'Skyminito'... del Rey Alejandro

El equipo británico dinamita el final de la primera etapa en línea con un vertiginoso ritmo y alcanza el liderato con el polaco Kwiatkwoski, batido por Valverde en un intenso mano a mano.
Texto: Juanfran de la Cruz. Foto: PhotoGomez Sport. -
'Skyminito'... del Rey Alejandro
Alejandro Valverde celebra su décima victoria de etapa en la Vuelta a España.

No están en la Vuelta 2018 ni Chris Froome, su actual campeón y último ganador del Giro, ni Geraint Thomas, reciente vencedor del Tour, pero en la ruta hacia el Caminito del Rey, final de la segunda etapa de la Vuelta a España, el trabajo frenético del equipo Sky era el mismo del que ellos tanto se benefician. La escuadra británica implementó un ritmo altísimo, asfixiante, una velocidad crucero en la que también aportó su grano de arena el Movistar Team porque en la ronda española estos monopolios no son tan habituales. Telefónicos y sobre todo celestiales adelgazaron el pelotón en unos extensos preparativos del mano a mano que, a punto de ser amargado por el belga Laurent de Plus (Quick Step) dilucidó la etapa en sus últimos 300 metros: el de Michal Kwiatkwoski y Alejandro Valverde. El murciano, en su duodécima participación en la Vuelta, conquistó su décima victoria de etapa en esta carrera. El polaco, que peleó el jersey rojo el sábado en el prólogo, alcanzó el liderato por segunda vez.

En el Caminito del Rey, ‘Skyminito’ y Rey Alejandro. En otra subida diferente a la de 2015 se vieron flaquezas y certezas. Mucho antes de su arranque, el australiano Rohan Dennis (BMC) cumplía su palabra y no defendía su jersey rojo, descolgado a 20 kilómetros del final como también su compañero Richie Porte (BMC) o el campeón del mundo Peter Sagan (Bora). En los albores de sus rampas, sufrió y se descolgó Vincenzo Nibali, aferrado a tres compañeros pero cediendo al final 4:04 que son una pequeña losa pese a que el siciliano siempre vaya a más en la tercera semana. También penó, matrecho por una caída que le lastimó el hombro y la rodilla derechos, el ruso Ilnur Zakarin, a 1:01 del ganador. Y con pérdidas más limitadas, señales de compromiso y ambición, de carrera muy abierta, se vió al neerlandés Kelderman (Sunweb), a Ion Izagirre (Bahrein-Merida), al alemán Emanuel Buchmann (Bora) y a Quintana, Urán, Kruijswijk (autor de dos ataques), Simon Yates, Enric Mas, Majka, Pinot, Aru (también caído), Bennett, Woods o Mollema.

Fueron 163,5 kilómetros complejos. Casi de manera inmediata al banderazo inicial arrancaban las rampas del Alto de Ojén, el primer puerto puntuable de esta edición, y de manera automática se conformó una fuga de siete corredores en la que encontraron representación los cuatro equipos invitados a la ronda española (Cofidis, Luis Ángel Maté; Caja Rural-Seguros RGA, Jonathan Lastra; Euskadi-Murias, Héctor Sáez; Burgos-BH, Pablo Torres), dos de los espíritus libres del pelotón internacional (el belga Thomas de Gendt, Lotto-Soudal; y el francés Pierre Rolland, Education First) y un AG2R con un éxito parcial en la Vuelta (Alexis Gougeard, vencedor en Ávila en 2015). La escapada, bendecida por el BMC, sólo llegaría a superar los cuatro minutos de margen cuando al primer paso por la población de Álora, ya en territorio comanche, sinuoso y repechero, terreno nada amable y sustancial en el aporte de metros de desnivel a esta segunda etapa de la Vuelta (2.700 acumulados, nada baladí), en esa zona, el líder Rohan Dennis se tomó con calma una avería mecánica y paró a resolverla con tanta tranquilidad que se reincorporó al pelotón sin asistencia de alguno de sus compañeros. Acaso un anticipo, un amago, de lo que desplegaría después, descolgándose a 9,9 kilómetros y cediendo más de trece minutos.

La orografía y el calor fueron desgastando a la vanguardia de la carrera, que a menos de 55 kilómetros para el final perdió al bravísimo De Gendt, afectado de calambres, y en los últimos 32, con el pelotón a apenas un minuto de los seis, asistió al demarraje de Gougeard. Rolland sí logró tapar ese hueco que no pudo recuperar Sáez. La pareja, tras un trecho en cabeza con 40 segundos sobre un gran grupo liderado a ratos por el BMC, el Movistar, el Astana o el Sky, mutó en apuesta en solitario. A 21 kilómetros, en la ascensión constante, modestos porcentajes de serranía que siempre exprimen y funcionan, Rolland se queda al frente de la etapa. Aguantó hasta que a la etapa le restaba 17 kiliómetros, con el Sky al mando de un pelotón en el que Castroviejo y Puccio harían tantos estragos como los ‘movistar’ Amador y Oliveira.

Este lunes la tercera etapa de la Vuelta, todavía en suelo malagueño, conectará Mijas con Alhaurín de la Torre sobre 178,2 kilómetros de arranque muy exigente por el paso por la Serranía de Ronda, con el Puerto del Madroño y su larga ascensión de 20 kilómetros al 4,9% casi de inicio.

NOTICIAS RELACIONADAS

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...