Vuelta a Burgos: Timo Roosen se lleva la victoria tras un accidentado final en Villadiego

Un badén situado en el último kilómetro provoca una caída masiva que corta a casi todo el pelotón.

Timo Roosen encabeza el triplete del Jumbo Visma tras un accidentado final. Foto Luis Angel Gomez (Sprint Cycling Agency)
Timo Roosen encabeza el triplete del Jumbo Visma tras un accidentado final. Foto Luis Angel Gomez (Sprint Cycling Agency)

Un badén en terreno descendente a 500 metros del final ha sido el causante del accidente que ha marcado el final de la 2ª etapa de la Vuelta a Burgos.

Tras unos trepidantes kilómetros de aproximación -en los que se movieron hombres importantes como Vincenzo Nibali, Miguel Ángel López, Carlos Rodríguez o Tao Geogeghan Hart- el pelotón entró agrupado y lanzado a los últimos 1.000 metros. Los ciclistas volaban buscando el sprint en la localidad de Villadiego, con el treno del Jumbo-Visma al frente para hacer el lanzamiento de David Dekker, cuando al paso por ese badén el velocista neerlandés se desequilibraba provocando una caída masiva en el resto de corredores que venían tras ellos a gran velocidad. 

Solo los tres Jumbo-Visma que estaban lanzado la volata consiguieron salvar la espectacular montonera, plantándose destacados en la recta de meta. La victoria -que casi era lo de menos viendo las consecuencias de la caída- se la anotó el neerlandés Timo Roosen (su cuarta como profesional), por delante de sus compañeros Edoardo Affini y Chris Harper. Un triplete extraño y con poco que celebrar. "No ha sido la forma más bonita de ganar", dijo Roosen. 

A 5" llegó Jon Aberasturi y a 7" lo hicieron Rubén Guerreiro, Carlos Rodríguez y Fernando Gaviria, mientras numerosos ciclistas se dolían de los impactos sufridos en la caída, muchos de ellos al chocar con violencia contra las vallas. 

Al producirse la caída dentro de la zona de seguridad los tiempos en meta no afectan a la clasificación general, que sigue liderada por el colombiano Santiago Buitrago (Bahrain Victorious), ganador en la jornada inaugural en el Alto del Castillo, con 3" de ventaja sobre Ruben Guerreiro, Jai Hindley y Tao Geoghegan Hart. 

 

Azparren, protagonista

La 2ª etapa de la Vuelta a Burgos, de 158 km entre Vivar del Cid y Villadiego, presentaba un terreno de constante sube y baja, con tres subidas puntuables de 3ª categoria: el Alto de la Lora (3,5 km al 5.4%), el Puerto de Humada (2,8 km al 5.2%) y el Alto de Amaya (4,2 km al 2.5%). 

En los primeros kilómetros se hizo la fuga de la jornada con triple representación española: Jesús Ezquerra (Burgos-BH), Xabier Mikel Azparren (Euskaltel-Euskadi) y Diego Pablo Sevilla (EOLO-Kometa), que alcanzaron una ventaja cercana a los seis minutos. Fue en el primero de los altos puntuables del día (Alto de la Lora) cuando el ciclista guipuzcoano del Euskaltel-Euskadi abandonó la compañía de Ezquerra y Sevilla para emprender la aventura en solitario. 

Xabier Mikel Azparren
Xabier Mikel Azparren rodó muchos kilómetros en solitario. Foto: Luis Ángel Gómez (Sprint Cycling Agency).

El del Burgos-BH y el EOLO-Kometa serían alcanzados por el pelotón poco después de coronar el alto de Amaya, donde Azparren se haría con el liderato de la clasificación de la Montaña, cuyo maillot vestirá mañana. El del Euskaltel-Euskadi contaba aún con más de 3 minutos de ventaja sobre un pelotón en el que el UAE Team Emirates había cogido el mando.

El guipuzcoano proseguía su cabalgada en solitario pero el ritmo en el pelotón se había incrementado –merced al trabajo de equipos como EF Education-EasyPost, Burgos-BH e INEOS Grenadiers- y la ventaja caía en picado. Azparren tiró la toalla y fue cazado a 43 del final. Tras kilómetros de tensión, la situación se tranquilizaba. 

Los ciclistas harían un primer paso por la meta de Villadiego antes de que la carrera se animara con movimientos de ciclistas de renombre como Nibali, Supermán  López, Carlos Rodríguez o Geogeghan Hart. Ninguno fructificó por el trabajo de los equipos de los velocistas, que ya preparaban la volata. Jumbo-Visma tomó el mando entrando en el último kilómetrto, poco antes de que la caída de David Dekker al pasar por un badén lo desbaratara todo y ensombreciera el final de la 2ª etapa.  

Mañana, la Vuelta a Burgos afronta su primer gran puerto de Montaña, el Picón Blanco (7,9 km al 9%), que se corona a 36 km de la meta en Villarcayo. Un puerto para hacer diferencias, al que seguirá tras un rápido descenso el Alto de Bocos (2,2 km al 5,5%), que se supera a 7,5 km del final.  

etapa3 perfil 2

 

CLASIFICACIONES

Results powered by FirstCycling.com

 

Nuestros destacados