10 componentes y accesorios que se han transformado en las últimas décadas

En el último cuarto de siglo los avances en el mundo del ciclismo de carretera han sepultado en la memoria algunos de los componentes y accesorios que se venían utilizando con total naturalidad.
Pablo Bueno -
10 componentes y accesorios que se han transformado en las últimas décadas
10 componentes y accesorios que se han transformado en las últimas décadas

Las bicicletas se siguen moviendo pisando sobre los pedales, pero también han sido víctimas de la evolución tecnológica y, aunque su base de funcionamiento y las rutinas del ciclismo son prácticamente las mismas, hay algunas cosas que han cambiado, resultando extrañas para los más jóvenes, aunque la creciente tendencia de la moda vintage ha hecho sacar del recuerdo algunas de ellas.

En esta ocasión os mostramos una decena de elementos que han sufrido la más profunda transformación:

1º Cambio en el cuadro

Hasta hace una década, todavía los cuadros de bicicleta llevaban soldados en el tubo diagonal los pernos que servían de soporte a estas palanquitas: hoy en día ya han desaparecido. Mediante estas palancas se accionaba el cambio de plato y de piñón. En sus últimos modelos ya se utilizaba un sistema de cambio indexado, con posiciones pre-fijadas de las manetas, correspondientes al salto entre coronas pero, durante más de 50 años, era la pericia del ciclista la que permitía que la cadena cayera en la corona que se pretendía cuando intentábamos cambiar de desarrollo.

2º Pedales con rastrales

Aunque en 1971 Cino Cinelli ya diseñó un sistema para fijar la zapatilla al pedal sin utilizar correas, no fue hasta 1985, de la mano de Look y del ciclista Bernard Hinault, cuando se empezaron a comercializar pedales con un resorte automático de enganche y desenganche. Hasta ese momento se mantenían unidos ciclista y máquina gracias al uso de unas correillas y calapiés (rastrales) que, incluso, conseguían mejorar esta unión poniendo unos tacos en la suela que impedían que la zapatilla se saliera cuando se hacía un cambio de ritmo enérgico. En caso de caída resultaban peligrosos, ya que el ciclista no podía desengancharse de la bicicleta salvo que lo hiciera manualmente.

3º Zapatillas de cordones

Como complemento indivisible de los pedales con rastrales y correillas se fabricaban este tipo de zapatillas de cuero. Eran la mínima expresión de lo que se imaginaba en la época como calzado deportivo, resultando de una ligereza encomiable, aunque la suela, fabricada a base de un empalmillado de cuero o, incluso, de madera, perdía la compostura y la rigidez cuando el ciclista pedaleaba de manera enérgica.

Es un accesorio que se ha vuelto a fabricar gracias a la demanda de la moda vintage.

4º Chichonera

La caída mortal provocada por un golpe en la cabeza que sufrió el kazajo Andrei Kivilev, el 12 de marzo de 2003 en la segunda etapa de la París -Niza, marcó el momento en el que la UCI, en negociación con los directores de equipo, los organizadores de carreras y los propios corredores, decidió imponer el uso del casco en las carreras profesionales: el 2 de mayo de ese mismo año la norma entro en vigor, aunque al principio se exoneraba a los ciclistas de su uso en los puertos de montaña. Hasta aquel momento algunos corredores, como era el caso de Eddy Merckx, Sean Kelly o el mismísimo Miguel Indurain, se dejaban ver en las carreras -consideradas como peligrosas- con un extraño artilugio en la cabeza, basado en unas tiras de cuero almohadillado que se ceñía a la barbilla mediante una hebilla. Aquello fueron los albores del casco, lo que hoy ya se ve como algo normal en la protección de la integridad física de los ciclistas.

