Arnaud Démare, intratable al sprint, firma su cuarta victoria en el Giro

El francés del Groupama-FDJ supera en Rimini a Sagan, Hodeg y Consonni para lograr su 14ª victoria de la temporada. El belga Sander Armée se quedó cerca de culminar una larga fuga

Arnaud Démare, intratable al sprint, firma en Rimini su cuarta victoria en el Giro. Foto: Bettini Photo
Arnaud Démare, intratable al sprint, firma en Rimini su cuarta victoria en el Giro. Foto: Bettini Photo

Cuatro llegadas masivas y cuatro victorias para el francés Arnaud Démare, intratable en este Giro en el cuerpo a cuerpo entre velocistas. En Rimini, final de la 11ª etapa, ha vuelto a imponer su superioridad ante Peter Sagan, Álvaro Hodeg y Simone Consonni para firmar su poker de victorias en esta corsa rosa y su 14ª en una temporada de ensueño para el del Groupama-FDJ. 

La etapa -entre Porto Sant´Elpidio y Rimini, con 182 km llanos en casi totalidad- se presentaba como una gran oportunidad de lucimiento para los velocistas ante un sprint cantado. Volata que estuvo cerca de arruinar el belga del Lotto Soudal Sander Armée, el más fuerte de una fuga consentida de cinco que no generó inquietud en un primer momento, pero que a punto estuvo de culminar. Con una gran exhibición de rodador, Armée se fue en solitario y aguantó hasta casi el final -fue cazado a 6 km de meta- poniendo en jaque al gran grupo. 

 

El colombiano Ferando Gaviria fue el primero en lanzar el sprint, desde lejos, pero se quedó muy pronto sin fuerzasDémare tomó la delantera y ya nadie pudo superarle pese a que un Sagan poderoso estuvo cerca de disputarle la victoria. Pero al eslovaco le perjudió tener que esquivar a Jacopo Guarnieri cuando iniciaba el sprint.  

Cuatro de cuatro para Démare, uno de los grandes triunfadores de este extraño Giro de Italia, cuya clasificación general no sufre cambio alguno en sus primeros puestos. Joao Almeida sigue líder, con 34" sobre Wilco Kelderman y 43" sobre Pello Bilbao.     

 

Armée, cerca de la sorpresa

Casi de inicio se produjo el salto de cinco ciclistas -Mattia Bais (Androni), Fabio Mazzucco y Franceso Romano (Bardiani), Sander Armée (Lotto Soudal) y Marco Frapporti (Vini Zabu)-, que cogieron una ventaja de 4 minutos antes del kilómetro 20.

El Groupama FDJ de Démare tomó el mando del pelotón y durante muchos kilómetros la ventaja se mantuvo estable entre los 2 y 4 minutos. La carrera entraba en los último 40 km y la ventaja de los fugados no bajaba de los dos minutos, lo que empezó a generar nervios en el gran grupo. A 35 del final, en una zona de repechos, se destacan en cabeza Sander Armée y Mattia Bais. El belga era el más fuerte y se marcharía en solitario poco después, con el pelotón a unos dos minutos.

Unos kilómetros antes se había producido una de las imágenes de la jornada cuando, al paso por una rotonda, una moto de carrera golpeó y tiró a Elia Viviani. Está siendo un Giro para olvidar para el italiano del Cofidis.

 

Armeé -un gran rodador, ganador de una etapa en la Vuelta´2017- no bajaba el ritmo y la diferencia decrecía… pero muy lentamente. La carrera ganaba en emoción, por lo incierto de su resolución, y tuvieron que entrar el UAE Team Emirates y Deceuninck-Qucik Step a ayudar en el pelotón para posibilitar la caza del rebelde fugado.

El belga puso emoción a la etapa pero, tras una gran exibición de rodador, sería cazado a 6 km de meta, con el grupo lanzado en busca de la cantada volata, en la que Arnaud Démare demostró que a día de hoy no tiene rival en este Giro cuando hay una llegada masiva. 

 

CLASIFICACIÓN 11ª ETAPA

clasificacion etapa

 

Los mejores vídeos