Prueba: Canyon Aeroad CF SLX

¿Cuánto influye la bici en el rendimiento? Está claro que lo primero son las piernas, pero esa sensación tan adictiva que produce una bici que mezcla en las proporciones correctas rigidez, aerodinámica, peso y geometría como la Canyon Aeroad CF SLX obliga a que la encuadremos entre una de las mejores bicicletas que hemos probado.
Sergio Palomar / Fotografía: www.cesarlloreda.com -
Prueba: Canyon Aeroad CF SLX
Pruebas de bicis

Llanuras castellanas. Unos días libres en los que aprovechas para entrenar y una Canyon Aeroad a la que llevábamos tiempo con ganas de meter en vereda, mientras en nuestra cabeza aparecen reminiscencias de la anterior versión, una de esas bicis que en su momento nos marcaron. Los primeros ajustes empiezan a dejar entrever la evolución. El cuadro ha ganado en músculo atendiendo a los requerimientos de rigidez de los profesionales. También los perfiles de los tubos han evolucionado pasando de secciones clásicas a las colas truncadas que se imponen con claridad desde que Scott ideó esta solución para su Foil. Ya en marcha la mayor robustez es patente tan sólo lanzando la bici con fuerza y también la agresividad de medidas que acentúa su carácter deportivo. Muy baja de dirección y larga de puesto de conducción en términos relativos, ya que Canyon equipa a esta talla 56 con la versión de 100 mm de su conjunto de manillar y potencia integrados.

DESCUBRE AL DETALLE LA CANYON AEROAD CF SLX CON ESTA COMPLETA GALERÍA

Comenzamos a devorar kilómetros buscando las llanuras de la vega del Duero, un día de rodaje largo y a ritmo sostenido en el que intercalaremos varias series cortas a mitad de ruta y vemos que algo es diferente a la semana anterior. 33 km/h de media la primera hora, a ritmos aeróbicos. “Si no voy tan rápido” es el pensamiento que acude a la cabeza mientras haces propósito de ir más tranquilo ante las 4 horas que aún restan. Pero abandonamos el llano para buscar una zona de monte donde trabajar la calidad y “¡qué fácil subo! Si la semana pasada me arrastraba por aquí”. Es una sensación tan adictiva cuando notas que ruedas tan fácil. Este sería a grandes rasgos el resumen de la prueba y, aunque suena al típico argumento de marketing que emplean las marcas, los datos del ciclocomputador no engañan cuando día tras día y jugando con distintos terrenos el efecto es el mismo. Si le sumamos la agilidad y la facilidad cuesta abajo heredadas de la anterior versión y el aliciente de unos montajes tan atractivos y a un precio razonable como el probado, el resultado es todo un flechazo que deja honda herida cuando toca devolverla.

Músculo

Aunque la anterior Aeroad había demostrado sobradamente su potencial, si nos fijamos, los ciclistas más potentes de Katusha y Movistar Team optaban por su hermana Ultimate, planteándose la ironía de que la Aeroad se convirtió en la máquina preferida por los escaladores. Atendiendo a esto, se hacía obligado ampliar la rigidez y Canyon no se ha andado con medias tintas. A primera vista se observan las secciones de tubo más generosas que se traducen en solidez. El triángulo trasero se vuelve más compacto para dar mayor aplomo en apoyos fuertes, mientras que delante se incorpora la dirección con la pista superior de 1 ¼'' que emplea unos rodamientos minimalistas para no ampliar en exceso el área frontal que se enfrenta al viento. Todo ello nos hace las cosas muy fáciles cuesta abajo, aunque este extra de rigidez nos obligue a pagar el peaje de perder parte de la fantástica comodidad que ofrecía su predecesora, siendo el tacto mucho más directo, más de bici de carreras.

Vatios gratis

Como os hemos explicado en alguna ocasión, la bici supone en torno al 10% de la resistencia al viento. Es un porcentaje sobre el que se puede actuar sin el coste que puede suponer modificar la posición del ciclista. Para optimizar el comportamiento frente al viento, Canyon ha elegido los cada vez más habituales tubos de sección truncada que denominan TriDent 2.0. Una solución cada vez más empleada por las marcas al aportar claras ganancias aerodinámicas en un amplio rango de ángulos de viento sin comprometer la rigidez lateral del cuadro. Se complementa el diseño con la nueva tija Aero VCLS, que se integra perfectamente en la estructura, conservando un punto de flexión vertical para aportar un mínimo de comodidad. Abajo destaca el elaborado paso de rueda trasero, prácticamente un carenado que se ensancha en la parte media del tubo del sillín, no sólo para guiar el flujo de aire de forma suave sobre la rueda trasera, sino también para proteger del viento el puente trasero de montaje directo.

