Tú confias, yo me comprometo

El Blog de Luis Pasamontes

Luis Pasamontes

Tú confias, yo me comprometo
Tú confias, yo me comprometo

“Cuando alguien te da su confianza, siempre te quedas en deuda con él”.

Truman Capote (escritor estadounidense)

Fijaos qué importancia tiene hacer ver a alguien que confías, que no dudas, tal vez no soy tan extremista como Capote pero si que estoy de acuerdo en que al menos adquieres un compromiso importante.

La Vuelta a España está siendo maravillosa, vemos como el maillot rojo baila de cuerpo en cuerpo a menudo y sobretodo dando a conocer al gran público a noveles ciclistas. En ciclismo, es difícil encontrar contratos que vayan más lejos de los dos años, lo que más abundan son los contratos anuales. Las marcas firman contratos de esponsorización con las sociedades que están detrás de los equipos y estos tienen una duración variable. Es lógico que si un manager general se encuentra inmerso en el último año de contrato con un espónsor, no se arriesgue a firmar dos a un corredor sin saber si la marca va a querer continuar.

¿Qué pasa cuando están garantizados varios años y los contratos de un gran porcentaje de ciclistas son por una temporada? Mi opinión es que el deportista baja su nivel, parece contradictorio lo que os digo pero creo que el nerviosismo y temor a la no renovación hace que su rendimiento no se acerque ni al 70%. Las temporadas en las que mejores resultados obtuve y en donde más disfruté de mi labor como gregario, fue cuando mi contrato iba más allá del año. Esa situación me daba tranquilidad, paz, me hacía pensar exclusivamente en dar lo mejor de mi en los entrenamientos y las competiciones sin perder energía en otros pensamientos tóxicos. Hace unos días leía que uno de los ciclistas más activos en el pasado Tour de Francia y ahora en La Vuelta, Thomas De Gendt, renovaba por tres temporadas con su actual equipo. Para mí un buen líder, un buen manager general, es aquel que muestra confianza a sus ciclistas y que no traslada negatividad pensando que estos con un contrato por más de una temporada, se van a relajar. O al contrario, que firmando sólo por una, se van a esforzar para seguir renovando. Pienso que es un gran error, ese pensamiento lo único que hace es mostrar desconfianza y no tiene sentido tener deportistas en los que no confías, en los que no crees. Un ciclista con una relación contractual estable rinde muy por encima de sus posibilidades, está en deuda como decía Capote y va a dar todo lo que tenga por su equipo, su grado de compromiso y lealtad crece estrepitosamente viéndose reflejado en el resultado del conjunto.

De Gendt sigue filtrándose casi diariamente en las fugas buscando una victoria de etapa, devolviendo la confianza adquirida, nada más lejos de buscar relajarse con tres años asegurados. “Creemos en él y estamos orgullosos de sus resultados” comentaban los responsables del equipo de Superman López, tras extender su contrato por dos temporadas. El colombiano tuvo que abandonar La Vuelta tras caerse tres días y perder tres piezas dentales, pero su intención era la de disputar la general.

Simon Yates ha renovado por dos temporadas con su equipo en agosto, al igual que su hermano, y ganaba la sexta etapa de la ronda española hace unos días, además de encontrarse entre los diez de la general. Mi experiencia es que con un contrato anual, tu cabeza se descentra en el momento que comienzas a leer noticias sobre renovaciones en equipos, incluso en el tuyo y a ti te invade la incertidumbre. Que difícil es dar lo mejor en esas condiciones, no porque no confíes en ti mismo, pero sí por temor a un contratiempo como una enfermedad o una caída. Tener a un deportista sin noticias de su futuro hasta final de temporada, para que su renovación sea a la baja o para que se esfuerce más, demuestra falta de liderazgo y de inteligencia emocional. Si me das tu confianza, yo me comprometo.

Luis Pasamontes

@pasamontesluis