Prueba: Trek Domane SLR

Nacida con las clásicas en mente, la Domane se ha convertido por méritos propios en referente del segmento gran fondo. La segunda generación llega dispuesta a mantener el reinado.
Sergio Palomar - Fotografía: wwww.cesarlloreda.com -
Prueba: Trek Domane SLR
Pruebas de bicis

Parecía difícil mejorar una de las bicis que más nos han enamorado de las últimas temporadas y, sin embargo, Trek lo ha logrado con sutiles pero contundentes cambios. Decimos sutiles porque el comportamiento a nivel de rigidez y manejo es prácticamente idéntico. De hecho, las secciones de los tubos principales son casi indistinguibles de la Domane que ya conocíamos. Las mejoras se han centrado en su seña de identidad, el sistema de absorción IsoSpeed, incorporado ahora al tren delantero y con capacidad de regulación al gusto del ciclista en la parte trasera. Una mejora que solventa una de las principales críticas que solemos hacer a las bicis de tipo gran fondo: la descompensación entre una gran absorción atrás y mucha rigidez delante. Ahora la Domane es más equilibrada en su comportamiento, lo que siempre redunda en mayor confianza a la hora de exigirle.

DESCUBRE AL DETALLE LA NUEVA TREK DOMANE SLR EN NUESTRA GALERÍA

Salvo aquellos que busquen una purasangre de competición, que pueden encontrar respuesta en la versión H1, la Domane SLR es una bicicleta pensada para darnos alegrías en cualquier terreno.

Por geometría, sigue siendo una bici de comportamiento tranquilo y que nos obliga a poner de nuestra parte para llevarla rápido cuesta abajo en zonas reviradas. Toda esta suavidad se convierte en docilidad en manos del cicloturista tranquilo al que le hace la vida más fácil. ¿Es por ello una bici lenta? Para nada. Nosotros incluso la hemos utilizado en una carrera máster y, gracias a la soberbia rigidez lateral que ofrece, no tiene problemas para salir rauda a los cambios de ritmo. Nos gustaría que la versión con geometría H1 se extendiera a otros modelos para poder aprovechar plenamente sus cualidades deportivas. Respecto a su otro fuerte, la absorción, es simplemente sobresaliente superando con nota nuestras habituales pruebas por las descarnadas carreteras segovianas y medrando a través de tramos de tierra sin el menor problema. De gran ayuda en este terreno resultan sus cubiertas de serie. Unas Bontrager R3 en medida de 28 mm que, gracias a la rigidez de la carcasa Hard Case, podemos bajar de presión sin problema para lograr la máxima comodidad sin perder prestaciones. Si no, podemos optar por la versión tubeless de las mismas, compatible con las fantásticas Aeolus 3, unas ruedas de primer nivel que redondean una bici pensada para acompañarnos durante muchos miles de kilómetros.

Primer nivel

No os vamos a descubrir ahora las virtudes del carbono OCLV y el sistema de fabricación homónimo que emplea Trek en las creaciones que salen de su fábrica de Waterloo. En el caso de esta Domane encontramos el carbono serie 600, el segundo escalón tras el exclusivo 700 sólo disponible en modelos de personalización Project One. Pocas cosas cambian respecto a la anterior Domane, que ya mostraba unos niveles de rigidez envidiables gracias a la construcción Power Transfer que aplica una generosa sección al bloque inferior desde la pipa de dirección hasta las punteras, pasando por la caja de pedalier BB90. A su vez, la parte superior se estiliza y se modifican las entradas de cables para hacer su guiado -no es el caso de nuestra unidad de test con cambio inalámbrico- más directo. Salvo el rediseñado IsoSpeed, la adopción de anclajes de freno direct mount es la novedad más importante que incluye el bastidor, lo que demuestra que la anterior generación era ya un cuadro pata negra.

Aislamiento total

Cuando hace cuatro años se lanzó la primera Domane, Trek revolucionó el segmento gran fondo con el sistema de absorción IsoSpeed. En esta segunda generación se rediseña con un sistema de doble tubo. Uno fijo en forma de C que hace funciones estructurales y el que sostiene el sillín articulado en el rodamiento IsoSpeed que tiene forma de D y se sitúa tras el primero. Un dial entre ambos permite ajustar la longitud del brazo de palanca dando más o menos flexibilidad al sistema. Por si fuera poco, se incluye el mismo concepto en la pipa de la dirección para aprovechar la flexión frontal del tubo de la horquilla asimétrico E2. Para ello el rodamiento superior de la dirección se sustituye por un casquillo que oscila en dirección de la marcha, montado sobre un par de pequeños rodamientos y que permite la absorción sin que se vea afectada la rigidez lateral al ponernos de pie. Simple, pero con una gran efectividad que hemos comprobado al atravesar sin miramientos tramos de tierra.