No es efecto placebo, el ciclocomputador no engaña. Con la Aeroad se puede rodar tremendamente rápido, pues la bici incita a ello de forma constante. Abstenerse cicloturistas puros.

Obra de arte

Uno de los puntos fuertes de esta nueva Aeroad es el remozado conjunto de manillar y potencia integrados Aerocockpit. Ya no sólo por el diseño aerodinámico que complementa a la perfección las dotes del cuadro, sino por una efectividad nada sencilla de encontrar en este tipo de manillares. Con una rigidez sobresaliente, ni siquiera esprintando con todas nuestras fuerzas conseguimos retorcerlo. Por otra parte, se complementa con unas cotas muy acertadas y acordes al carácter de la bici aunando un alcance generoso, pero no excesivo, que permite estirarnos sobre el tubo horizontal, con una caída reducida que compensa en parte la bajísima pipa de dirección y que hace muy cómodo rodar agarrado a la curva. Destaca en su diseño el alojamiento en su parte inferior para alojar la centralita del cambio electrónico Di2, con lo que se consiguen unas líneas completamente limpias a costa de hacer un poco más complicado el ajuste del cambio en marcha o la consulta del nivel de batería. No se puede tener todo.

Vida propia

Nos han sorprendido las Reynolds Strike que equipaba nuestra unidad de prueba. Sin ser uno de los modelos estrella de la firma de ruedas, aportan una clara sensación de velocidad. Cuentan con un peso razonable en torno a 1,6 kg, bueno si tenemos en cuenta que se trata de un modelo con llanta para cubiertas y con un generoso perfil de 62 mm. Esta altura hace muy sencillo mantener altas velocidades de crucero en terreno llano. Además, gracias a la rigidez que muestran, la agilidad en los descensos no se ve perjudicada, como pudimos comprobar en las reviradas carreteras de Tarragona durante la marcha Canyon-Cambrils Park. Sin embargo, su punto fuerte lo disfrutamos en las llanuras castellanas lidiando con vientos de costado de forma envidiable. Esta estabilidad se alcanza no sólo ensanchando la llanta, sino con el pequeño labio en el borde interior. Un valor añadido que redondea las cualidades de esta Aeroad.

Geometría

Sólo para correr. Es lo que se desprende del agresivo ángulo de dirección de la Aeroad, sumado a su largo y bajísimo puesto de conducción. Tenedlo en cuenta si no sois muy flexibles. Contrasta sin embargo con las vainas largas y amplitud entre ejes que la otorgan enorme aplomo a alta velocidad. Delante podemos apaciguarla gracias a las dos posiciones de las punteras de su horquilla, que permiten modificar el avance en 5 mm. El resultado es una bici que combina de forma soberbia una gran sensación de seguridad y control con la rapidez de reacciones que se necesita cuando se rueda a tope.

El Juicio

Una y otra vez surge la misma cuestión recurrente: ¿cuánto influye la bici en el rendimiento? Está claro que lo primero son las piernas, el resto son un cúmulo de detalles que por sí solos no significan demasiado, pero sumados suponen una mejora patente. Son las llamadas ganancias marginales. Sin embargo, hay bicis en las que según te montas y sales a la carretera te sientes rodar muy fácil. Puede ser mero efecto placebo. Nosotros preferimos pensar que se trata de una combinación de rigidez, peso, comodidad y geometría, que cuando se mezclan en las proporciones correctas convierten una bici en un misil. Es la diferencia, sutil en la mayoría de los casos, entre las bicis buenas y las bicis top entre las que sin duda tenemos que encuadrar esta Aeroad. Como decíamos al comienzo, los datos no engañan y cuando de la noche a la mañana ruedas más rápido significa que algo te está haciendo mejorar ese punto.

La bici de Katusha y Movistar a un precio de este mundo.

CANYON AEROAD CF SLX

Cuadro

Cuadro Canyon Aeroad CF SLX

Horquilla Canyon Aeroblade SLX

Tallas 2XS (47), XS (50), S (53),

M (56), L (58), XL (60), 2XL (62)

Colores Stealth - asphalt grey, glow red

Transmisión

Bielas Shimano Ultegra 52/36

Desviador Shimano Ultegra Di2

Cambio Shimano Ultegra Di2

Mandos Shimano Ultegra Di2

Cadena Shimano Ultegra

Ruedas

Ruedas Reynolds Strike

Casete Shimano Ultegra 11-28

Cubiertas Continental GP4000s II

Frenos Shimano Ultegra

Componentes

Manillar/Potencia Canyon Aerocockpit CF

Tija Canyon S27 Aero VCLS CF

Sillín fi'zi:k Arione R5

Cifras

Peso total 7,130 kg (sin pedales)

Precio 4.199 €

Distribuidor Canyon Spain, 902 995 045

Página web de Canyon

Galería relacionada

Prueba: Canyon Aeroad CF SLX

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...