Dan Martin se exhibe en Sega di Ala, donde Bernal sufre y da su primera muestra de debilidad

Gran victoria del irlandés, integrante de la fuga del día. Un ataque de Simon Yates hace sufrir al líder, que cede 53" con el británico. El Giro gana en emoción.

Dan Martin se exhibe en Sega di Ala, donde Bernal sufre y da su primera muestra de debilidad
Dan Martin se exhibe en Sega di Ala, donde Bernal sufre y da su primera muestra de debilidad

Un Giro que parecía decidido gana en emoción tras la 17ª etapa (Canzei-Sega di Ala, de 193 km) donde hemos visto vencer a lo grande a Dan Martin y sufrir como nunca antes en esta edición a Egan Bernal.

En la ascensión final al duro Sega di Ala (11,2 km al 9,8%) un ataque de Simon Yates a falta de 3 km -buscando afianzar su posición de podio-  hizo entrar en crisis al líder, que recibió la valiosa ayuda de Daniel Felipe Martínez. Le salvó esa ayuda de su compañero y que estaban muy cerca de meta, por lo que solo cedió 53" con el británico y 3" con Caruso. Pero se le vio en crisis y esta primera muestra de debilidad abre la incógnita sobre el estado del colombiano.

Más allá del tiempo perdido -que no ha sido excesivo- quedan las sensaciones. ¿Habrá sido solo un mal día o sufrirá en las dos duras etapas de montaña que aún restan? ¿Habrán vuelto sus problemas de espalda? Dudas importantes que se empezarán a resolver el viernes, día en que los ciclistas afrontarán una nueva etapa de montaña, con final en alto en Alpe di Mera, en la que Bahrain Victorious y Team BikeExchange deberían pasar al ataque. 

 

Romain Bardet, Aleksandr Vlasov, Hugh Carthy y Giulio Ciccone habían cedido antes y se dejaron bastante tiempo en meta (2´52" el francés, más de 3´ el ruso y el británico y casi ocho el italiano, quien se había caído en el descenso de San Valentino), por lo que Damiano Caruso y Simon Yates quedan ahora como principales rivales del colombiano, que pese a todo mantiene un notable colchón de tiempo: 2´21" sobre el italiano y 3´23" sobre el británico del Team BikeExchange, el gran triunfador del día junto a Dan Martin.

El del Israel Start-Up Nation no estaba cuajando un buen Giro, pero hoy ha destapado el tarro de las esencias de lo gran ciclista que es. Integrante de la fuga del día, que en su origen fue de 19 corredores, Dan Martin se destacó en el inicio de Sega di Ala para marcarse una subida espectacular, en la que supo gestionar y mantener su exigua ventaja de 1´20" al inicio de la misma. El irlandés consigue la victoria en la única gran vuelta que le faltaba; sus dos anteriores fueron en La Vuelta´2020, en La Laguna Negra, y en el Tour´2018.

 

Yates ataca, Bernal cede

Tras el 2º día de descanso regresaba la montaña al Giro con una 17ª etapa (Canzei-Sega di Ala, de 193 km), que presentaba dos puertos de gran dureza en los últimos 50 km: Passo San Valentino (14,8 km al 7,8%) y final en Sega di Ala, 11,2 km al 9,8%, con máximas del 17%. Su sucedieron los ataques desde el inicio buscando la fuga, pero esta no se consolidó hasta pasado el km 40. Era un grupo numeroso, de 19, entre los que se metieron ciclistas de entidad como Dan Martin, Felix Grosschartner, Diego Ulissi, Gianni Moscon, Luis León Sánchez, Geoffrey Bouchard, o los Movistar Antonio Pedrero y Matteo Jorgenson.  

Los escapados abrían hueco -más de cinco minutos- respecto a un pelotón en el que Team Bike Exchange tomaba el mando, mostrando ya sus intenciones. El equipo australiano endureció la carrera desde muy pronto y al final obtuvo recompensa. En el Passo San Valentino, primero de los puertos de entidad, se seleccionaban tanto la fuga como el pelotón. Una aceleración de Martin le dejaba en cabeza con Moscon y un gran Pedrero, y a ellos se les uniría poco después Bouchard, que se vació para coger los puntos de la montaña que le consolidan al frente de esta clasificación. Coronarían con 40” de ventaja sobre un grupo con ocho ciclistas de la fuga, y 2´50” respecto al grupo de favoritos, reducido a una treintena de unidades.

 

En el descenso de San Valentino Simone Ravanelli y Giovanni Carboni conectaban con el cuarteto de cabeza mientras por detrás una caída numerosa afectó a Ciccone, Evenepoel, Fortunato, Mikel Nieve y Einer Rubio, entre otros. El belga sufrió un corte en el brazo pero todos continuaron en carrera. Ciccone, sexto de la general, quedó cortado y tuvo que hacer un sobreesfuerzo para enlazar.  Un calentón que pagaría después.

Todo se decidiría en la subida al durísimo Sega di Ala. Cuando el terreno se puso exigente Dan Martin demostró ser el más fuerte de la fuga y se marchó con autoridad. El grupo de favoritos viajaba relativamente cerca (1´20”) y el implacable ritmo de Castroviejo se iba cobrando víctimas: Vlasov, Ciccone, Bardet y Carthy –todos ellos en el top-10 de la general- cedían.

 

A falta de 4 km Simon Yates atacaba buscando consolidar su puesto en el podio. A su rueda salieron Egan Bernal y Daniel Felipe Martínez, y este trío cazaba a Joao Almeida, que había saltado poco antes. Todo parecía normal hasta que el líder entró en crisis y empezó a ceder.

Mientras Dan Martin culminaba su hazaña a lo grande, Almeida y Yates abrían hueco con un Bernal al que alcanzó Caruso y al que solo la ayuda de su compañero de equipo -que no cesó de alentarle- y la cercanía con la meta le salvaron de una mayor pérdida. Iba fundido. El hasta hoy sólido líder ha mostrado sus primeras debilidades. El Giro de Italia gana en emoción.  

 

CLASIFICACIONES

 

Los mejores vídeos