5º Sillín de cuero

Ahora se ven como un componente "retro" que ofrece una imagen simpática de nuestras bicicletas y en el mundillo de las fixie y vintage están bastante cotizados, hasta el punto de conseguir revitalizar algunos modelos clásicos que sirvieron para acomodar las "partes nobles" de los grandes ciclistas de la época. Sin duda el cuero disponía de la ventaja de un buen acomodo a las diferentes anatomías de los ciclistas, pero no estaba exento de inconvenientes: tras un día de lluvia tardaba varias jornadas en secarse bien y con el propio sudor terminaban perdiendo la compostura, amén de que la piel natural no deja de dilatarse con el uso y era necesario tensar la cubierta del sillín valiéndonos de unos tornillos instalados en la armadura.

6º Los cables por arriba

Con la llegada de los grupos electrónicos y los cuadros de fibra de carbono, prácticamente todos los segmentos de los cables y camisas de freno o cambio se han escamoteado dentro de la estructura de la bicicleta, disponiendo muchos manillares, horquillas y bastidores del alojamiento específico para evitar que ningún elemento desentone con una perfecta estética compacta. Pero había tiempos en los que era imprescindible instalar toda la timonería de los mecanismos de cambio y freno a la vista y, además, para mejorar el funcionamiento, cuanto más amplias fueras las curvas de los cables, con mayor suavidad funcionarían. El resultado era algo similar al de un tendedero para la colgar la ropa recién lavada.

7º Cierre de mariposa

Mucho antes de que nos tuviéramos que preocupar de las posibles lesiones que unos discos de freno pudieran provocarnos en caso de sufrir una caída, existía un mecanismo muy básico para fijar las ruedas al cuadro de la bicicleta que era algo parecido a instalar en los ejes de la rueda un abrelatas. Los cierres de mariposa dieron paso a las tuercas avellanadas y, con posterioridad, a los cierres rápidos que ahora disfrutamos.

8º Ropa de lana

La solución no era mala: la lana siempre ha sido uno de los mejores aislantes térmicos que se podía utilizar en la confección de ropa para ser utilizada en deportes de alta intensidad a desarrollar en medios hostiles. Pero tampoco estaba exenta de limitaciones: absorbía la humedad con facilidad y ofrecía un confort relativo ya que, cuando se humedecía, a muchos ciclistas les producía un incómodo picor en la superficie de la piel.

En la actualidad, tomando como base la hilatura de lana, se ha mezclado con otro tipo de materiales sintéticos aislantes e hidrofugantes, dando lugar a la lana termógena, que se vuelve a utilizar en ropa interior de muy altas prestaciones, para deportes tan exigentes como el alpinismo.

9º Platos elípticos Shimano Biopace

Corría 1983 cuando Shimano comenzó a comercializar platos ovalados, un invento que pretendía minimizar el efecto de los puntos muertos surgidos durante una fase completa de pedaleo. Este principio físico sería en el que la empresa española Rotor, entre otras (Osymetrics, Doval…) profundizaría para desarrollar los diferentes sistemas de pedalier excéntrico y platos ovalizados.

Curiosamente el punto de máxima ovalización de los platos Biopace no correspondía al que, años después, implementarían las actuales marcas que comercializan este tipo de componente… aunque Shimano fue pionero en este desarrollo, dejando sin terminar la investigación al respecto.

10º Chaquetas de neopreno

En los años 80, antes de que las prendas equipadas con membranas microporosas (Gore Tex, Wind Tex, Windstopper…) o con tejido exterior multi capa (Softshell…) se utilizasen en deportes donde se genera un alto nivel de transpiración, para elaborar chaquetillas invernales que protegieran al ciclista de los efectos adversos del frío se recurrió al uso de un material aislante empleado en los trajes de buceo, entre otras utilizaciones. Este material, denominado científicamente como clorobutadiendo y comercializado con el nombre de neopreno, resultaba ser un aislante excelente, pero padecía de un mal endémico: no era transpirable. El efecto era radical: cuando se sudaba mucho, no se eliminaba la humedad de la piel, produciéndose el efecto contrario al deseado.

Te recomendamos

Alimentos “sanos” que no lo son tanto...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...

Así es la nueva Noah Fast de Ridley, una de las bicis más rápidas del Tour de Francia...

Tierra sagrada para los amantes de este deporte, Flandes es un destino cicloturista i...