Jumbo-Visma revienta a Pogacar y Vingegaard se viste de amarillo tras volar en el Granon

Un Pogacar en crisis cede 2´51" con el danés, que vence en el Col du Granon para poner la carrera patas arriba. Bardet pasa a ser segundo de la general (a 2´16") y Enric Mas pierde 8´y todas sus opciones de podio.

Jonas Vingegaard pone patas arriba el Tour. Victoria y liderato en el Col du Granon. Foto Sprint Cycling Agency
Jonas Vingegaard pone patas arriba el Tour. Victoria y liderato en el Col du Granon. Foto Sprint Cycling Agency

Golpe de mano del Jumbo-Visma y de Jonas Vingegaard en una espectacular etapa en la que han reventado a Tadej Pogacar para poner el Tour patas arriba. En un desenlace inesperado el ciclista esloveno del UAE pagó en las durísimas rampas del Col du Granon (11,3 km al 9,2%) los esfuerzos que tuvo que hacer durante toda la etapa para neutralizar los continuos ataques del equipo neerlandés, que planteó la batalla desde muy lejos y al final encontró premio a su valentía. 

Por segunda vez el Tour de Francia llegaba al Col de Granon, la cima más alta de esta edición con sus 2.413 metros de altitud. En la primera, en 1986, ganó Eduardo Chozas y Greg Lemond le quitó el maillot amarillo a su compañero Bernard Hinault. Hoy, en otra etapa para el recuerdo (la mejor que hemos visto en una gran vuelta en mucho tiempo) Vingegaard se llevó el doble premio hacienda buena la estrategia ofensiva de su equipo. Es, por cierto, la primera victoria de etapa del danés, de 25 años, en una gran vuelta.

El Jumbo-Visma salió decidido a reventar la carrera en la primera gran batalla alpina, y de inicio metieron en la fuga -de 20 corredores- a Wout van Aert y Christophe Laporte, que más tarde jugarían un importante papel. A falta de 60 km decidieron pasar a la acción, con Tiesj Bennot, Primoz Roglic y Laporte tensando el ritmo en las últimas rampas del Col du Telégraphe (11,9 al 7,1%) y  en el tramo de descenso entre éste y el Galibier (17,7 km al 6,9%), donde aislaron al líder e intentaron dejarle a palo limpio, alternándose entre Vingegaard y Roglic.

Pogacar respondía saliendo a todos los ataques, e incluso lanzó algún contraataque haciendo alardes que más tarde pagaría. La etapa iba rota, a tirones, y en cuanto el ritmo aumentaba el esloveno del UAE y el danés demostraban ser los más fuertes.

La carrera se tranquilizó camino del Granon y hubo un reagrupamiento entre los favoritos, con Wout van Aert haciendo de nuevo una espectacular labor para reintegrar a Roglic a este grupo... donde solo faltaba entre los líderes un Enric Mas que venía cortado (cedió en el Galibier) y sufriendo mucho.

Al final el calor, el fuerte ritmo y la batalla de la etapa, y la dureza del Granon -con kilómetros enteros por encima del 10%- hizo que todo saltara por los aires. Warren Barguil aguantaba en cabeza desde la fuga, con su compañero Nairo Quintana persiguendo, y tras él un selecto grupo de seis, con Rafal Majka marcando el ritmo, Pogacar, Vingegaard, Bardet, Geraint Thomas y Adam Yates.

El danés del Jumbo-Visma se había quedado solo, pero un ataque a falta de 5 km desecadenó un terremoto en el Tour, haciendo valer todo el trabajo previo de desgaste de sus compañeros. Pogacar no salió y se quedó a rueda de su escudero Majka. Lo que parecía sangre fría por parte del líder era en realidad una pájara. Había explotado. No tenía fuerzas para seguir el poderoso ritmo del danés que, con decisión, fue abriendo hueco.

Vingegaard estaba desencadenado y volaba hacia la victoria de etapa y, lo más importante, hacia el liderato. Pogacar estaba en crisis y tampoco podía seguir el ritmo de Thomas, Gaudu y Adam Yates, que le rebasaron sin compasión. Con la cabeza gacha y el maillot totalmente abierto (una imagen inusual en él) demostró ser humano, y penando perdió en la cima del Granon 2´51", con lo que no solo cede el amarillo sino que ve alejarse sus opciones de victoria en el Tour. Aunque ha prometido batalla para intentar recuperarlo. Tiene orgullo y la dará. 

Antes que él cruzaron la meta un gran Nairo Quintana, segundo a un minuto de Vingegaard, Romain Bardet (a 1´11"), Geraint Thomas (a 1´40"), David Gaudu (a 2´04") y Adam Yates (a 2´10").

Jonas Vingegaard, lanzado a por la victoria y el liderato en las rampas finales del Granon
Jonas Vingegaard, lanzado a por la victoria y el liderato en las rampas finales del Granon. Foto: Sprint Cycling Agency.

Ahora Pogacar queda a 2´22" de un poderoso Vingegaard -que tendrá el apoyo del mejor equipo del Tour-, e incluso Bardet le supera en la general. El esloveno tendrá que pasar al ataque si quiere conquistar su tercer Tour consecutivo. Tras ellos quedan, todavía en un pañuelo, Geraint Thomas, Nairo Quintana, Adam Yates y Gaudu, que lucharán por el podio. Un podio del que se despide Enric Mas, que falló en su terreno y en el momento de la verdad. Llegó a meta a 8´11" y baja a la 10º posición de la general a 9´29". 

Tras una etapa para el recuerdo el Tour de Francia tiene un nuevo patrón. Pogacar pasa a ser aspirante, y con ello comienza una nueva carrera.

Mañana jueves, en el Dia Nacional de Francia, llega la segunda gran batalla alpina, de 165 km con tres colosos y meta en alto en Alpe d’Huez. De nuevo los ciclistas tendrán que afrontar el Col du Galiber (Cat. Especial), aunque en esta ocasión por la vertiente del Lautaret, más larga y tendida (23 km al 5,1 %), al que seguirá tras un largo descenso la interminable Croix de Fer (Categoría Especial, de 29 km al 5,2%, con lo más duro en su parte inicial). Otra larga bajada y diez kilómetros llanos conducirán a los ciclistas hasta Bourg d’Oisans, desde donde comenzará la subida al mítico Alpe d'Huez (Categoría Especial, de 13,8 km al 8,1%) y sus 21 curvas llenas de historia.  El último ganador en su cima fue Geraint Thomas, en 2018. 

etapa 12

 

CLASIFICACIONES

Results powered by FirstCycling.com

 

Nuestros destacados