Remco Evenepoel repite Clásica de San Sebastián por aplastamiento

Otra vez Evenepoel, y otra vez con aparente superiodad, el belga soltó un ataque lejano en Erlaitz, a 45 kilómetros de meta, y sumó su segunda victoria en San Sebastián. Tadej Pogacar cedió un rato antes, en Jaizkibel

David Castaño| Fotografía: Sprint Cycling Agency.

Evenepoel en la meta de San Sebastián.
Evenepoel en la meta de San Sebastián.

Remco Evenepoel (Quick Step) tiene muchas características que le convierten en un ciclista único, y una de ellas es su capacidad para soltar ataques lejanos y marcharse en solitario y devorar los kilómetros restantes a la meta. Lo hizo este año en la Lieja-Bastoña-Lieja, en 2019 en la Clásica de San Sebastián, y tres años después lo ha vuelto a repetir.

El crack belga ordenó a su equipo meter ritmo en Jaizkibel (7.4km al 5.8%), con éxito porque Tadej Pogacar (UAE) no lo pudo aguantar y se descolgó del pelotón, y unos minutos después soltó su estacazo en Erlaitz (4km al 10.4%), cuando restaban unos 45 kilómetros para llegar a San Sebastián, y fue metiendo tiempo a sus inmediatos perseguidores.

Se salió en la misma San Sebastián, en un día lluvioso y en el que se homenajeó a Alejandro Valverde (Movistar), y desde el principio se destacaron Théo Delacroix (Intermarché), Manuele Boaro (Astana), Casper Pedersen y Martijn Tusveld (DSM), Raúl García Pierna (Kern Pharma), Ibai Azurmendi (Euskaltel), Óscar Cabedo (Burgos), Jon Barrenetxea (Caja Rural) y Fabian Grellier (TotalEnergies).

El gran grupo dejó hacer pero hasta cierto punto, y es que los fugados no llegaron a coger en ningún momento una renta superior a los tres minutos. Con todo, superaron sin problemas el encadenado formado por Azkarate (4.4km al 7.7%), Urraki (8.8km al 6.6%) y Alkiza (4.5km al 5.8%) y lo culminaron con relativa diferencia (2'min) sobre sus perseguidores.

La diferencia se desmoronó en Jaizkibel (7.4km al 5.8%), donde Boaro, Tusveld, Azurmendi y Grellier, los últimos en aguantar de la escapada, fueron capturados y el ritmo creció a petición del marciano Remco Evenepoel, con éxito porque el alienígena Tadej Pogacar habló por el micro y acto seguido se echó a un lado para dejar pasar a los que de verdad iban con buenas piernas. Es lo que tiene haber hecho el Tour hace una semana.

Despejada la incógnita de Pogacar, se despejó la de Evenepoel y su forma de cara a La Vuelta a España. El belga atacó en Erlaitz (4km al 10.4%), dejó a Simon Yates (BikeExchange) coger su rueda y cuando se percató de que el británico no le iba a relevar, cogió vuelo y se marchó en cabeza.

Varios corredores intentaron recortar distancias pero Remco se aprovechó del Murgil Tontorra (2.1km al 9.9%) para ampliar las distancias hasta los 2 minutos con Pavel Sivakov (Ineos) y los 2'30"s con Tiesj Benoot (Jumbo), a la postre segundo y tercero en la meta próxima a la Playa de la Concha.

Carlos Rodríguez, que estrenaba maillot de campeón de españa en ruta, también hizo por contactar con Evenepoel, pero desgraciadamente para sus intereses, eso nunca es tarea sencilla, y menos cuando se acopla y toma posiciones. Finalmente, fue 5º y el mejor corredor nacional del día. Tres minutos antes, Evenepoel había obrado su más reciente exhibición. 

Clasificaciones

Quince primeros de la Clásica de San Sebastián
Quince primeros de la Clásica de San Sebastián

 

Nuestros destacados