Vendrame culmina la fuga en una accidentada etapa en la que abandona Marc Soler

El italiano del AG2R Citröen supera al sprint a Chris Hamilton para adjudicarse una 12ª etapa tranquila para los favoritos aunque con diversas caídas y seis abandonos, entre ellos el de Soler.

Andrea Vendrame culmina la fuga en una accidentada etapa en la que abandona Marc Soler. Foto: Bettini Photo
Andrea Vendrame culmina la fuga en una accidentada etapa en la que abandona Marc Soler. Foto: Bettini Photo

El italiano del AG2R Citröen Andrea Vendrame se ha impuesto en la 12ª etapa del Giro de Italia tras superar al sprint al australiano Chris Hamilton (Team DSM). Junto con George Bennett y Gianluca Brambilla han sido los más fuertes de la fuga del día -que en su origen fue de 16 ciclistas- pero los del Jumbo-Visma y Trek-Segafredo se vigilaron en exceso y fueron sorprendidos a 3 km del final por un demarraje de Hamilton que se llevó consigo a Vendrame para jugarse la victoria entre ellos.   

La etapa -disputada entre Siena y Bagno di Romagna, sobre 212 km- presentaba un perfil exigente con cuatro puertos puntuables y 4.300 metros de desnivel acumulado, pero los favoritos se lo tomaron con calma tras la batalla de ayer en el sterrato y no hubo diferencias entre los favoritos. Sí hubo caídas y muchos abandonos -hasta seis-, uno de ellos el de Marc Soler, que era el español mejor clasificado en la general, 11º.  

 

Marc Soler, adiós al Giro

La etapa tuvo un inicio frenético, con múltiples intentos de salir del pelotón. Y también muy accidentado, con diversas caídas y abandonos. En la primera de ellas se vio involucrado Marc Soler junto a Gino Mäder, Fabio Sabatini y Harm Vanhoucke. El del Movistar Team se golpeó el costado izquierdo y quedó rezagado y dolorido. Su compañero Albert Torres se quedó para ayudarle e intentar reintegrarle al grupo pero no fue posible. Tras pedir la asistencia del vehículo médico Soler se retiraba kilómetros después aquejado de fuerte dolor en el hombro izquierdo y, sobre todo, en las costillas. Las primeras pruebas que le han realizado descartan que tenga fracturas. "Tiene una contusión en la parrilla costal izquierda, sin afectación respiratoria", informaba el Movistar Team. 

También abandonó el suizo Gino Mäder –ganador de la 6ª etapa, en Ascoli Piceno-, quien ayer sufrió otra caída y llegó el último. Y más tarde lo harían Alex Dowsett, con problemas estomacales, Fausto Masnada, con tendinitis en una rodilla, Alessandro De Marchi, quien sufrió una dura caída que le llevó a ser evacuado en ambulancia conmocionado, y Kobe Goossens, con la mano derecha dañada en ese mismo accidente. Un tremeno parte de bajas en pocos kilómetros. 

 

Tras más de 50 km de lucha por configurar una fuga el pelotón bajaba el ritmo y permitía, al fin, que se marchara un grupo de 16 ciclistas, ninguno de ellos peligroso para la general. George Bennett, 27º a 21´, y Diego Ulissi, a 26´, eran los mejor clasificados. En ese grupo iban además otros ciclistas de nivel como Geoffrey Bouchard, Giovanni Visconti, Nicolas Edet, Victor Campenaerts, Gianluca Brambilla, Andrea Vendrame… Llegaron a alcanzar una ventaja superior a los 13 minutos sobre un pelotón en el que INEOS marcaba el ritmo pero sin intención de darles caza. La victoria parcial se jugaría, un día más, entre los fugados.

El grupo delantero se rompió en la última subida del día, Passo del Carnaio (10,8 km al 5%), que se coronaba a 10 del final. En sus rampas se marchó Vendrame y, tras él, Bennett, Hamilton y Brambilla, que conectarían con el italiano del AG2R Citröen poco antes de coronar. A 45" lo hizo Visconti, pero ya sin opciones... y a más de doce minutos el grupo principal en el que los Trek-Segafredo habían pasado al ataque con Ciccone y Nibali.  

El Tiburón de Messina volvería a intentarlo en el descenso y abriría un pequeño hueco que se tradujo en 7" en la meta de Bagno di Romagna. Nada destacable para la general, que no sufre cambios en el top-10. Gianni Moscon al intentar seguir a Nibali sufrió una caída en el descenso, en principio sin consecuencias.

Cuando todo esto pasaba Vendrame, de 26 años, ya estaba celebrando su tercera victoria como profesional, primera en una carrera World Tour. Y de paso daba a su equipo, necesitado de alegrías, su segundo éxito de la temporada tras el de Aurélien Paret-Peintre en el Grand Prix la Marsellesa. 

Mañana viernes la 13ª etapa del Giro unirá Ravenna y Verona con un recorrido de 198 kilómetros totalmente llanos.

 

CLASIFICACIÓN 

 

Los mejores vídeos