Supermán López estrena a lo grande el Gamoniteiru y se hace fuerte en el podio

El coloso asturiano selecciona a los más fuertes. Roglic, segundo, deja La Vuelta virtualmente sentenciada mientras los Movistar (Mas y López) distancian a Haig y consolidan su 2ª y 3ª posición.

Supermán López estrena a lo grande el Gamoniteiru y se hace fuerte en el podio. Foto: Photo Gomez Sport / Movistar Team
Supermán López estrena a lo grande el Gamoniteiru y se hace fuerte en el podio. Foto: Photo Gomez Sport / Movistar Team

Jornada redonda para el Movistar Team con la victoria en la cima del Gamoniteiru -en medio de una cerrada niebla- para Miguel Ángel Supermán López y la consolidación en los puesto de podio (3º y 2º de la general) del colombiano y de un Enric Mas que entraba en meta poco después junto a Roglic y Bernal, distanciando a un Jack Haig que se aleja del cajón. 

La dureza extrema del inédito Alto d´El Gamoniteiru -un coloso de 14,6 km al 9,8%, de rampas constantes y con muchos kilómetros por encima del 10-11%- ha dictado sentencia y ha dejado claro quienes son los más fuertes de una Vuelta a España que perfila ya sus posiciones definitivas. Supermán López ha cimentado su balsámico triunfo con un ataque a 4 km del final, con el que se ha distanciado de Roglic, Bernal, Kuss y de su compañero Mas, para marcharse a por David de la Cruz, que era cabeza de carrera tras haber saltado en la parte inicial del puerto.

El barcelonés del UAE Team Emirates había dado caza unos kilómetros antes al australiano Michael Storer, héroe de la jornada, quien había lanzado un valiente ataque a 70 km del final, en La Cobertoria, aguantando en solitario hasta los últimos kilómetros y mostrando una vez más el enorme talento que le ha llevado a ganar dos etapas en esta Vuelta.  

Storer cedió a falta de 7 km, poco antes de que se empezaran a mover los favoritos (Egan Bernal, de nuevo, fue el primero en mover el árbol). Cazado De la Cruz -a 2,5 km de meta- López voló imperial a por una victoria de prestigio en la etapa reina de La Vuelta, la tercera que consigue en la ronda espñaola tras las  dos que firmó en 2017. Siempre en etapas de alta montaña, como corresponde a un escalador superlativo.

Por detrás, a unos 30" del colombiano del Movistar, se sucedían los ataques de Roglic y Bernal, con Enric Mas siempre a su rueda cubriendo a su compañero de equipo. Una bonita batalla entre los más fuertes de la carrera, que se retorcían en las rampas finales al 17%.

El esloveno del Jumbo-Visma, mostrando su fortaleza y enorme explosividad, abrió un ligero hueco en los metros finales para llegar a 15" del ganador, coger bonificaciones y consolidar su liderato. Salvo accidente o circunstancia muy extraña tiene en el bolsillo su tercera Vuelta a España. A 20" entraba un sólido Enric Mas, a 22" Egan Bernal... y a 58" Jack Haig  -junto a De la Cruz, Mäder y Meintjes-, el gran damnificado de la jornada. Pese al enorme trabajo que hizo el Bahrain Victorious el australiano cedió en la parte final y se aleja del podio, del que ahora le separan 1´43". Demasiado. 

 

Storer vuelve a brillar

La etapa reina comenzó con la noticia de los abandonos de Carlos Verona (Movistar Team)  y Dylan van Baarle (INEOS), como consecuencia de sendas caídas producidas en los últimos días (el madrileño pasó la noche en el hospital importantes hematomas). La fuga no tardó en formarse, con un  grupo numeroso, de 32 ciclistas, que incluía a ilustres del pelotón como Majka, Storer, Aru, Vansevenant, Taaramáe, Brambilla… y mucha presencia española: Gorza Izagirre, José Herrada, Erviti, Bagües, los Euskaltel-Euskadi Maté y Gotzon Martín y hasta tres Burgos-BH (Canal, Okamika y Pelayo Sánchez).   

Con más de cuatro minutos de ventaja afrontarían la subida a La Cobertoria (1ª de 7,9 km al 8,6%) donde la fuga se rompería merced a un valiente ataque de  Michael Storer –una de las revelaciones de la temporada; el Marc Hirschi de 2021- mediada la ascensión, a 70 km de meta. Poco después saltaría a por él Pelayo Sánchez. El australiano del Team DSM coronaba con 15” sobre el joven corredor del Burgos-BH y 1´24” sobre un grupo perseguidor de 15, con el pelotón a 5 minutos. 

En el tramo de descenso y de aproximación hasta El Cordal, Storer aumentaba su ventaja sobre sus perseguidores –por encima de los 2´- pero veía como el fuerte ritmo de los Movistar, con Erviti y Oliveira trabajando a fuego, acercaba notablemente al pelotón. Tanto que terminarían alcanzando al grupo intermedio justo en el momento de empezar la ascensión a este 2ª de 8,2 km al 3,8%, que tenía como principal dificultad su peligroso descenso.

El australiano, con un magnífico ritmo, aguantaba la diferencia y coronaba el penúltimo puerto con dos minutos de ventaja sobre Mikel Bizkarra y su compañero Romain Bardet, y 2´10” sobre el grupo principal, en el que Bahrain volvía a la carga.  Todo se decidiría en el majestuoso Gamoniteiru, el puerto más duro de esta Vuelta, donde la hermosa aventura de Storer finalizaba ante el empuje de David de la Cruz -que se quedó cerca de firmar la primera victoria española-, donde Supermán López estrenó a lo grande este coloso -para casi asegurar su posición de podio- y donde Roglic, Enric Mas y Egan Bernal demostraron ser, junto a López, los más fuertes de una carrera que salvo accidente ya tiene ganador: un esloveno poderoso que engrandece el ciclismo.  

 

CLASIFICACIONES

 

Los mejores vídeos