No dejes que un inoportuno pinchazo arruine tu salida en bici

Todos los hemos padecido, incluso los profesionales. Pero ellos sólo tienen que levantar la mano para que les cambien la rueda. Nosotros debemos detenernos por obligación e invertir unos minutos en reparar el pinchazo. Si sigues leyendo podemos ayudarte a esquivarlos.

Texto y fotos: José V. Gisbert.

No dejes que un inoportuno pinchazo arruine tu salida en bici
No dejes que un inoportuno pinchazo arruine tu salida en bici