Trek pone en nuestras manos una máquina de devorar kilómetros, sin importar lo que haya por delante.

Sin cables

Comienzan a llegar a la redacción modelos equipados con el deseado grupo inalámbrico SRAM Red eTap. Nos ha servido para corroborar el buen funcionamiento que disfrutamos durante la prueba de larga duración que pudisteis leer en nuestro número 377. Salvo el mencionado problema de los tornillos del desviador, que sobresalen en exceso raspando el interior de la biela y que se encuentra en vías de solución por parte de la marca, el grupo se muestra exquisito, por otra parte, lo habitual cuando contamos con accionamiento electrónico. Cada vez nos resulta más intuitiva la forma de cambiar: subiendo piñones con la palanca izquierda, bajándolos con la derecha y pulsando ambos para alternar entre plato grande y pequeño. Todo ello con un tacto de palancas muy definido gracias a su generoso tamaño y al pequeño recorrido que ofrecen, en vez de ser simples pulsadores como en los grupos del conocido fabricante japonés. La batalla está abierta y ansiosos esperamos el contraataque de Shimano.

Complemento ideal

El sistema IsoSpeed funciona a la perfección a la hora de absorber los impactos. Sin embargo, filtrar las vibraciones de alta frecuencia que llegan del suelo resulta más complicado. Para lograrlo, Trek ha desarrollado para esta bici el manillar IsoCore. Como su nombre indica, cuenta con una construcción con dos capas de carbono entre las que se sitúa un núcleo aislante de elastómero encargado de que las vibraciones no alcancen al ciclista. Una idea sencilla a la par que efectiva. Aparte, se trata de un manillar de cotas compact, ideal para ciclistas con manos pequeñas y que priorizan ante todo una posición cómoda. Mención aparte para los frenos de montaje directo Bontrager Speed Stop heredados de la ultraligera Émonda. Ligereza, modulación y buena potencia son sus credenciales.

Geometría

Trek dota a esta Domane de unas medidas puras de gran fondo. Muy corta en el puesto de conducción -nosotros tuvimos que sustituir la potencia de 100 mm de serie por una de 120 mm-, muy alta de pipa, dirección muy relajada y anormalmente larga de vainas. Es una bici que incita a tomarse las cosas con calma, sobre todo, en las bajadas con curvas enlazadas en las que se le puede acumular el trabajo. Aun así, podemos exprimirla ya que su nobleza de comportamiento perdona muchos errores. A pesar de este concepto, gracias a la gran rigidez del cuadro aún cuenta con buena respuesta a los cambios de ritmo. En la presentación en Bélgica pudimos probar el modelo Serie 700 que incluye la geometría H1 que emplea el Trek-Segafredo, idéntica a la del modelo Madone y que transforma a esta, a priori, apacible bici en una auténtica máquina de carreras.

Juicio

A menudo os hablamos de las bicis de tipo gran fondo como la opción lógica para la mayoría de usuarios. Esta nueva generación Domane no hace más que corroborar esa opinión. Un comportamiento permisivo, ideal para hacer fácil la conducción a aquellos menos duchos pero lo suficientemente viva como para contentar a ciclistas más experimentados, y una comodidad inigualable convierten cualquier carretera, por mala que sea, en poco menos que una auténtica alfombra. Os lo podemos contar una y otra vez, pero hasta que no lo pruebas no eres realmente consciente de lo fácil que resulta todo. Nos gustan este tipo de bicicletas por cuanto suponen acercar el ciclismo de carretera a un nuevo público que llega a este deporte, muchos provenientes de la carrera a pie, el triatlón o la BTT. Gente sin las pretensiones competitivas que siempre han caracterizado al carretero y que suman para hacer el ciclismo un poco más grande.

Trek Domane SLR 9

Cuadro

CuadroCarbono OCLV Serie 600

Horquilla Domane E2

Tallas50, 52, 54, 56, 58, 60, 62

Colores Negro/rojo

Transmisión

Bielas SRAM Red 50/34

Desviador SRAM Red eTap

Cambio SRAM Red eTap

Mandos SRAM Red eTap

Cadena SRAM Red 22

Ruedas

Ruedas Bontrager Aeolus 3 TLR

Casete SRAM XG-1190 11-28

CubiertasBontrager R3 700x28c

Frenos Bontrager Speed Stop

Componentes

Manillar Bontrager Pro IsoCore VR-CF

Potencia Bontrager XXX

Tija Bontrager Ride Tuned

Sillín Bontrager Affinity Pro

Cifras

Peso Total 6,840 kg (sin pedales)

Precio 9.499 €

DistribuidorTrek Bicycle Spain, 91 848 95610

PÁGINA WEB DE TREK

Galería relacionada

Prueba: Trek Domane SLR

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...