sobre él durante el Tour de Francia. En las españolas, donde acude como reválida, para superar el examen pendiente de aprobar de la ronda gala. En Italia. Tres de esos combates los ha desatado en Lombardía. En Madonna del Ghisallo. En Como. En Balisio. En San Fermo Della Battaglia. Allí siempre sale airoso. La batalla se la adjudica él. Es terreno vedado. Acotado por el corredor del Lampre. Indestructible.

 

Antes de tomar la salida, por la mañana, en la mundialista localidad de Varese, Cunego se estampó en su brazo izquierdo una caricatura calcada de otra misma pintada a mano. Simple. Un círculo con otros dos más pequeños dentro, que hacían las veces de ojos. Y una semi luna bajo ellos. La sonrisa. Con ella tomó la salida. En la misma ciudad que se colgó la medalla de plata a finales del mes de septiembre en los Mundiales de ciclismo. Pero no quiso amarrarse al frío metal. Se apegó a la mueca sonriente de su hija, Ludovica. Para ella iba a ser su carrera. Y para aquella carantoña que se tatuó en el brazo. La que le había sacado del pozo de la desmotivación en su agridulce temporada que ya finaliza.

 

Una caída mandó al traste todos sus planes de disputar la general en el Tour de Francia, después de renunciar a participar en el Giro. Otro se hubiera marchado a casa. Él no. Aquella décimo octava etapa, camino de Saint Etienne se marchó al suelo y llenó su rostro de heridas. Miró su brazo. Sus piernas. Podía seguir. Dibujó una sonrisa en su interior y se subió a su bicicleta. Aquel día cerró la clasificación de la etapa. Pero terminó. Poco después, decidió poner punto y final a su participación en la ronda gala y se descartó para los Juegos Olímpicos. Mazazo. Pero tenía a Ludovica, que en el mes de agosto cumplía tres años. Con ella sonreía. Y a ella le hizo un juramento. La tercera victoria en el Giro de Lombardía.

 

Ataque en Civiglio

Dicho y hecho. Cunego se grabó la mueca sonriente en su brazo. Optimista. Y barrió con todo a su paso. La potente escuadra del Lampre declinó su sacrificio por el ciclista de Cerro Veronese en detrimento de Alessandro Ballan. Juntos y ordenados. Así consiguieron dar caza a la media docena de corredores que marchaban en cabeza, entre los que se encontraban Pablo Lastras, Chris Sorensen, Stefano Garzelli y Michael Rogers. Poco tardó Cunego en marcar su territorio. En plena ascensión al Civiglio lanzó su ataque. Sin tapujos. Y suave. No forzó. Pero sus rivales sabían que era el definitivo. Le veían sonreír porque miraban su brazo. Dani Moreno, Chris Horner y Francesco Failli se marcharon con él.

 

No consiguieron que dejara de sonreír. Pero Cunego no quería acompañantes. Otra vez, sin apenas esfuerzo soltó al italiano y al norteamericano y se marchó en solitario. Así hasta Como. En busca de Ludovica. Exhibición. Le restaba por ascender San Fermo Della Battaglia. Puro trámite. Aquella batalla ya la tenía ganada. Ni Rigoberto Uran, ni Janez Brajkovic, que saltaron en los últimos kilómetros, pudieron darle caza. En meta, Cunego alzó un solo brazo. El que no llevaba la caricatura sonriente estampada. Ese ya lo había lucido durante la carrera. Le había dado fuerzas. Hoy, y durante toda la temporada.

 

Levantó tres dedos. Por los tres años de Ludovica. Por sus tres victorias en Lombardía. La de 2004, frente a Michael Boogerd e Ivan Basso. La de 2007, por delante del sancionado Ricardo Riccó y el olímpico Samuel Sánchez. El asturiano nada pudo hacer frente al poderío del Lampre, a pesar de que conectó con la cabeza de carrera gracias a su potencia en la bajada del alto del Civiglio. El tercer dedo en alto de Cunego fue, claro, por la victoria recién conquistada. También por los tres triunfos que hasta ahora atesoraba en 2008. La quinta etapa de la Vuelta al País Vasco. La Klasika de Amorebieta y la Amstel Gold Race. Y ahora, el cuarto. En su territorio. El Giro de Lombardía ya tiene sello. La mueca sonriente. Estampa de Damiano Cunego. ainara@ciclismoafondo.es

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Este variopinto paisaje que atraviesa tanto páramos ganaderos, reliquia de tiempos de...

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

Manteniendo su filosofía de sillines para todos, se amplía la gama con los nuevos SL...

El nuevo casco Spiuk Korben con acabado #Metalline Skin es el casco más avanzado de l...

Durante el último fin de semana de septiembre, en la celebración de 'Laurens Ten Dam ...

Llega la primera gravel de carbono de BH: así es GravelX Carbon...